Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Los amos del aire’ 1×04, drama y trampas

Los permisos rara vez acaban bien en este tipo de series.
Fotograma de Los amos del aire 1x04

Casi en su mitad de temporada, Los amos del aire 1×04 se toma una pausa de tanto B-17 siendo derribado. No porque no haya bajas en el episodio, sino porque este quita el foco en la batalla y se centra exclusivamente en lo que sucede fuera de ella. Celebraciones, escapadas y muertes fuera de plano se dan la mano en una entrega que tenía que ocurrir sabiendo que la serie de Apple TV+ es hermana de Band of brothers y The Pacific.

Aviso de spoiler para cine de guerra o bélico

La acción para otro día

Tras un tercer episodio en el que casi todo lo sostenía el formato bélico más directo, el cuarto episodio de Los amos del aire se toma un respiro para expandir sus posibilidades más allá de las bases y los frentes aéreos. A quien quiera caña sin cesar puede que le pese este relativo interrupto, pero es algo que ya habíamos visto en sus predecesoras.

The Pacific o Hermanos de sangre siempre han puesto mucho foco en los permisos. El capítulo de Australia en la primera es un claro ejemplo. Con Masters of the air la cuestión es que los descansos en Inglaterra, entre misiones, sirven en buena medida como esos alivios.

La parte 4 evita subirse a los B-17 en todo momento. Juega así con las expectativas de la audiencia, especialmente la que sabe qué misiones iban a seguir a la que concluyó con Buck (Austin Butler) y Bucky (Callum Turner) en África. La escabechina vista en el anterior episodio era un anticipo de otra mayor. Esta, sin embargo, no se muestra. Todo pasa fuera de cámara. Gracias a ello se puede ahondar en esa otra parte del conflicto, la de quienes aguardan en retaguardia las noticias de los que se han ido al frente.

Fotograma de 'Los amos del aire' 1x04
El chaval Buck en el desierto. | Cortesía de Apple TV+

Culpa y libertad

Los dos grandes focos del episodio son los objetivos cumplidos y la evolución de Bucky. A las 25 misiones realizadas, los miembros de la tripulación obtenían la licencia. Es decir, volvían a casa. Es un número mágico al que no llegaba casi nadie. Los amos del aire 1×04 enseña a uno de esos extraños ases que lo consiguieron. Sobre todo, cuenta con elocuencia cómo se sienten sus compañeros al respecto. Alegría, envidia o miedo surgen según a quién se mire.

Bucky lleva desde el principio apuntando a tener una crisis existencial. Buck ya la tenía, pero siempre ha evitado las caretas. La ligereza de su colega, sin embargo, llama al drama. Mientras Cleven pilota en una misión desastrosa, Egan se escapa a Londres. Allí puede echar un polvo y filosofar sobre la guerra con una viuda de un piloto polaco. No es una trama novedosa y funciona algo sobre raíles, sin dejar demasiado espacio a la sorpresa. Asimismo, el que sufra un bombardeo en sus carnes era algo que se barruntaba desde que llegó a la capital inglesa, así como lo que iba a desencadenar en su psique.

La mujer polaca con la que tiene la aventura muestra una descarnada ansia de venganza que le transmite a Bucky. Tal sentimiento también se ve en la otra gran trama del episodio. La resistencia lleva a Quinn (Kai Alexander) y un compañero a Francia. El aspecto juvenil de las muchachitas que les guían es un disfraz perfecto para ocultar personajes mucho más maduros, recios, que los de los tripulantes. Su condescendencia se cae enseguida cuando toca enfrentarse a la visión de alemanes. Gracias a ello, se desarrolla un conjunto argumental alejado del aire, con más tintes de espionaje que de épica militar.

Fotograma de 'Los amos del aire' 1x04
De copichuelas, típico de pilotos. | Cortesía de Apple TV+

Trampas de guion que parecen obvias

Hay ciertos códigos que no suelen fallar en una ficción. Durante este cuarto episodio de Los amos del aire hay dos supuestas muertes equiparables a las de Curt, el personaje de Barry Keoghan, en el tercero. Supuestamente Buck y Crosby mueren. Como se dijo, no se observa la misión. Las bajas son atroces e incluyen a un nuevo reemplazo enamorado.

Por un lado, que se entrara en un romance repentino con un recién llegado en el que la muchacha se niega a despedirse porque verá a su ligue «a la vuelta» es una sentencia de muerte. El chaval tenía el certificado de defunción firmado desde ese instante. Por otro, cuando un deceso importante no ocurre en pantalla y se insiste en él tanto como lo hacen en esta entrega de Masters of the air, lo más probable es que veamos una resurrección más adelante.

Esto es lo que se espera de Buck y Crosby. Sería un sorpresón que, efectivamente, hubieran muerto. Al menos, la noticia sirve para añadir puntos al carné de villano de Bucky. Su aventura londinense y perder a su mejor amigo darán momentos de crueldad postraumática en el quinto sin duda alguna. Sea como fuere, Los amos del aire 1×04 es el arquetípico episodio de mitad de temporada de este tipo de serie. Tras ver sus dos producciones hermanas, era una entrega esperada y esperable. Como en anteriores ocasiones, funciona aunque todo parezca algo visto.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Judith Torquemada
26/01/2024
Eva Gruss Quinzano
04/09/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad