Revista referencia en fenómeno fan

Canciones de Xoel López para hacerse fan del músico que lo canta todo

Piensa en cualquier emoción, cualquier estado, escenario o pensamiento. Después ponte la música de Xoel López, que te lo va a cantar.
Canciones de Xoel López

Son muchas las razones por las que tú, que estás leyendo esto, podrías hacerte fan de Xoel López. Es un músico que no lanza un disco igual que otro, un músico que gusta de experimentar, que parece no tener ningún tipo de miedo o prejuicio, que mejora en los directos el sonido de los estudios y que lo canta todo. Canta a la vida, a la Tierra, al amor, a la amistad, a la familia, a los sueños, a la pérdida. Elige un tema y búscalo en su discografía: seguramente lo encuentres. Esa es la razón con la que nos quedamos para compartir sus canciones, porque a estas alturas, tantos años después (tantas décadas después si tenemos en cuenta Deluxe), no queremos hacer una carta de presentación al uso de alguien que ya no necesita presentación. Las canciones de Xoel López le cantan a todo lo que importa en la vida, y de eso queremos hablar. De fan a fan potencial, ahí van esas canciones para hacerse fan del músico que lo canta todo.

Cantar a la vida

Tierra, el latir del corazón

Desde el primer verso, “yo soñaba cada día poder alcanzar la playa”, hasta el latir final del corazón en los últimos segundos de Tierra (Atlántico, 2012), esta canción es un canto completo a la vida. Un viaje completo que se refleja en el videoclip, donde Xoel corre y corre por los lugares y los momentos de su vida. Es una de sus canciones más personales, pero es también un canto universal, porque las reflexiones, emociones y sentimientos que la conforman pertenecen al ser humano en su totalidad. Es compleja y a la vez sencilla, emocional y lógica, y encierra una de las máximas de la música de este músico: con su voz sería suficiente, porque es una voz honesta y preciosa (pero, aunque podría ser, nunca se trata solo de su voz, luego vamos con eso).

Ningún hombre, ningún lugar, volver a empezar

Mueves la cabeza al instante con Ningún hombre, ningún lugar (Paramales, 2015). Te hace bailar. Más aún: te hace gritar. Es una de esas canciones de comunidad, de las que cantas en los conciertos acompañado de una multitud que grita lo mismo porque siente lo mismo. En Ningún hombre, ningún lugar, Xoel López te convence de la bondad de los nuevos comienzos, de la importancia de acompañarse a uno mismo y de entender, aceptar y abrazar las intuiciones que en ocasiones te indican el camino. Es una canción de máximo bienestar, una canción sonrisa.

Lodo, el himno del camino

Lodo (Sueños y Pan, 2017) no solo fue el himno del Camino de Santiago durante su último Año Xacobeo, muy apropiado por las referencias a ese andar y andar, es el himno del camino en minúsculas. El himno del camino de cualquier persona, porque de lo que Lodo quiere hablarnos es de esa manera que tiene la vida de estar sucediéndose sin que nos demos cuenta, de tal modo que cuando uno se detiene, y en ocasiones solo así se puede entender esto, se da cuenta de todo lo que ya se ha logrado, de todo lo que ya se ha vivido, de todo lo que puede apreciarse desde la pausa y la serenidad. Y, por supuesto, está ese verso que es otro bálsamo para el alma: del lodo crecen las flores más altas. Aguarda, no vas a sentirte siempre así, y después avanza hacia un lugar mejor. Puede llegar a ser el gran himno de Xoel López.

Cantar a la Tierra

A Serea e o Mariñeiro, la canción del mar

Hay una cosa con los nacidos en el mar: nunca dejan de pertenecerle. Xoel López nació en A Coruña y la relación con, en este caso, el océano Atlántico puede sentirse en casi todas sus canciones. En múltiples referencias y en el sonido concedido a algunos temas. En A Serea e o Mariñeiro (Paramales), Xoel López le canta a todo esto esto, con sonidos que recuerda a alta mar y versos tan bonitos como “onde nacen os cantares das sereias e os homes nunca poderán chegar / donde nacen los cantos de las sirenas y los hombres nunca podrán llegar”. Y lleva así el sonido de su tierra a todas las tierras, porque esta canción gallega es una imprescindible, y una de las que mejor suenan, en sus directos.

Serpes, la canción del monte

Los bosques verdes de la infancia también tienen su presencia en las canciones de Xoel López. Los ilustró en este Serpes (Sueños y Pan), uno de los temas más diferentes y atrevidos de su discografía, de lo más bailable y disfrutable, de lo más comprensible cuando uno recorre esas serpientes que son los montes gallegos a los que canta. Tendrían una segunda vida en la canción que compuso junto a Baiuca, Paxaro do Demo, que se queda fuera de esta lista por una cuestión de espacio pero que es tan recomendable como la que más.

Madrid, de todas las suertes

Xoel tiene un talento especial para cantarle a los lugares, como demuestran las dos anteriores, como demuestra Buenos Aires (Atlántico) y como demuestra Madrid (Sueños y Pan), que es otro himno dedicado a una ciudad que retrata de forma excelente, porque no se olvida de sus contradicciones y sus defectos, sus riesgos y amenazas, a la hora de expresarle todo el amor que le profesa. Madrid, no sé si me abrazaste o me engulliste, canta, y todo aquel que ha vivido en la capital puede entender esa doble sensación, pero entonces ya era preso de tus calles, sigue, y también esto puede entenderse. Es un gustazo cuando Xoel le canta a la Tierra.

Cantar al amor

Patagonia, la canción más bonita

El caso de Patagonia (Paramales) es de lo más significativo. Xoel narra aquí una historia muy concreta, una historia que nos traslada a esa Patagonia de glaciares y faros perdidos, una Patagonia que describe por encima de las emociones (demostrando de nuevo esa precisa mirada hacia la Tierra), porque las emociones están incluidas en ese viaje realizado, se intuyen y se perciben sin necesidad de que se revelen. Patagonia se sentirá una canción sobre enamorarse, y por eso sus versos en los directos se corean a pleno pulmón (“venga lo que venga, pase lo que pase”), porque quién no se ha sentido ahí, en Patagonia y en cualquier otro lugar. Lo más bonito de esta canción tal vez sea su manera de trazar ese antes y después que uno experimenta al enamorarse: todo es igual, pero nada es lo mismo. Y, de nuevo, la delicada voz que nos cuenta esta historia lo hace todo mejor.

Joana, la canción más triste

De fan a fan potencial, Joana (Si Mi Rayo Te Alcanzara, 2020) puede llegar a ser una de las canciones más tristes y valientes jamás compuestas. Y puede llegar a tener uno de los versos más tristes de la historia: “eres todo lo que quiero estrellándose en la acera a mis espaldas”. El amor (eres todo lo que quiero) que se rompe (estrellarse), en un lugar que ni siquiera puedes controlar (la acera), la frustración de no poder hacer nada por impedirlo, de no verlo siquiera (sucede a las espaldas). Cada uno le dará su significado particular a Joana, una canción tan personal que cuesta hablar de ella. Pero es también una de las mejores canciones de Xoel López, una de esas que justifican las miles de reproducciones con las que cuenta este músico que lo canta todo, incluso algo tan triste.

La Espina de la Flor en Tu Costado, la canción de las preguntas

El amor, el desamor y las dudas. La espina de la flor en tu costado (Si Mi Rayo Te Alcanzara) es una canción sobre reencuentros, dudas y contradicciones. Es una de las composiciones más inspiradas de Xoel López, con versos tan inteligentes como estos que se contraponen: ¿tendré que pedirte que nunca te vayas, tendrás que rogarme que salga de aquí? / ¿tendrás que pedirme que nunca me vaya, tendré que rogarte que salgas de aquí? Es una canción de preguntas (¿qué quieres de mí?, ¿qué quiero de ti?) y no tanto de respuestas, con una de las melodías más cautivadoras de toda su discografía.

Cantar y cantar: una canción más por cada álbum

De Piedras y Arena Mojada, de Atlántico

Para que se entienda este cantarla a todo, y porque de hacer un bloque especializado no terminaríamos nunca, estas canciones seleccionadas de cada álbum de Xoel López termina por sentenciar esta idea de este cantar y cantar, de este cantarle a todo. De Piedras y Arena Mojada es una canción de recuerdos, amistad e infancia, cuando se vuelan sobre unicornios de fuego y se quieren descifrar poemas indescifrables. Es una canción nostálgica, porque el que narra recuerda con la sospecha de que es el único que lo hace. Abre Atlántico, el que tal vez sea el álbum más importante de Xoel López, con el que regresó, de la Argentina también atlántica y a la música, para firmar por primera vez con su nombre.

Caracoles, de Paramales

Si antes se ha dicho que Patagonia es la canción de amor más bonita, lo cierto es que esa afirmación se ha hecho de una forma tan tajante sólo porque Caracoles (Paramales) iba a tener su propio momento para brillar. Caracoles es una canción de amor en toda regla: preciosa, delicada, dedicada a todo lo que nos hace sentir la persona amada y amante, de nuevo partiendo de una experiencia que se observa personal pero se siente universal, porque tal vez esa sea la mayor virtud de Xoel López. Su personal es nuestro universal. Que se lo digan a Todo lo que merezcas (Paramales), el antónimo absoluto de cualquier canción de amor, también terriblemente personal pero absolutamente universal. Uno casi se asusta viendo lo que se corea en los conciertos, pero, en fin, se entiende: a todos nos han hecho ese daño.

Insomnio, de Sueños y Pan

Insomnio (Sueños y Pan) es un poco lo que decíamos también de La Espina de la Flor en Tu Costado: una melodía y una voz que mece, que envuelve, que es de lo más agradable escuchar. Una especie de canción del sueño, a pesar de que habla de lo contrario, el insomnio, o precisamente por eso, porque las noches de insomnio pueden llegar a sentirse un mundo de sueños entre lo que sentimos y pensamos y no nos deja en paz. Tiene este verso, “y aunque tengo miedo a perderme en mundos raros siempre dejo piedras para poder regresar a tu lado”, que es una preciosidad.

Tigre de Bengala, de Si Mi Rayo Te Alcanzara

Nunca se trata solo de su voz, a pesar de que solo con su voz sería suficiente. Pero nunca se trata solo de eso, por eso en los directos de Xoel López podemos encontrar hasta una decena de músicos en el escenario y por eso no le basta con melodías sencillas que podría componer con su guitarra: quiere música, experimentos y ritmos que a priori cualquier desconocido descartaría en él. Cuando Tigre de Bengala (Si Mi Rayo Te Alcanzara, 2020) se presentó ante el mundo, en pleno confinamiento por la pandemia de covid-19, fue un soplo de aire fresco, fresquísimo, y un abrazo de este músico a sí mismo y a todos. Un “estás regular, pero vas a estar mejor, arriba y arriba”, y de paso a bailar, porque con Tigre de Bengala se baila. Esta canción es un rayo de esperanza, empatía, comprensión y ánimo. Una de sus mejores ideas.

Glaciar, de Caldo Espírito

Glaciar forma parte de su último disco, Caldo Espírito, publicado en octubre de este 2023. En esta canción, como en Tierra, parece latir el corazón. Es una de las canciones de Xoel López más oscuras y más profundas, de las que logran sacudir y remover a quien la escucha. Podríamos haber escogido cualquier sencillo que presentó antes del lanzamiento del álbum, porque Fort Da o Elevarte Caer son canciones fantásticas, pero cerramos con Glaciar porque queremos cerrar con el corazón en la garganta, que es como nos deja esta canción y como suele dejarnos, de forma general, este músico.

Otro día hablamos de Deluxe, es decir, el Xoel musical que fue antes de Xoel López.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad