Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Los amos del aire’ 1×06, la vida tras el frente

Malos malísimos, fiestecitas en Oxford... la serie se toma un segundo receso.
Fotograma de Los amos del aire 1x06

La acción se alterna con las experiencias alejadas del frente en Masters of the air. Por ello, en su sexta parte, la serie vuelve a alejarse de los combates aéreos. Toca abrir camino a algo todavía no visto en Hermanos de sangre o The Pacific, los campamentos de prisioneros de guerra. También, comprobar cómo la masacre propia y al enemigo afecta a las cabezas de las tripulaciones que logran sobrevivir. Los amos del aire 1×06 hace una gran apuesta por la parte más íntima de la guerra, pero no logra una ejecución tan redonda como en otras ocasiones.

Aviso de spoiler para cine de guerra o bélico

Los nazis más nazis acaban llegando de la mano de Bucky

Hasta ahora, las producciones hermanas de Goetzman, Spielberg y Hanks habían logrado mantener un tono muy comedido en la representación de los nazis o sus aliados japoneses, equivalentes de los alemanes en The Pacific. El momento de ver diablos teutones desatados llega al fin en Los amos del aire 1×06. Lo hace de la mano de Bucky Egan (Callum Turner). El mayor había caído en Westphalia durante la quinta parte. Su trama en el sexto consiste en sobrevivir.

Entregado al ejército como prisionero junto a varios compañeros, se puede contemplar como Egan sobrevive a varios sucesos límite. Una turba asesina a varios de los miembros de tripulaciones en una ciudad destrozada. La escena tendría mayor impacto con un ritmo más reposado y sin desatar una violencia en la que acompaña la Wehrmacht. Porque cuando los ciudadanos que han estado sufriendo las bombas aliadas deciden tomarse la justicia por su mano, los soldados que están escoltando a los prisioneros deciden acabar con estos a tiros.

Bucky sobrevive con demasiada conveniencia a esto y también a los instantes en que pretenden enterrarle junto a sus camaradas caídos. Sus enemigos son tan malísimos que deciden dejarle escapar, por puro sadismo. Inexplicablemente, los siguientes hombres que le atrapan deciden, esta vez sí, mandarle a un interrogatorio.

La actuación de Louis Hofmann como oficial de la Gestapo es lo más salvable de esta parte del episodio. El joven intérprete logra crear una amenaza latente muy creíble. Un contrapunto efectivo al tono casi paródico visto antes. Cabe señalar que desde esta crítica no se reclama una humanización de seres tan abyectos como los nazis. Sin embargo, tras la mesura habitual, sorprende ver una actitud que parece sacada de Malditos bastardos. Sea como fuere, Egan termina su paseo en un campo de prisioneros, donde puede comprobar, para su sorpresa pero no la del público, que Buck (Austin Butler) sigue vivo.

Fotograma de'Los amos del aire' 1x06
Sandra es britanérrima. | Cortesía de Apple TV+ España

Oxford y Coombe House, nuevas formas de descanso

Cros (Anthony Boyle) no lleva muy bien la muerte de su amigo Bubbles, como es lógico. Por ello, le permiten un alto enviándole a unas conferencias en Oxford. Rosenthal (Nate Mann), por su parte, quiere ir por la vía rápida a completar las misiones necesarias para largarse. Sin embargo, sus superiores le paran los pies mandándole a Coombe House, una casa de campo digna de película.

Ambos sufren las consecuencias de la guerra. El navegante ha sobrevivido milagrosamente a una catástrofe de misión. Su colega Rosie, por otro lado, acaba de llegar pero se ha enfrentado a tres salidas aéreas seguidas. No quiere descansar, no entiende de altos. Posee un trauma del que no quiere hablar. Sorprendentemente, el sexto capítulo de Masters of the air no termina de ahondar en la cuestión. Una charla con el psicólogo fuera de horas, confesiones entre camaradas… la profundidad es bastante escueta.

Por su lado, el mejor navegante de la 100ª encuentra una acogida hostil en la gran ciudad universitaria de Reino unido. Los ingleses sacan su flema más pasivoagresiva contra el pobre Cros. Por suerte, su compañera de habitación, la subalterna Wingate (Bel Powley), se alza como una amiga inesperada. Juntos van a charlas, pero sobre todo a fiestas. Crosby sí que se abre sobre Bubbles. Son sus pasos los que mejor sabor de boca dejan en la parte 6. Asimismo, pese a cierta tensión sexual por una vez todo no acaba en la cama.

Fotograma de'Los amos del aire' 1x06
Rosie no está para descansitos. | Cortesía de Apple TV+ España

Sin ser un bajón, Los amos del aire 1×06 no llega a cumplir su potencial

Momentos de gran dramatismo, como los vividos en la estación de trenes por Egan y que anticipan un terror del que todavía no eran conscientes los aliados, se unen a intentos de ahondar en la pisque de ciertos protagonistas. Estos, por desgracia, se quedan a medias. El acierto de volver a poner el foco en pocos personajes, de no abrasar con demasiada escena bélica aérea, no cumple su potencial debido a un guion que no termina de saber adónde ir. Esto no hace de Los amos del aire 1×06 un episodio «malo», pero sí uno que podría haber sido mucho más poderoso.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Javier Retuerta Merino
08/03/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad