Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Alas de sangre’, de Rebecca Yarros (‘Empíreo’ 1): la última revolución de la fantasía

El primer volumen de la serie ‘Empíreo’ nos ha dejado temblando.
Crítica de Alas de sangre

Aterrizó en España siendo un fenómeno. Alas de sangre, el primer libro de la saga Empíreo, llegó a nuestro país de la mano de Editorial Planeta y siendo ya un completo éxito fuera de nuestras fronteras, aupado en buena medida por ese público literario de TikTok que no dejó de recomendar su lectura desde que se publicase allá por mayo de este año. Había ganas de descubrir qué era exactamente lo que había cautivado a miles de lectores que ya hablaban de este libro de Rebecca Yarros como la última revolución de la literatura fantástica. Tanto es el fenómeno que Prime Video ya ha adquirido los derechos para convertir esta historia en una serie de televisión; tropezó un poco con la primera temporada de Los anillos de poder, pero con La Rueda del Tiempo ha demostrado tener lo que se necesita para llevar el imaginario fantástico a la pantalla. En cualquier caso: hablamos de libros. Hablemos de Alas de sangre.

Historia y sinopsis de Alas de sangre

Alas de sangre

Violet Sorrengail creía que a sus veinte años se uniría al Cuadrante de los Escribas para vivir una vida tranquila, estudiando sus amados libros y las historias antiguas que tanto le fascinan. Sin embargo, por órdenes de su madre, la temida comandante general, Violet debe unirse a los miles de candidatos que luchan por formar parte de la élite de los jinetes de dragones. Cuando eres más pequeña y frágil que los demás tu vida corre peligro, porque los dragones no se vinculan con humanos débiles; de hecho, los incineran. Sumado a esto, con más jinetes que dragones disponibles, buena parte de los candidatos mataría a Violet con tal de mejorar sus probabilidades de éxito; otros, como el despiadado Xaden Riorson, el líder de ala más poderoso del Cuadrante, la asesinarían simplemente por ser la hija de la comandante general. Para sobrevivir, necesitará aprovechar al máximo todo su ingenio. Día tras día, la guerra que se libra al exterior del Colegio se torna más letal, las defensas del reino se debilitan y los muertos aumentan. Por si fuera poco, Violet sospecha que los líderes de Navarre esconden un terrible secreto.

La sinopsis de Alas de sangre acierta bastante (no siempre ocurre) a la hora de presentar el libro. La historia de Alas de sangre va de lo siguiente: Violet Sorrengail es una muchacha que durante toda su vida se ha preparado para trabajar entre libros, cuyo valor reconoce y respeta, y que por órdenes de su madre debe prepararse para ser una guerrera, una de esas personas de las que terminan hablando los libros. Pero el camino para llegar hasta ahí es casi una sentencia de muerte: Violet es inteligente, astuta, determinante, resolutiva y peleona, pero no tiene, a priori, la fuerza necesaria para superar las pruebas físicas que tiene por delante. Por no hablar de que no solo necesita ser una guerrera: necesita ser un jinete. Es decir, necesita un dragón, y los dragones no se vinculan con personas débiles. Claro que hay muchas maneras de ser fuertes, aspecto en el que reside buena parte de la historia de Alas de sangre.

Alas de sangre es un libro de fantasía que presenta conceptos chulísimos, en su mayoría relacionados con el vínculo que se establece entre dragón y jinete, del que no hablaremos en profundidad sobre todo para permitir que los potenciales lectores descubran poco a poco todo lo que guarda esta unión. Basta con decir que Rebecca Yarros trabaja de forma sensacional con los dragones, a quienes otorga inteligencia, voluntad y hasta personalidad, sin que por ello dejen de ser las criaturas magníficas y peligrosas que han sido siempre. Es una de las virtudes de Alas de sangre.

Cómo es Alas de sangre

Alas de sangre tiene un inicio fantástico que augura lo que uno encuentra en el libro en su totalidad: es una historia muy bien escrita que engancha un poquito más a cada paso. Narrada en primera persona, a través de los ojos de Violet descubrimos poco a poco el reino de Navarre en general, su historia y sus características, y la escuela de Basgiath en particular. Como sucede con las historias ambientadas en una escuela de magia, al menos las que están bien desarrolladas, Alas de sangre es emocionante en parte gracias a esa academia que quiere formar a los jinetes del reino. Nos colamos en esos pasillos, en las aulas y las habitaciones, asistimos a las clases como un alumno más y nos importa el día a día de esos jóvenes que además están en constante peligro. Funciona muy, muy bien desde este punto. También funciona muy bien el apego que Violet siente por la literatura, por las historias y por la magia antigua, así como la sospecha constante de que hay más, en este sentido, de lo que nos están contando. A partir de aquí el lector se sentirá muy conectado con la protagonista.

Más cosas nos conectan con ella: es un libro tremendamente actual. Los diálogos son muy chulos, muy reales, muy actuales. Estamos en otro mundo, pero los modos y usos del lenguaje nos remiten al mundo que conocemos y, sobre todo, a estas generaciones entre la millennial y la Z que tienen el humor como defensa. Es también, por cierto, un libro bastante explícito: se describen un par de encuentros sexuales en los que Rebecca Yarros no se guarda nada y coloca a la mujer siempre en el centro de lo erótico, como protagonista y no como herramienta. Bien.

Otro de los aspectos más positivos es que si bien ciertas relaciones pueden llegar a tener una dinámica problemática, lo problemático se reconoce, no se ignora, y se emplea para construir un discurso diferente. No hay en Alas de sangre una relación tóxica que se tome por una buena. De hecho, varios discursos (que nunca resultan forzados) cambian totalmente de camino y el paso adelante que da la protagonista en un momento determinado termina por dar portazo a buena parte de la literatura romántica tóxica que (en mayor o menor grado) se ha podido escribir hasta ahora. Y, aun así, el enemy to lovers es fantástico. Simplemente es diferente, y más sano. Lo analizamos en profundidad en este texto.

La gran virtud de un gran fenómeno

Alas de sangre está bien escrito, sus personajes conectan con el lector y están bien desarrollados (las múltiples capas que se van añadiendo a medida que avanza la historia es algo que analizaremos en profundidad en los próximos días), los escenarios son estimulantes y en muchos casos épicos, pero la gran virtud de este libro es simple y llanamente que es una buena historia. Es una buena historia que cuenta con detalles propios (el vínculo con los dragones, por ejemplo), bien planteada y desarrollada. Y eso lo convierte en un libro tremendamente adictivo, de los que no puedes parar de leer, de los que no quieres terminar.

La segunda parte de Alas de sangre, Alas de hierro, llega a España el próximo 15 de febrero de 2024.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad