Revista referencia en fenómeno fan

‘El problema de los 3 cuerpos’ 1×06: ciencia, amor y moral

Un capítulo muy humano que también muestra el espectro limitado que conlleva el género de la serie.
El problema de los 3 cuerpos 1x06

Antes del estreno de El problema de los 3 cuerpos muchas voces se empeñaron en tratarla como la nueva Juego de Tronos. El ansia por buscar esa serie (la que nos engancha a todos, la que nos gusta a todos) está presente desde siempre, aún más desde que se vio que, de hecho, el final de Juego de tronos ni enganchó ni gustó a todos, y por tanto necesitábamos otra. Antes del estreno de El problema de los 3 cuerpos ya reflexionamos sobre por qué, de hecho, no iba a ser la nueva Game of thrones: por su distribución. Que El problema de los 3 cuerpos se haya consumido en apenas unos días elimina por completo esa posibilidad tan deseada.

Juego de tronos enganchó como lo hizo porque, entre otras cosas, se convirtió en motivo de conversación durante semanas, alargando los hechos de un capítulo al menos hasta la emisión del siguiente. Tras el visionado de El problema de los 3 cuerpos 1×06, queda más claro que, en efecto, esta serie no va a ser aquella. No solo tiene que ver con la distribución: tiene que ver con la ciencia.

El problema de los 3 cuerpos spoilers

El problema de los 3 cuerpos 1×06

Una vez que los San-Ti se han revelado ante la humanidad, una vez que la humanidad conoce no solo su existencia sino también sus intenciones (alcanzar la Tierra en unos 400 años), la investigación ya no es tan importante como la resolución de problemas. Esos misterios que mostraban los capítulos iniciales han quedado resueltos en su práctica totalidad, quizá con un par de excepciones (la principal, ¿por qué se suicidó Vera?). Lo que importa ahora es atajar ese problema básico de la invasión alienígena. Porque vale que los San-Ti no alcancen la Tierra en al menos cuatro siglos, pero qué pasa con la privacidad, qué pasa con el desarrollo. Han dejado clara su objetivo de no dejar prosperar la tecnología del ser humano para que así este no pueda desvelar, precisamente, los misterios del universo.

El ser humano, tozudo desde el principio de los tiempos, se niega. No solo van a seguir desarrollando la tecnología oportuna sino que además van a encontrar la forma de detener a los San-Ti. Aquí entra la ciencia, y aquí entra esa cuestión con la que iniciaba el texto. El problema de los 3 cuerpos no va a ser nunca Juego de Tronos, ni siquiera aunque parta de una obra literaria de gran calado e indudable atractivo, porque mientras que con Juego de tronos cualquier espectador era capaz de teorizar sobre traiciones, movimientos políticos, conflictos emocionales y lazos familiares, porque la humanidad al fin y al cabo está hecha de todo eso, no cualquiera es capaz de teorizar sobre sofones y todo lo demás.

Debe ser de lo más estimulante debatir y teorizar sobre cómo alcanzar la nave de los San-Ti en un tiempo inferior a 398 años, los propuestos inicialmente por los ingenieros que trabajan para Wade. Sin embargo, lo cierto es que esta servidora no puede involucrarse, porque no tiene ni la más remota idea. Lo que no significa que El problema de los 3 cuerpos no sea interesante de ver o de seguir, en absoluto. Simplemente no, no puede ser la nueva Juego de Tronos. Su premisa teórica lo impide.

Digo esto tras el visionado de El problema de los 3 cuerpos 1×06 que ha sido, de hecho, uno de los capítulos con más humanidad de todos. Porque empiezan a explorarse las consecuencias morales de lo sucedido en el canal de Panamá. Lo que para unos (Auggie) es un conflicto moral que impide volver a conciliar el sueño, para otros (Raj) es un mal necesario para librar la guerra ya iniciada. Y el amor, siempre el amor, entre una cosa y otra. El amor aquí representado por un Will que se está muriendo, que no sabe si confesarle lo que siente a una Jin a quien lo único que le importa es la ciencia. Ciencia, moral y amor. ¿Puede ser este un buen resumen de El problema de los 3 cuerpos de Netflix?

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad