Revista referencia en fenómeno fan

‘Civil war’ de Alex Garland, la road movie de la polarización

La promesa de belicismo o periodismo deriva en un film de carretera notable.
Fotograma de Civil war de Alex Garland

Alex Garland logró tener a buena parte del mundo del cine atenta a su film sobre un conflicto civil en Estados Unidos. En principio, se trata de una película bélica y sobre periodismo de guerra. Sin embargo, al poco del visionado de Civil war queda claro que no es así. Ambos elementos son una excusa para lanzar una entretenida road movie a través de una distopía que ahonda en la polarización de la opinión pública. Divertida y ágil, se pierde en una tensión entre realismo y fantasía que cae casi siempre del lado de esta última.

Carretera, manta y guerra civil

Si se le sacan parecidos a Civil war con Apocalypse now no es por el componente bélico, sino por el viaje. Un conducir o navegar, según el caso, por territorios que van pasando de los inhóspito a lo hostil a cada metro que se avanza. Si en la obra de Coppola había una granja francesa donde se vivía en normalidad, en el film de Garland hay un pueblo que parece no darse cuenta del conflicto. Hay helicópteros sobre un río, escaramuzas casi siempre con el zoom puesto o con en plano general, nunca en medio. Incluso hacia el desenlace, el estrés postraumático de la protagonista hace que los colores se distorsionen cuando Kirsten Dunst es enfocada.

Pero la música y el trabajo de cámara sobre el paisaje gritan «Americana» a la cara de la audiencia. Desde las protestas en las que, con atino, se evita colar un For what it’s worth a los planos gigantescos de naturaleza yanqui con transiciones musicales que tiran de country. También está el coche como elemento clave, la carretera como hilo conductor. Sí, la devastación en la autovía retrotrae a la caza que los propios estadounidense hicieron en Irak sobre sus enemigos, pero lo bélico nunca consigue imponerse al estilo road movie.

La pareja de mediana edad junto al abuelillo y la encantadora jovencita retrotraen a Pequeña Miss Sunshine más que a La chaqueta metálica. La libertad del automóvil en una carretera vacía, la acerca más a Thelma & Louise que a Spotlight. Quien fuera buscando acción estratégica o periodismo de guerra realista no lo encontrará en Civil war.

Una fantasía periodística y bélica

Por suerte o por desgracia, quien escribe esto es periodista y visionó Civil war con una persona que había sido militar. Esto provocó que, cada uno en su especialidad, la mirada sobre la pantalla fuera más perspicaz de lo habitual. Desde el hotel en Nueva York, la sensación es la de que el film es el sueño húmedo de un aspirante a entrar en el New Yorker. Una aproximación de duermevela de ese redactor o fotógrafo que idolatra lo que fue en su día la Rolling Stone.

En el plano militar, ocurre lo mismo. Se entiende que existan recursos para jugar con lo que espera el público. Cada vez que uno de los protagonistas se expone en un tiroteo, la tensión es severa. Nunca se sabe qué bala volara la cabeza de la encantadora jovencita, abatirá al chulo redactor o acabará con la estoica fotógrafa. Sin embargo, incluso al aficionado le resulta extraño que en pleno tiroteo un soldado deje a un profesional de la información entorpecerle, metérsele en medio o colársele.

Esto no importaría en exceso si Garland no quisiera inyectar realismo en cada toma. Se trata de una ficción, no de Habitaciones de soledad y miedo, excelso libro del veterano periodista de guerra Vicente Romero Ramírez. Al igual que Civil war no termina de saber qué genero quiere ser, tampoco se aclara en hasta donde quiere ser fiel a la realidad. En todo caso, termina optando por las visiones más heroicas y fantasiosas posibles. De tener éxito, se agradecería una segunda parte que ahonde en el lore creado desde una perspectiva puramente bélica.

Polarización y miseria moral por una historia

Alex Garlan ha asegurado que su film es, en parte, autobiográfico. Nada extraño, pero lo cierto es que ayuda a entender los devaneos narrativos y estilísticos del mismo. Porque el gran tema que trata no es una interesantísima distopía de realidad alternativa o el homenaje a un periodismo de guerra que ya no existe. El asunto principal es la polarización. Civil war es así un relato con moraleja con respecto al peligro que supone alentar el odio ideológico tal y como hacen medios, políticos y agentes sociales aquí o en EE.UU.

De esta forma, hay que ser consciente de que se va a ver una road movie sobre polarización. Una vez hecho esto, el film crece. Sus personajes son grises a más no poder. Por un lado, periodistas que buscan mostrar la realidad. Por otro, profesionales dispuestos a todo por una declaración o foto. Un egoísmo mezclado con adicción a la adrenalina que se inculca en el personaje de Jessie de una Cailee Spaeny condenada a ser joven aniñada como en Priscilla. Los roles de Kirsten Dunst y Wagner Moura la llevan entre la ética y la ambición continuamente. El balance moral es el Sammy de Stephen McKinley Henderson, versión idealizada del profesional periodístico.

Civil war acaba siendo una película de momentos. De esas que dejan retazos poderosos más que una sensación global. Cabe destacar la visceral y aterradora escena del miliciano ultranacionalista encarnado por Jesse Plemons. Cuestionarse de dónde sacó las gafas aporta un toque tenebroso extra. De esta forma, Garland no logra un resultado redondo, aunque sí satisfactorio, a pesar de las rémoras de la indecisión o un final bastante flojo y previsible.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Rosa Suria Sánchez
19/04/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad