Revista referencia en fenómeno fan

‘Corona de medianoche’, de Sarah J. Maas (Trono de cristal 2): cae la oscuridad

Análisis del segundo libro de la saga ‘Trono de cristal’.
Corona de medianoche

En nuestro camino hacia Reino de cenizas, cuya llegada a nuestro país se espera para el próximo 27 de noviembre de la mano de Editorial Hidra, analizamos el segundo libro de Trono de cristal: Corona de medianoche. Vamos a hacerlo de la siguiente manera: un acercamiento general a Corona de medianoche, una breve reflexión en torno a los personajes y un repaso por las tramas que se quedan abiertas de cara al siguiente libro, Heredera de fuego. Allá vamos.

Corona de medianoche: cae la oscuridad sobre Celaena

Corona de medianoche

Corona de medianoche sigue los pasos de Celaena tras haber sido declarada Campeona del rey. Esto significaba que tenía que aceptar sus misiones y acatar sus órdenes, aunque pronto la personalidad de la Asesina de Adarlan sale a relucir y descubrimos con satisfacción que esos pasos conducen a caminos insospechados. Hacia la verdadera trama de esta historia, en realidad.

Siento Corona de medianoche, en cualquier caso, menos profundo que Trono de cristal, tal vez porque se entretiene menos en los aspectos emocionales de los personajes, o tal vez porque los continuos cambios en los puntos de vista narrativos no permiten conectar bien con esas emociones. Personalmente, me dificultan el ritmo de lectura.

En general, es un libro menos inspirado que Trono de cristal: los diálogos tienen menos gracia, algunas escenas de acción parecen réplicas de otras leídas con anterioridad. Se ha señalado muchas veces el ritmo fallido de esta segunda entrega. Es cierto que es un libro más estático que el primero y que buena parte de los que vendrán, porque los personajes pilotan constantemente en torno a un mismo hecho en el que, salvo un par de giros argumentales, no sucede demasiado. Las numerosas escenas de acción no engañan, ni tampoco las idas y venidas de Celaena: el espectador se siente en numerosas ocasiones varado.

Pero Corona de medianoche tiene un aspecto muy positivo, relacionado con esos caminos insospechados señalados. Sarah J. Maas ha construido bien esta historia, un hecho que se aprecia en la trampa en la que caímos en Trono de cristal, cuando pensábamos que estábamos aquí para asistir a un acontecimiento (Celaena siendo la Campeona del rey para así recuperar su libertad). Esta saga, sin embargo, va de algo muy diferente y en este libro, Corona de medianoche, es cuando queda claro. Más adelante hablamos de esto.

Los personajes, el corazón de Trono de cristal

Spoilers de literatura

Otro de los aspectos más interesantes de Corona de medianoche es que nos acercamos más a la verdadera naturaleza de Celaena. Hay una escena clave para entender esto: el asesinato de Archer. Celaena está cerca de dejarle marchar, pero intuye una burla en quien fue su amigo y se da la vuelta para acabar con su vida, bajo la siguiente afirmación: Nehemia no querría que hiciera esto, porque Nehemia era una buena mujer, pero yo no lo soy. Y es cierto.

Hay una parte de su naturaleza que no puede controlar: pertenece al pueblo de las hadas, que son algo más que humanos, algo más que un conjunto de lógicas y emociones. Celeana puede ser brutal y cruel, no disfruta con los asesinatos pero en el momento de la acción no se plantea el valor que puede tener una vida. Y es interesante tenerla como protagonista de esta historia porque no se trata solo de que sea una buena mujer obligada a cometer actos discutibles, como sucede en otras obras. Celaena tiene una parte verdaderamente censurable. Es una asesina cuyos actos no pueden justificarse únicamente a partir de la dureza de lo vivido. Pese a todo, el lector se siente cercano a ella, porque también conoce ese sufrimiento y empatiza con él, a pesar de no estar completamente de acuerdo con todo lo que hace. Es una buena protagonista, aunque no sea del todo una buena mujer.

Como se ha dicho anteriormente, la arriba firmante ha echado en falta más profundidad en Corona de medianoche. Si bien esta obra sirve para seguir conociendo a los personajes, estos experimentan hechos lo suficientemente trascendentales como para habernos detenido aún más en las emociones que los acompañan. Dorian descubre que es un ser mágico y eso le coloca en una situación extremadamente delicada, mientras que Chaol se ve obligado a elegir entre las promesas que le hizo al reino y su creciente lealtad a Celaena. Unos diálogos internos más precisos hubieran creado interesantes capas emocionales en torno a estos hechos. Y es algo necesario, porque los personajes son el corazón de Trono de cristal.

Por otro lado, parece que el triángulo amoroso se va cerrando y eso se agradece. Aunque los acercamientos entre Celaena y Dorian todavía crispan los nervios de Chaol, entre la asesina y el capitán de la guardia ha surgido un amor real que reduce lo sucedido con Dorian a una mera atracción inicial. Al menos en este sentido, porque lo bonito de este triángulo también tiene que ver con la manera en la que Celaena y Dorian están aprendiendo a ser amigos, por deseo mutuo. El refugio en el que se convierten el uno para el otro cuando las cosas se complican es uno de los detalles enriquecedores de Corona de medianoche.

Expectativas y teorías para el siguiente libro, Heredera de fuego

Que Celaena era, en realidad, Aelin Ashryver Galathynius no es una revelación que sorprenda a nadie. Las pistas han estado ahí desde el principio: las habilidades de la asesina, su relación con Terrasen, los sueños descritos en Corona de medianoche, incluso detalles como el que Chaol señala al final del libro de que la joven siempre apartaba la mirada del rey, porque sus ojos de hada eran el único detalle de su pasado que nunca podría esconder. Ahora bien, ciertas reflexiones de Celaena en las que se pregunta a sí misma si la heredera perdida estaba reuniendo un ejército sí pueden resultar confusas. Queda para Heredera de fuego descubrir, ahora que el lector ya lo sabe, cómo se siente Celaena a este respecto, qué planes tiene y qué vida ha tenido su familia antes de que el rey de Adarlan acabase con ellos.

Corona de medianoche sirve también para apuntalar una de las grandes sensaciones que dejó Trono de cristal, brevemente mencionado con anterioridad: que la verdadera trama nada tenía que ver con Celaena siendo la Campeona del rey. La auténtica trama de esta saga literaria tiene que ver con la lucha entre el pueblo mágico y el rey de Adarlan. Sus verdaderas intenciones todavía no están claras, aunque podrían ser simplemente el dominio de todo cuanto le rodea, pero ahora sabemos que posee al menos una llave del Wyrd, una auténtica arma si se quiere usar como tal. Heredera de fuego aclarará también el tipo de poder que tiene el monarca, así como la dirección hacia la que quiere conducir este poder.

Con Celaena en Wendlyn, un reino cercano a su pasado y a la magia, se espera que la asesina se distancie de la corte y por tanto de sus cometidos como Campeona del rey, y se acerque más a la magia que debe comprender y dominar. Esto también tendrá consecuencias en sus relaciones, no solo con personas cercanas a ella sino también con el rey de Adarlan, enemigo declarado de la saga Trono de cristal.

Trono de cristal 1: Trono de cristal, el libro elegido por Sarah J. Maas

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad