Revista referencia en fenómeno fan

‘Bitelchús’, el bioexorcista que lanzó la carrera de Tim Burton

No lo digas tres veces.
Fotograma de Beetlejuice o Bitelchús

Hay películas que son legítimamente muy locas. En ese club está uno de los primeros largos dirigidos por Tim Burton. Bitelchús, o Beetlejuice, mezcla sin reparos comedia y terror. Con una estética gótica ya clarísima, consiguió que el cineasta consolidara su carrera, además de crear un clásico instantáneo.

Historia y sinopsis de Bitelchús

Sin embargo, la película debe su historia no al director estadounidense, sino a la dupla conformada por Michael McDowell y Larry Wilson. Ambos conceptualizaron el primer guion, para luego defender su idea a capa y espada. Su insistencia logró que el proyecto saliera adelante, pese a que más de un ejecutivo al que le presentaron el libreto pensó que era un fracaso asegurado.

Con Burton como director llegaron los arreglos de Warren Skaaren en el guion, que bajaron el tono mucho con respecto al original de McDowell y Wilson. En todo caso, Bitelchús se hizo realidad. El reparto lo lideraron Alec Baldwin y Geena Davis junto a Michael Keaton. Los dos primeros encarnaban a una pareja de recién casados, los Maitland, que muere en un accidente de coche mientras van a su casa de campo. El tercero es un ser sobrenatural que se dedica al bioexorcismo, es decir, a expulsar a vivos de sitios asustándolos.

Requieren sus servicios cuando en la otra vida les cuentan que deberán ser almas en pena en su antigua vivienda, ahora vendida a los Deetz. Este matrimonio tiene una hija adolescente y gótica a la que pone cara Winona Ryder. Capaz de ver fantasmas, se hará colega de los Maitland, que dudarán de si han hecho bien contratando al pervertido de Bitelchús.

Cuándo recomendamos ver Bitelchús

Si te gusta Tim Burton

Todo lo que se espera del director está en Bitelchús. Hay un aura gótica, humor que varía de lo infantil a lo verde y terror en su vertiente menos aterradora. Tim Burton construyó el film con una estética cutre hecha adrede. Tenía un presupuesto para efectos ajustados y decidió jugársela. Sea como fuere, el estilo de Beetlejuice se vería poco después en Batman o Eduardo manostijeras. Su miedo atenuado dominaría también títulos como La novia cadáver o Pesadilla antes de navidad.

De ser fan de la comedia sobrenatural

El carácter maniaco de Bitelchús le dio un carácter único pero al que le pueden salir colegas. Por ejemplo, Evil dead 2 y El ejército de las tinieblas guardan claros parecidos. Ambas son comedias, tienen una base de terror y poseen personajes a los que la olla se les ha ido hace bastante. Por eso es fácil que el público de uno acepte a la otra. Lo mismo ocurre con Los Cazafantasmas. 30 monedas, Chucky o Pesadilla en Elm street son también del club, aunque con un terror bastante más gore.

Si gusta el cine de los 80

Beetlejuice llegó a finales de la década de 1980, pero sirve como ejemplo perfecto de lo que se espera de una película típica de la época. Los efectos en desarrollo se notaban falsos, pero permitían jugar a los directores creativos. Basten las mencionadas Evil dead o Pesadilla en Elm street. Además, hay una tendencia al humor macabro como el desarrollado en Los Cazafantasmas y en toda la trilogía de la imaginación de Terry Gilliam. Como en la segunda de esta terna, Brazil, Bitelchús se ríe de la burocracia, una tendencia muy de los 80.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad