Revista referencia en fenómeno fan

Lo humano y lo divino: cerrar los ojos y flotar con las canciones de Florence + The Machine

She is King.
Canciones de Florence + The Machine

Romántica, oscura, afilada, abstracta, humana, divina. Y no sólo se trata de la música: se trata de la imagen, de la sensación, de un atmósfera que se han esforzado por conseguir y que, de hecho, está cada vez más conseguida. Esto explica parte de un éxito que, da la sensación, ha sido el único sendero transitado por la banda británica. Desde el principio, las canciones de Florence + The Machine tocaron corazones, mentes, cuerpos y espíritus, por citarlo todo, por recurrir a lo divino y lo humano. En ese doble mundo se mueven.

Su estilo también se mueve entre varios mundos, al menos lo hizo hasta alcanzar uno propio. Tal vez se deba a la inconfundible voz de su vocalista, Florence Welch, pero hoy en día, cuando uno escucha una canción de Florence + The Machine, sabe que es suya. El nombre de la banda surgió de la misma amistad de la que surgió la banda: Florence Welch e Isabella Summers. Esta segunda, teclados y coros, era conocida como Isabella Machine. Tras un inicio un tanto cuestionable como Florence Robot/Isa Machine, finalmente llegaron a este nombre suma de dos.

Florence + The Machine ocupan un lugar destacado y siempre añorado en la música: ese lugar al que recurren muchos oyentes, también espectadores (los conciertos, que son rituales, son un espectáculo), para cerrar los ojos y dejarse llevar. Por poner dos ejemplos: los directos de Viva Suecia están para cantar y saltar, en los últimos tiempos, con Zahara alzamos el puño y sobre todo nos emocionamos. Bien: en los directos de Florence + The Machine, uno cierra los ojos y se deja flotar. Y esta sensación siempre añorada se logra con canciones como las que siguen.

Dog Days Are Over (Lungs, 2009)

El primer gran éxito de Florence + The Machine fue Dog Days Are Over, el segundo sencillo de su primer álbum, Lungs, por el que la banda ya fue nominada a los Premios Grammy por primera vez. También por entonces, con la BBC jugando un importante papel en su descubrimiento, Florence + The Machine formaba parte de bandas sonoras de películas tan populares como Eclipse, la tercera entrega de la saga Crepúsculo.

Pero realmente todo lo que importa es la calidad musical de esas primeras composiciones. Dos Days Are Over es una canción que parece tratar sobre la sorpresa, a veces incluso el desconcierto, de encontrarse la felicidad de pronto, de golpe. Sobre cómo a veces uno no está preparado para ello, sobre cómo a veces te arrolla como un tren. Es una canción de tempo rápido, rapídismo, que aporta precisamente la urgencia de la que habla la composición. Tienes que correr, los dog days (días de bochorno, en inglés, días asociados a una mala época) se han terminado, la felicidad viene a por ti. Lo que no aclara es si debes correr hacia la felicidad, o para huir de ella. No se puede ser místico con finales cerrados, claro.

Shake it Out (Ceremonials, 2011)

Por su segundo álbum, Ceremonials, también obtuvieron nominaciones a los Premios Grammy, en las categorías Mejor Álbum de Pop Vocal y Mejor Interpretación Vocal de Pop Dúo/Banda. Ceremonials tiene también una de las canciones de Florence + The Machine más queridas, aplaudidas, valoradas, recordadas: Shake it Out. En España, Amaia la llevó a otro tipo de cima en la que fue la gran actuación de la novena edición de Operación Triunfo, la que de algún modo determinó su triunfo final.

Es lo que tiene esta canción: es una canción de poder. Una canción de fuerza descomunal que habla de los demonios que arrastramos, los arrepentimientos, las dudas, las culpas, todo aquello que se nos pega a la espalda y nos impide bailar. Pero Florence Welch, que escribió esta canción en media hora y de resaca, nos lo canta: sacúdete esos demonios o no podrás bailar en condiciones, sacúdete esos demonios y confía, que todo va a ir bien. O que todo va a ir mejor.

Never Let Me Go (Ceremonials, 2011)

Todavía en Ceremonials, no podemos sino destacar otra de las canciones del álbum: Never Let Me Go. Sencilla, preciosa, profunda, esta canción parece ser una metáfora inmensa que toma el océano para explicar cómo dejándose llevar por algo más grande que nosotros mismos (el océano, el mar) podemos, de hecho, alcanzar algo más grande que nosotros mismos (puede ser el amor, pero puede ser la fe). And it’s over and I’m going under, but I’m not giving up, I’m just giving in, se acabó, me estoy hundiendo, pero no me rindo, sólo me rindo, canta, para explicar que dejar ir el control no significa rendirse, sólo rendirse a la corriente, a eso que es más grande que uno mismo. Preciosa canción.

Which Witch (How Big, How Blue, How Beautiful, 2015)

Hacia 2015, Florence + The Machine ya era titular del Festival de Glastonbury, una auténtica institución en Reino Unido. Aunque hay que decir que fue así tras la cancelación de Foo Fighters, realmente estos dos hechos concatenados explican el momento que estaban viviendo: seis años y tres álbumes después, estaban a un paso de consagrarse como una banda titular y tenían, de hecho, todo a su favor para conseguirlo. Y así fue.

De este periodo, de su tercer álbum, queremos destacar Which Witch, porque es una de esas canciones de Florence + The Machine que explican bien ese existir entre lo humano y lo divino, porque es una de sus letras más profundas e incisivas y porque reúne varios de los elementos que caracterizan su música (los coros, los golpes de efecto, las subidas de Florence). En la letra de esta canción, Florence se pregunta por su condición de hereje unida a emociones que, se cuestiona, tal vez no debería sentir. Se lamenta por arrastrar lo que parece ser una relación tormentosa y ese verso repetido durante toda la canción, waiting ‘til the beat comes out / esperando hasta que el ritmo salga, parece hacer referencia a ese momento en que, por fin, uno se libera. Momento que espera, y espera, y espera.

Sky Full Of Song (High As Hope, 2018)

Oh, the heart it hides such unimaginable things / oh, el corazón esconde cosas tan inimaginables. En mayo de 2017, Florence Welch explicó al diario británico The Telegraph que su cuarto álbum, en el que ya estaba trabajando, sería un “pozo negro” en el que se abordarían desde rupturas amorosas hasta problemas con el alcohol. El resultado fue High As Hope, un disco que vio la luz en 2018, que le llevó de gira durante más de un año por tres continentes y que contendría canciones como esta, Sky Full Of Song.

Una de las canciones de Florence + The Machine más bonitas, más preciosas, una de las más delicadas y profundas, incisivas y sin embargo, de alguna manera, amables, con versos tan personales como ese I want you so badly, but you could be anyone, que viene a ser un “te deseo tanto a ti, pero en realidad tú podrías ser cualquiera”. Fue el primer sencillo de High As Hope, el que marcaría el tono de todo el álbum.

King (Dance Fever, 2022)

A finales de febrero de 2022, numerosos fans de la banda recibieron en sus domicilios una carta del tarot con el rostro de Florence y la palabra King. Chapter 1, capítulo uno, incluía el sobre que recogía la carta. Un día más tarde, Florence Welch confirmaba en sus redes sociales que su quinto álbum, Dance Fever, estaba listo. También dejaba claro por dónde iba a ir este álbum: Florence ya no es un ser humano, Florence es un ser divino.

King fue el primer sencillo de este disco, una canción en la que Florence reflexiona sobre su individualismo frente a la maternidad, sobre su arte frente a la maternidad, sobre ese ser esposa y madre, o ser rey. Ya hablamos en profundidad de esta canción aquí. King es importante, además de fantástica musicalmente hablando, porque se trata de una de las mujeres más poderosas de la industria musical poniendo sobre la mesa un asunto crucial para ellas: la imposibilidad, en muchísimos casos, de continuar con sus carreras si deciden ser madres. Así es como resignifica esa palabra, King, rey, para decidir ponerse ella misma la corona que tradicionalmente no le ha pertenecido. Fantástica canción.

Free (Dance Fever, 2022)

Por último, también en Dance Fever, encontramos esta canción de igual importancia llamada Free. Florence nunca ha sido críptica en un sentido: habla con libertad sobre dolores, miedos y vicios, también sobre salud mental. Free es una canción muy directa, tan directa que en la segunda estrofa encontramos este verso: “you’re too sensitive», they said, I said, “okay, but let’s discuss this at the hospital» / «eres demasiado sensible», dicen, y yo digo, «vale, pero discutamos esto en el hospital».

En Free, Florence habla sobre medicarse y sobre el impacto de las emociones en el día a día, as it picks me up, puts me down, it picks me up, puts me down, picks me up, puts me down, a hundred times a day / como me levanta, me baja, me levanta, me baja, me levanta, me baja, cien veces al día, para terminar destacando el poder sanador de la música. But I hear the music, I feel the beat, and for a moment, when I’m dancing, I am free / pero escucho la música, siento el ritmo, y por un momento, cuando estoy bailando, soy libre. Exactamente eso, lo que decíamos al principio. Cerrar los ojos, flotar, ser libre. Las canciones de Florence + The Machine son todo esto.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Redacción Fan Service
07/08/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad