Revista referencia en fenómeno fan

La conexión entre ‘Mass effect’ y la dupla ‘Invasión’/’Para toda la humanidad’

Ambas series muestran las dos caras de la ciencia ficción que hace grande a la trilogía de videojuegos.
Segmento de un póster de 'Mass effect', videojuego con paralelismos con 'Invasión' y 'Para toda la humanidad'

Contar con más formas de contar historias no suele suponer el apocalipsis de sustitución que se suele pregonar. Más bien, se acaba generando un conjunto narrativo más amplio. Ha pasado muchas veces en la historia, desde la fotografía hasta el cine o televisión. Los videojuegos son los últimos invitados a la fiesta. Entre las variadas grandes obras de este arte destaca una trilogía de ciencia ficción. Mass effect, como franquicia, es una de las mejores del género. En ella conviven en paralelo la fascinación y el terror que provoca lo desconocido. Dos facetas que también representan, respectivamente, dos series de Apple TV+: Para toda la humanidad e Invasión.

Aviso de spoiler Star Wars

Mass effect y Para toda la humanidad, lo aspiracional llega desde el gobierno…

La trilogía original de Mass effect se lanzó entre 2007 y 2012. En torno a ella surgieron multitud de contenidos multimedia y un spin-off, Andrómeda. Sin embargo, la terna de videojuegos es la que logró consolidar a la franquicia como una de las grandes obras de la ciencia ficción del tercer milenio.

Dentro del género, se categoriza en las producciones sobre futuros especulativos con puntos de historia alternativa fantástica. Asimismo, forma parte de la rama más bélica de la sci-fi. La humanidad acaba de descubrir el efecto de masa, una interacción que se suma a las otras cuatro fundamentales de la naturaleza, gracias a los restos de una antigua civilización. Ello permite a los habitantes del sistema solar explorar su entorno. De ahí, a través de un sistema ya existente, se ven inmersos en una galaxia repleta de civilizaciones. La Alianza de Sistemas, unión de los grandes programas espaciales terrestres, es el ente que gestiona esta expansión, científica y militarmente.

Para toda la humanidad supone una historia alternativa con un punto de inflexión situado en la llegada del ser humano a la luna. En este caso, ganan los soviéticos. A partir de ahí, las consecuencias llevan a que la carrera espacial nunca muriera.

Explorar en nombre del ser humano

En ambas ficciones se comparte el sentimiento de exploración. El inicio de la saga Mass effect posee el mismo espíritu que For all mankind: ir más allá en nombre de la Tierra. Los protagonistas comparten tanto un orgullo tanto patriótico, por Estados Unidos, la URSS o la Alianza de Sistemas, como a nivel de especie. Shepard, Ed Baldwin, Poole o Leonov quieren ser los primeros. Da igual que sea en entrar en un programa militar intergaláctico o en pisar de la luna a Marte.

Esta sensación se contempla también en la banda sonora principal. Los temas creados para Mass effect y Para toda la humanidad juegan con esa faceta aspiracional. Cada compañero perdido, cada fallo, cada asesinato se justifica por esa pulsión para buscar superar los límites.

…y sigue desde lo privado

El primer juego liga al protagonista a la Alianza de Sistemas y su segunda parte a una corporación privada. La serie de Apple TV+ acaba incorporando a Helios, una suerte de alternativa a la compañía de la manzana mordida. Ed, uno de los grandes protagonistas de la ficción, termina con ellos.

Es una evolución forzada por los acontecimientos en un caso y la ambición por otro. También, una necesidad para ser verosímiles. Serie y videojuegos se sitúan en un mundo que contiene, versionada, la realidad actual y el capitalismo es parte de la misma. Si la inspiración para el salto arranca como una cuestión de estado, resulta lógico que esta se alargue al ciudadano independiente. Es cuestión de tiempo que una empresa, con un visionario al frente como El hombre ilusorio o Dev Ayesa, decida meter el morro en el asunto.

Otras corporaciones trufan Mass effect, pero el interés en ser algo más que una máquina de hacer dinero pertenece a Cerberus. Lo mismo ocurre con Helios en la carrera a Marte de Para toda la humanidad. Sin necesidades de comunidades imaginarias nacionales, de apelar a la pertenencia, son agentes cuya presencia es necesaria en la narración. Al tiempo, son los clavos a los que se agarran los héroes que quieren seguir siéndolo.

Mass effect e Invasión, el terror de un poder inconmensurable

Mas no es solo el factor aspiracional de hacer más grande a la humanidad lo que mueve Mass effect. Invasión, otra producción de Apple TV+, muestra cómo la Tierra resiste ante un poder extraterrestre de dimensiones inabarcables. Al estilo La guerra de los mundos, se trata de un enemigo absolutamente superior tecnológicamente al ser humano.

No es difícil ver los paralelismos entre los alienígenas de Invasión y los Segadores de Mass effect. La sensación de amenaza del primer juego se cristaliza solo parcialmente. En el segundo esta se expande pero no todo lo necesario y en el tercero explota de forma masiva. Ahí engarzan las dos ficciones.

Los primeros minutos de Mass effect 3 son una pesadilla de supervivencia. Tras ello la indefensión sigue siento una realidad para la humanidad. No hay armas efectivas para un enemigo que a pesar de todo es mortal. Se le pueden asestar golpes, pero no hay proporcionalidad alguna en la guerra. Esta desazón es exactamente similar a la que viven los protas de Invasión. Nadie sabe qué hacer y únicamente sirve sobrevivir un día más esperando un milagro.

Una inteligencia que amenaza por su naturaleza no humana

Pero no es únicamente el poderío tecnológico, por tanto militar, lo que asusta de los Segadores o de los extraterrestres de Invasión. Choca casi igual que se trate de un enemigo cuya mentalidad y biología es completamente distinta a la humana. Combatir a un rival al que se puede entender pude ser duro. Hacer lo propio con uno ajeno en todo a la propia psique es aterrador.

En Invasión, se intuye una suerte de mente enjambre colonizadora en los asaltantes. Cada segador es una nación en sí mismo, un ente cibernético inmortal que para más inri transforma a sus víctimas en zombies. Para ambos, los humanos son uno más. No son especiales, solo una especie entre muchas. El terror cósmico que supone mirar el cielo estrellado se condensa en una amenaza real. Una agresión amoral, como la que supone usar gel hidroalcohólico contra microorganismos.

La grandeza y el medio de la pequeñez frente al universo

Lo que más atrapa de Mass effect es su capacidad de combinar las sensaciones paralelas que genera el espacio. Por un lado, ese ansia de buscar en el océano cósmico nuevas fronteras que enseña Para toda la humanidad. Por otro, el miedo a lo que puede aguardar allí que refleja Invasión. En todos los casos se pone de manifiesto la indiferencia del universo, de la naturaleza, ante lo humano. La pequeñez de la Tierra frente a su estrella, sistema, o galaxia. De un ser individual frente a su planeta y el resto del cosmos. Un vacío y una esperanza que, como se ha visto, la ciencia ficción trabaja igual de bien en comunión o por separado.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Judith Torquemada
01/07/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad