Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de la segunda temporada de ’30 monedas’, lo humano sobre lo divino

La segunda temporada ha logrado mejorar lo visto en la primera y plantar semillas de futuro.
Elena en la segunda temporada de 30 monedas

Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría lograron que HBO confiara en ellos para crear una de las series más ambiciosas de los últimos años en España. La segunda temporada de 30 monedas ha ampliado las virtudes de la primera, cercando varios de sus puntos débiles. Para ello se ha apoyado en la fantasía, en su vertiente más terrorífica. Mirando directamente a una tercera entrega, logra narrar con éxito su historia sobre infiernos, reinicios y amor.

Aviso de spoiler de'30 monedas'

Lo mejor de 30 monedas T2, el salto al terror fantástico puro

Si algo han dejado claro los creadores de 30 monedas es que con ella buscan divertir. Un factor importante, ya que la ficción se podría haber dedicado fácilmente a ponderar cuestiones metafísicas. Sin embargo, recorre infierno y tierra en pos de entretener en base a monstruos o conspiraciones. La fantasía conjuga el terror, generando un entramado que no frena ni queriendo.

Secundarios de la primera temporada pasan a ser principales. Salcedo (Nuria González) creará un tándem de líderes con Laguna (Pepón Nieto). Ambos agentes de la ley encabezan el esfuerzo de los supervivientes de Pedraza por imponerse a los planes de megalómanos o deidades. Junto a ambos se sitúan Haruka (Najwa Nimri), de la que se hablará más adelante, y Antonio (Javier Bódalo). Sus tramas se centran en la conspiración de forma efectiva. Un contrapunto mundano al resto de arcos de la segunda temporada.

Vergara (Eduard Fernández) tarda en cobrar protagonismo, dejando espacio a Elena (Megan Montaner) y Paco (Miguel Ángel Silvestre). Todos ellos se dan de bruces con demonios de diversos tipos, con constructos encantados y hechicería maligna. En sus aventuras se visita el infierno, así como Perú o el Vaticano. El ritmo casi siempre es altísimo, en ocasiones atropellado, pero esto no llega a romper la narrativa.

Paco y Elena en'30 monedas' 2x05
Les toca sufrir lo suyo. | Cortesía de HBO Max España

Barbrow ha logrado estar a la altura

Junto a la irrupción de la fantasía, la mayor novedad de 30 monedas T2 es Barbrow (Paul Giamatti). Este aparente filántropo estadounidense es el sucesor de Santoro (Manolo Solo) en la búsqueda de la calderilla trascendental. Al estilo malo de James Bond, el hombre es capaz de llevar a cabo un plan cuyo objetivo es destruir la realidad. Por ello, hasta Angelo (Cosimo Fusco) le teme.

Pese a los errores que comete, fruto de un guion que a veces es algo previsible, su eficiencia es encomiable. Va de menos a más, apoyado y apoyando a una Merche (Macarena Gómez) que se consolida como una gran villana secundaria. Respecto a ella, resulta una pequeña decepción que sus motivos sigan estando tan pegados a la necesidad que siente de estar junto a Paco y ser madre. Sin embargo, el final de la temporada posibilita que al fin sea capaz de superar la ruptura.

Diversos episodios, sobre todo a mitad de temporada, finalizaban con un primer plano de los antagonistas, que miraban directamente a cámara. Un rollo Fleabag que ayudaba a asentar el carisma de Barbrow. Porque esta es la principal virtud de una persona que se considera un radical libre. Un ser capaz de invocar a Dios y sobrevivir. Al que le da igual destruir un universo, jugando rol mientras tanto, con tal de viajar a otro que le venga mejor.

Barbrow en'30 monedas' 2x05
Es malo y lo sabe. | Cortesía de HBO Max España

Lo peor de 30 monedas T2, prisas finales y personajes sueltos

En el debe de la segunda temporada de 30 monedas queda un asunto que ya se vio en la primera. El desenlace se cocina mejor, más lentamente y con más episodios para desarrollarlo. Con todo, cuando se alcanza el season finale se genera cierto caos. El séptimo episodio ralentiza un tanto el ritmo, derivando en un capítulo final trepidante pero que se embarulla a ratos. Salcedo y Laguna atacan un punto clave del plan de Barbrow, este ejecuta su plan, Elena intenta pararle por una parte, Vergara por otra… mucha tela que cortar en una hora.

Sin embargo, lo antes dicho es un deje menor, que además ya se cometió con mayor relevancia en la anterior temporada. Así, se puede considerar un avance. Más notoria es la falta de sintonía de la otra gran incorporación de la serie junto a Giamatti. La Haruka de Najwa Nimri no termina de encontrar su lugar en el tono de 30 monedas. El personaje es una especia de evolución del Profesor Cavan de El día de la bestia. Como este, es una famosa comunicadora sobre temas asociados al misterio. En esta ocasión, se actualiza siendo youtuber.

La idea de Haruka, así como sus tramas junto a Antonio, encajan a la perfección. Sin embargo, la interpretación es de un histrionismo distinto a la del resto del elenco. Nimri está muy cómoda en un papel cuya caracterización es muy similar a otros de sus papeles televisivos. Parece que está haciendo más de ella misma que de lo que pide la ficción que sea. Hacia el final su encaje mejora, pero llega demasiado tarde.

Haruka y su cámara en'30 Monedas' temporada 2
Pa’ YouTube. | Cortesía de WBD

Para fans, fantasía rolera que tira de lo infernal

30 monedas siempre ha parecido un juego de rol. Call of Cthulhu es una influencia reconocida para la serie y en la segunda temporada el tema rolero se ha hecho obvio. El quinto episodio es una partida literal, en la que Barbrow tira dados y sufre fallos críticos.

Además, el género fantástico sigue teniendo una gran variedad de homenajes en la producción. Lovecraft, con su narrativa grandilocuente y monstruos transdimensionales sigue igual de presente. De hecho, el ojo de Dios se asemeja mucho a lo que podría ser un ente lovecraftiano.

El infierno retrotrae a Hellraiser, especialmente a través de unos demonios que parecen cenobitas. Los condenados y su sufrimiento también recuerdan a la saga literaria y cinematográfica, sobre todo en los dos primeros episodios. Alien y Sam Raimi se unen en el tercero, hay elementos de La profecía en el sexto… Lo cristiano, en general, se retuerce como en Blasphemous.

Demonio de'30 monedas'
Primo de chasqueador. | Cortesía de HBO Max España.

En definitiva, HBO tiene un producto que sigue sabiendo divertir

Con sus fallos, 30 monedas sigue siendo un gran divertimento en su segunda temporada. Más liberada, con fantasía a raudales, sabe explotar todo lo que hizo que fuera un éxito. Su final es una declaración de intenciones, ya que pide a gritos una renovación con un desenlace abierto. Álex de la Iglesia, junto a un equipo de confianza, tiene claro qué quiere contar. Aunque a veces se aturulle, a pesar de que su ritmo se desboque, HBO tiene una serie

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad