Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Los amos del aire’ 1×07, desgaste bélico

Sin descalabrarse, el capítulo no llega a alcanzar todo su potencial.
Fotograma de 'Los amos del aire' 1x07

Cuando un conflicto se alarga las sociedad que los soportan se comienzan a diluir. Se vaya venciendo o sufriendo derrotas, el proceso de minado psicológico global suele conllevar el desgaste bélico. Lo extraordinario pasa a ser habitual, los ideales se agotan… Los amos del aire 1×07 sufre de esto tanto a nivel interno como externo. Sus personajes están al límite, mientras que su narrativa deambula perdiendo a ratos el foco. Mantiene el interés, pero sin la contundencia dramática o las perlas de acción vistas desde el arranque.

Aviso de spoiler para cine de guerra o bélico

Los P-51 al rescate de la moral del 100º grupo

Hasta ahora, los B-17 no han contado apenas con apoyo de cazas para salir airosos de sus ataques contra Alemania. En el tercer episodio, uno de los que más músculo mostró en la acción aérea, pudo comprobarse. Sin embargo, todo va a cambiar con el P-51. Este protector de largo alcance cambió la vida del 100º grupo de bombarderos de la Octava fuerza aérea yanqui.

Entran arramblando pero de forma algo desaprovechada. Simplemente aparecen. No se apunta a su irrupción, en medio de una misión que se anticipa desastrosa, después de un ataque a Berlín que supuso una de las mayores escabechina para el 100º. Tras ese llamado «lunes negro», a principios de 1944, una réplica exacta del plan de asalto solo acaba bien gracias a los P-51 Mustang. Si se quería dar una sorpresa, no funciona.

Este alivio para los personajes supone confusión al espectador. Primero pierden la mitad de sus aviones bombardeando la capital del Reich. Después, solo uno de quince gracias a los cazas de escolta. Más tarde en el episodio, se señala que siguen siendo masacrados. El guion no muestra sus líneas con claridad, restando fuerza a una aparición esperada por los aficionados a la aviación bélica de la Segunda Guerra Mundial.

Fotograma de 'Los amos del aire' 1x07
Na’ más que disgustos. | Cortesía de Apple TV+

Rosie el héroe, Cros el infiel

Poniendo caras a las derrotas y las victorias, Los amos del aire 1×07 vuelve a mirar a Rosie (Nate Mann) y a Cros (Anthony Boyle). Estos contemplan cómo llegan reemplazos en escenas vistas muchas veces en Hermanos de sangre o The Pacific. Acertadamente, no se detiene en mostrar como los veteranos se ríen de los novatos una vez más. Basta con contarlo a través del navegante.

Cros está pasándolo mal. Si en el anterior capítulo, tan de retaguardia como el cuarto, resistió la tentación de Sandra (Bel Powley), ahora cae en ella sin red de seguridad. La británica pinta espía que tira para atrás, pero todavía está por confirmar. En todo caso, ambos hallan consuelo en la compañía y los genitales mutuos.

Rosenthal, por su lado, alcanza las 25 salidas necesarias para licenciarse. Quién se lo diría tas las masacres que vivió en el quinto capítulo. Un repunte moral para todo el escuadrón que dura un instante. El alto mando decide que se pase de 25 a 28 misiones para largarse a tripulantes veteranos y 30 para los reemplazos. Tremendo jarro de agua fría. Emulando a cierto personaje de Band of brothers, Rosie opta por continuar en la liza. Eso sí, un coronel introducido en este séptimo capítulo, líder del escuadrón 350º del 100º grupo, le ofrece un ascenso.

Todos estos sucesos deberían afectar más a la audiencia. Sin embargo, la falta de foco de Los amos del aire en sus dos últimas entregas lo evita en buena medida. La psique de Rosie se toca solo tangencialmente, mientras que los procesos que llevan a Cros a la infidelidad se despachan en un segundo, tras un episodio entero evitando tal acto.

Fotograma de 'Los amos del aire' 1x07
Regañina nivel nazi. | Cortesía de Apple TV+

La vida de cárcel de Buck y Bucky

Había ganas de ver cómo era la vida de los prisioneros en un campo alemán. Por desgracia, Buck (Austin Butler) y Bucky (Callum Turner) no reciben mucho juego en la parte 7 de Los amos del aire. Hablan de escapar o no, reciben cartas, hacen radios ilegales para escuchar la BBC, comentan sus estados sentimentales… Más allá de esto y la amenaza constante alemana, se hace poco más que señalar su miseria. Una que, en todo caso, palidece si se compara con los campos de concentración.

El interés aumenta tras una fuga de presos británicos que no se muestra apenas. El desafío se cobra decenas de víctimas, ejecutadas, y podría dejar tanto a sus camaradas como a los yanquis bajo un nuevo mando. Si no se portan, avisa el carcelero jefe, en vez de la Luftwaffe se encargarán de ellos la Gestapo y las SS.

Con el final próximo, es de esperar un retorno a la acción pura. En Los amos del aire 1×07 se puede ver gore y breves intercambios masivos. Seguramente los P-51 y los anticipados Tuskegee airmen, grupo de pilotos afroamericanos, tengan presencia. El momento de ver a los nazis pasándolo mal no quitará que los B-17, relegados momentáneamente al papel de cebos para que los cazas diezmen a la Luftwaffe, no vayan a sufrir. Al tiempo, las desventuras carcelarias tienen mejor contenido que ofrecer.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad