Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Los hermanos Sun’, churros y patadas voladoras

La serie de Netflix tiene potencial para ir a más si le dan la oportunidad y sabe centrarse.
Fotograma de Los hermanos Sun

Lo de que unos padres decidan separar a sus hijos no es nada nuevo. Sin embargo, sigue dando buenos resultados. Los hermanos Sun es un ejemplo de ello. Byron Wu y Brad Falchuk son los creadores de esta comedia de Netflix, en la que se añade al mix acción mafiosa por doquier. Sin ser un producto diferencial, la diversión se mantiene sin problemas durante los ocho episodios que dura. Un entretenimiento en buena medida sustentado por la apuesta total por lo taiwanés y lo asiaticoestadonidense que lanza.

Aviso de spoiler de acción asiática

Lo mejor de Los hermanos Sun: acción y comedia eficaz

Aunque se ubique entre Taiwán y Los Ángeles, Los hermanos Sun recuerdan al cine estilo Hong Kong. Las triadas, los clanes mafiosos chinos, acabaron siendo elementos comunes en estas, una vez superada la fase espiritual más espadachina. De una de ellas, los Dragones de jade, forma parte Charles (Justin Chien). Es el hijo del jefazo y una máquina de matar de primera. Como los héroes de acción de toda la vida, él solo puede con un ejército de esbirros.

Por otro lado, Bruce (Sam Song Li) acabó en California junto a su madre Eileen (Michelle Yeoh), debido a que esta huyó del ambiente criminal con motivos variados. Quería tanto proteger a uno de sus vástagos como proteger el entramado criminal.

Bruce, un niño mimado flojo a más no poder, y Charles se unirán tras un atentado a su padre. La dinámica de extraña pareja funciona como la seda. El histrionismo asiático, en esta ocasión, se muestra contenido y suma tanto a las escenas de lucha como a las cómicas. De una coreografía digna de Warrior se puede pasar a un gag en el que se explota la afición del hermano mayor por la repostería.

Un ambiente asiático bien reflejado

Junto a los protagonistas queda un variopinto conglomerado de personajes. A veces al límite del estereotipo vacío, crean una imagen detallada de los ambientes taiwaneses en Los Ángeles. Por ejemplo, el grupo de señoras de Eileen da mucho juego. Discotecas, tiendas e incluso cuadrillas de amigos o grupos de estudiantes generan un todo cuidado. Mención especial merece el apartado gastronómico, que añade autenticidad en esta parte.

Asimismo, se salta entre el mandarín y el inglés con gracia. El bilingüismo es omnipresente, algo muy habitual en ficciones de grupos mafiosos inmigrantes. Desde El padrino a Warrior, ahora Los hermanos Sun, lo de la lengua nativa es un plus que queda bien.

Lo peor de Los hermanos Sun: el drama corta un poco el rollo

No es que la serie se desbarate con el aumento del drama en su segunda mitad, pero el motor principal de la narración nunca deja de ser el tándem acción/comedia. Debido a ello, hay algún parón rítmico hacia al final de la primera temporada. Cuando ciertas cuestiones pasan de ser humor negro a poseer cierta seriedad, Los hermanos Sun no sale bien parada.

En buena medida esto viene de la mano de personajes femeninos. Seguramente esto ocurra por los roles habituales en el mundo mafioso representado. Ellos son honorables, respetuosos con las tradiciones, mientras que ellas recurren a maquinaciones que llegan a la traición. Está, eso sí, la excepción de la tatuadísima June (Alice Hewkin). Por supuesto, el juego de lealtades también afecta a los líderes masculinos, pero en Los hermanos Sun las grandes deslealtades parte de mujeres. Ambos intereses románticos de los protas, Alexis (Highdee Kuan) y Grace (Madison Hu), acaban jugándosela, por ejemplo.

El detalle fan, Charles y el amago de De Jakuza a amo de casa

El mayor de los hermanos Sun siente verdadera pasión por los postres. Desde que sale en pantalla se le ve cocinando. En Los Ángeles, lo que más le flipan son los churros. De hecho, solo el lavado de cerebro que le han metido desde crío le separa de abrir una pastelería. Con el avance de los episodios esta posibilidad se va tornando real.

Esta mezcla de mafioso machote con aficiones culinarias ya se vio en De jakuza a amo de casa. El protagonista de este manga y anime era un criminal legendario, como Charles. Sin embargo, se retiró y se dedica a las labores del hogar. Entre ellas, cocinar es algo básico. La misma tensión la tiene Charles, aunque no cede a sus propios intereses.

En definitiva, una serie que da lo que promete y con potencial

Los hermanos Sun ofrece entretenimiento de principio a fin. Buena química entre intérpretes, figuras nuevas junto a consolidadas como Yeoh, coreografías de acción cuidadas y humor efectivo. Aunque a ratos se bloquea un tanto y no ofrece demasiada novedad, tiene carácter suficiente como para tener futuro.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad