Revista referencia en fenómeno fan

Sanji, bajezas y grandezas de un personaje icónico

El papel de Sanji, el cocinero de los sombrero de paja, se ha ido puliendo a lo largo de toda la serie.
Sanji en One Piece

En la escena en la que hizo su debut, Sanji se presentó ya desde el comienzo como un seductor incontestable. Luffy y el resto lo conocieron en el Baratie, aquel mítico barco restaurante del East Blue, donde ejercía de sous chef. Los sombrero de paja eran testigos de una trifulca del cocinero con un cliente, al que propinaba una paliza para, acto seguido, ofrecerle toda su diligente atención a la joven que le acompañaba. En esta primera aparición mostraba ya visos de su carácter. Una forma de ser fundamentada en una actitud solícita y diligente hacia las mujeres y, a la vez, una arrogancia sin límites en su trato con los hombres.

La primera aparición de Sanji ya sienta las bases de su marcada personalidad

Desde entonces, Sanji ha sido uno de los personajes que más cariño se ha granjeado entre los fans de One Piece. A esto ha ayudado, claro, el enorme poder que ha desarrollado a lo largo de la serie, siendo uno de los sombrero de paja más resolutivos en el campo de batalla. Pero hay otros muchos factores que participan en esta popularidad. Su papel fundamental como «agente secreto» frente a los Baroque Works en Arabasta, ante los que se hacía llamar «Prince», hizo resaltar por primera vez la inteligencia del personaje más allá del músculo. De hecho, se podría decir que son justamente estas participaciones de carácter más dramático las que han hecho que el cocinero se gane un aprecio generalizado.

Las babas del Don Juan

En cierta medida, Sanji responde, tal y como ocurre con la mayoría de los miembros de los sombrero de paja, a un mito occidental. Su insistente seducción y devoción a la figura femenina lo relaciona con la recurrente figura europea del Don Juan o Cassanova.

Aunque en los primeros años de la serie este papel de pervertido, tan recurrente en la ficción japonesa y por tanto el manga, pudiera provocar la risa, lo cierto es que por sí solo podría despertar hartazgo y rechazo conforme los tiempos van cambiando. En numerosas ocasiones a lo largo de la serie, Sanji traspasaba el límite en el que lo diligente pasaba a ser, sencillamente, baboso.

No nos engañemos, esa predisposición lasciva todavía permanece aún hoy. No hace tanto, Sanji protagonizaba una escena que ya es un triste tópico en el género. El personaje salía volando propulsado por un chorro de sangre de su nariz. A estas alturas, al menos en occidente, esta clase de representaciones resultan extrañas y ajenas al público general. Tanto es así, que invita a preguntar si existe un distanciamiento entre la tolerancia e incluso aceptación del público japonés hacia estas escenas en contraste con el occidental.

Sanji sangrando por la nariz
Sanji, chaval, que ya tienes una edad. | Fotograma del anime

Enderezar entuertos, desfacer agravios

Por suerte, esta actitud del cocinero no es más que un elemento vestigial de una época pasada. Si se deja de lado este factor, todavía queda un personaje lleno de matices que merecen nuestra atención.

Al fin y al cabo, si bien, es evidente el papel de salido del cocinero que lo acerca a la figura del Don Juan, esto solo es una capa exterior de un personaje mucho más profundo. Al contrario que Sanji, el personaje español es un burlador. Es decir, un seductor que por propia vanidad conquista mujeres como si de piezas de caza se trataran. Lejos de eso, Sanji Vinsmoke practica una veneración a la figura femenina que lo acerca, de hecho, al arquetipo del caballero andante.

«No os alarméis, señores -dijo éste-, de mi aparato guerrero y mi talante. Caballero soy armado, que corre el mundo para desfacer agravios y enderezar entuertos.» Cuando Don Quijote de la Mancha se escapó de su hacienda por segunda vez, no tardó en espetarle esto a unos pastores que encontró por el camino. No sería descabellado pensar que esta misma frase podría fácilmente salir de la boca del miembro de los sombrero de paja.

Los valores de caballería son tan claros como tajantes. Ayudar al menesteroso, combatir las injusticias, lealtad a la palabra dicha. Don Quijote, Amadís de Gaula y Tirante el Blanco responden honorablemente a ellos. Sanji también. Constantemente a lo largo de la serie hemos podido ver cómo el personaje adoptaba una actitud de sacrificio ante el oprimido. Recordemos, sin ir más lejos, cómo poco después de su presentación, alimentaba a un pirata famélico, quebrantando las normas del restaurante. De la misma forma actuó en el arco de Whole Cake Island, donde se sacrificó por el bien de su maestro y una mujer.

Un pervertido platónico

Pero es precisamente en lo que se refiere a su relación con las mujeres donde Sanji demuestra más afinidad a los valores de caballería. Don Quijote y el resto de caballeros andantes tienen una relación inmaculada, en el completo sentido de la palabra, con sus enamoradas. Para ellos es obligatorio no traspasar los límites del amor platónico, de lo contrario sería una afrenta tanto para la dignidad virginal de ellas como para Dios.

De la misma manera, Sanji en ningún momento va más allá de una lascivia y devoción platónicas. El cocinero es baboso hasta lo desagradable, sí, pero respetando la integridad de la mujer. Jamás las tocaría y, es más, tampoco permitiría que ningún otro hombre se atreviera a hacerlo. Cabría plantearse si esta no es otra capa más de machismo implícito. Sea como fuere, responde al tópico del caballero andante tanto en lo positivo como en lo negativo.

De aquellos polvos, estos lodos

Solamente queda preguntarse de dónde nace esta naturaleza protectora del cocinero. La solución es sencilla. Sanji es así en respuesta a las dos personas que más quiso durante su infancia. Un flashback durante el primer arco en el que aparece Sanji resuelve en gran parte el asunto. En lo que pareciera una relación conflictiva entre el rubio y Zeff, su jefe en el Baratie, se descubre entonces un pasado común con grandes cantidades de dramatismo.

La historia es recordada por cualquiera que conozca un mínimo la serie, por lo que solo repasaremos el final. Tras semanas de naufragio sobre un peñasco, Sanji descubre que Zeff le había dado a él todos los víveres y había sobrevivido comiendo su propia pierna. Evidentemente, este nivel de sacrificio moldearía la clase de hombre que sería el cocinero al crecer.

Versión japonesa de La sociedad de la nieve

Por otra parte, para comprender la actitud especialmente diligente del personaje hacia las mujeres nos haría falta avanzar cientos de capítulos hasta llegar al arco de Whole Cake Island. En él, conocemos el pasado remoto del cocinero antes de encontrarse con Zeff. Se descubría que Sanji era uno de los hijos de Judge Vinsmoke, un científico sin escrúpulos que experimentó con sus propios hijos para crear auténticas armas humanas.

El niño fue repudiado por su padre, contando únicamente con el cariño de su madre. Vinsmoke y su esposa eran de naturalezas totalmente contrarias. Donde el hombre se mostraba duro, fuerte y fríamente insensible, Sora demostraba ser vulnerable, enfermiza y enormemente cariñosa. Debido a ella, Sanji desarrolló una devoción hacia lo femenino, que identifica con una sensibilidad digna de venerar y una vulnerabilidad que se debe proteger.

El tesoro de Sanji

Sanji es uno de los personajes que ha conseguido un desarrollo casi completo a lo largo de One Piece. Sobre todo gracias a un arco en el que se reveló todo su pasado, con el que se obtuvieron respuestas sobre su presente. Otros, como Usopp, aún no han tenido tanta suerte. Gracias a todo esto, hemos podido saber que no es un personaje dedicado exclusivamente a dar patadas y babear por las esquinas. Detrás de todas esas capas de brutalidad y lujuria se esconde un individuo que ha jurado proteger un auténtico tesoro, las almas sensibles en necesidad de amparo.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Javier Retuerta Merino
06/11/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad