Revista referencia en fenómeno fan

‘El señor de los anillos: Los anillos de poder’ 1×05: una transición entretenida

Aunque siga teniendo errores gruesos en su guion, la precuela de 'El señor de los anillos' mejora en su quinto episodio.
Los anillos de poder 1x05 sureños

Esta crítica contiene spoiler de Los anillos de poder 1×05 (Separaciones). Si no queréis conocerlos, corred insensatos.

Tras episodios que no han sabido combinar una gran producción visual con guiones propios de una superproducción, con Los anillos de poder 1×05 supera el punto medio de su primera temporada. Lo hace con un capítulo, llamado Separaciones y con Wayne Yip como director, que sigue adoleciendo de los mismos pecados que los anteriores aunque algo atenuados. Aunque de transición, esta fracción de la serie de Prime Video mantiene el pulso dramático que le permite su irregular escritura.

De vuelta a los pelosos

Los anillos de poder 1x05 pelosos viajando
Los pelosos migrando. | Amazon Studios

Si hay una línea de acción que suscita polémica entre los fans (y haters) de Los anillos de poder esa es la de los pelosos. Los hobbits y sus correrías han sido duramente criticados por lo naif y lento de sus tramas. En esta ocasión al menos sus escenas se solventan con una mayor ligereza y cuentan con una que es excelente. Ocurre al principio del episodio y se basa en la música, arte que se lleva muy bien Tolkien. Con Poppy (Megan Richards) cantando una canción se puede ver cómo los pequeños seres emigran, con bellos planos generales. Quizá algo menos diegética de lo que debería, por poner un pero, la secuencia capta a la perfección el universo creado por Tolkien, siguiendo paradigmas impuestos previamente por Peter Jackson en su trilogía.

El extraño (David Weyman), el hombre de las estrellas, sigue siendo una incógnita. Nori (Markella Kavenagh) le dice que es bueno, lo que él repite con una expresión digna de un troll de las cavernas. Esperemos que no sea esta la forma en que descubre su bondad, sería demasiado obvia y ñoña. Diametralmente opuesto es su momento estelar salvando a la caravana de unos lobos y siendo herido. Al recuperarse se ve que tiene relación con el hielo y poco control sobre lo que hace, ya que asusta de muerte a la pobre Nori. También la luna parece estar conectada a este ser, lo que podría apuntar a que se trate de Tilion, el guardián del astro plateado en el legendarium de Tolkien.

Sea como fuere, la identidad de este personaje es lo que más salsa da a la sosa subtrama pelosa. Por suerte la aparición de la terna conformada por la Moradora (Bridie Sisson), la Asceta (Kali Kopae) y la Nómada (Edith Poor) anticipa algo más de picante. De cariz muy maligno, se muestran luminosas y preocupadas mientras la primera analiza el lugar de la caída del extraño con el rictus de Horatio el de CSI Miami.

Númenor se prepara para la guerra

Los anillos de poder 1x05 Galadriel luchadora
Galadriel luchadora ataca de nuevo. | Amazon Studios

Por su parte en la isla de los humanos que viven cientos de años todo marcha viento en popa para Galadriel (Morfydd Clark). Con Miriel (Cynthia Addai-Robinson) de su lado, ha logrado que la superpotencia tome partido en su lucha contra el resurgir de Sauron. El problema, cómo no, lo pone Halbrand (Charlie Vickers). La elfa señaló a la reina que él uniría a su gente y les daría apoyo, pero el exiliado no estaba al tanto y esto deja en mal lugar a la princesa noldor. Como siempre, va un paso por detrás.

El pasotismo de él da pie, sin embargo, a una escena que hacía falta. El hombre confiesa que sirvió a la oscuridad, seguramente cometiendo atrocidades, y ella reconoce que no la aguantan ni los suyos porque está repleta de odio. Lo que preocupa es lo mal escrito que está escrito este último personaje, ya que las intenciones que sobre él se tenían se certifican a costa de confirmar que el guion ha sido penoso al plasmarlas. Sea como fuere, todo apunta a un arco de redención doble cuyas consecuencias, se consume o no, pintan mal para Halbrand. No sería descabellado que se sacrificara y tal hecho hiciera despertar a Galadriel. Por otro lado, tiraría por tierra todas las teorías sobre que acabará siendo uno de los esbirros de Sauron, incluso el mismo señor oscuro.

Galadriel tiene una buena escena de acción en la que entrena con los hombres de Elendil (Lloyd Owen), entre los que se encuentran los amigos de Isildur (Maxim Baldry). Uno de ellos, Valandil (Alex Tarrant), logra no derrotarla pero si rasgar su vestido, por lo que es ascendido en la jerarquía militar. Su nombre ha aparecido más de una vez en la obra de Tolkien, asociado a Isildur y a la nobleza de Númenor. Además, significa «amigo de los Valar», por lo que todo indica que el joven puede adquirir importancia según pasen los capítulos.

Elendil y familia

Los anillos de poder 1x05 Kemen y Earien
Un pelele y una pelela se miran. | Amazon Studios

Elendil sigue siendo lo mejor de la trama numenoreana, gracias a lo parco de su presencia. Esto le evita caer en diálogos o situaciones tan mohínas como a las que se enfrentan sus hijos. Eärien (Ema Horvath) y Kemen (Leon Wadham) conforman un dúo casi cómico. Ambos partidarios de los Hombres del Rey, dejan líneas tan flojas como el «pues habla más alto» que la muchacha suelta al joven cuando le cuenta que no puede influenciar a su padre para que evite la expedición a la Tierra Media. Cuando el chaval confronta a Pharazôn (Trystan Gravelle) este demuestra que en Los anillos de poder solo hay gente que no sabe ni por donde le da el aire, como su hijo o Galadriel, y aquellos que manejan todo, como él. No hay punto medio. De hecho, casi muestra molestia por la falta de entendederas de su vástago.

Isildur, por su parte, no está aportando profundidad a un personaje que es concebido como impulsivo gracias a lo que ya sabemos de él: lo de quedarse el anillo y demás. Esta senda simplemente certifica la inevitabilidad de que la acabara pifiando, algo que no redunda en la sensación de destino sino en lo obvio. Lo positivo es que tanto sus amigos como Elendil le hacen ver que sus actos tienen consecuencias. Su redención llega pronto de la mano del único individuo más torpe en sus decisiones que Galadriel: Kemen.

Este se decide a quemar un par de barcos para boicotear la expedición, pero se encuentra a Isildur de polizón. La forma en que se desarrolla el incendio de nuevo bebe más de la comedia y el lugar común que del drama. Tras un espectáculo de fuegos artificiales los dos protagonistas del hecho sobreviven y Kemen adquiere una deuda con el hijo de Elendil. Por otro lado, cuesta creer que Númenor no pueda sustituir dos naves, dejando bastante cojo todo el asunto. Sea como fuere, al final todos los principales acaban yendo camino a la Tierra Media previa despedida que bebe de aquella en El retorno del rey en que los ciudadanos de Minas Tirith despiden a Faramir y sus caballeros, que van directos a una misión suicida.

Espionaje y amistad en Lindon

Los anillos de poder 1x05 Elrond y Gil Galad
Elrond y Gil-Galad hablan de temas serios y de folklore. | Amazon Studios

La trama industrial de Los anillos de poder sigue dejando destellos en el mar de dudas que es el resto de la serie. Gil-Galad (Benjamin Walker) ha traído la primera conversación en lo que va de serie realmente acorde a lo esperado de los elfos y este universo. La mantiene con Elrond (Robert Aramayo) después de que ambos cenen con Durin IV (Owain Arthur). Antes de seguir, cabe destacar como el enano le tanga una mesa al rey elfo mintiendo sobre sus ritos funerarios. Lo de que su raza es pura avaricia queda demostrado de una forma, esta vez sí, acertadamente cómica. Otro tema es el desconocimiento del que hace gala la corte élfica.

Volviendo a Elrond y Gil-Galad, el diálogo en que el rey le cuenta el porqué de su misión a Moria se hace de forma dinámica, usando varios escenarios y movimiento. Esto ayuda a que se vea más natural que otras anteriores, con menos pompa impuesta. El contenido de la misma presenta más polémica, pues da al mithril un origen preternatural, fruto del combate entre un elfo y un Balrog sobre las montañas Nubladas y en torno a un Silmaril. Esta joya, unida al carácter de los luchadores, habría sido la que generó las vetas el preciado mineral. Asimismo, la luz que guarda el artefacto, perteneciente a los dos árboles de Valinor, sería contenida por el metal.

Esto importa porque el árbol de Lindon está enfermo. El monarca, y Celebrimbor (Charles Edwards) más tarde, asocian este hecho a que la luz de los elfos se está apagando. Esto es, que se están desvaneciendo de la Tierra Media más rápidamente de lo que pensaban. La solución es seguir el mito antes narrado, que aportaría una fuente de luz que les recargaría. Sí, aquí parece que los elfos vienen a ser pilas recargables. Cabe resaltar que Gil-Galad presenta el asunto como una leyenda, por lo que es posible que finalmente sea simplemente eso. También que sea una treta de Sauron o sus esbirros para que se generen las estructuras necesarias para forjar los anillos de poder.

Elrond se ve atrapado en una encrucijada que le obliga a dejar de lado a su pueblo o traicionar a Dain. Mirando fuerte al cielo, en busca de la respuesta de su padre, acaba decidiendo ser honesto y contarle al enano que Gil-Galad sabe lo del mithril. Ambos regresan a Khazad-dûm para convencer al monarca de las minas de que ayude a los elfos a cambio, seguramente, de unos pingües beneficios y saber que tienen a sus colegas en sus manos.

El oscuro sur

Los anillos de poder 1x05 Arondir y Theo
A Theo en este episodio se le quita la cara de Nazgûl. | Amazon Studios

Anticipando la unión de la trama sureña con la de Númenor en el siguiente episodio de Los anillos de poder, de momento Bronwyn (Nazanin Boniadi) y Arondir (Ismael Cruz Córdova) siguen inmersos en qué hacer frente a Adar (Joseph Mawle). El asunto va de quiénes se quedan en el lado del Bien y quienes se van al del Mal. En esta escisión Theo (Tyro Muhafidin) decide permanecer junto a su madre y le desvela su empuñadura que no se parece en nada al anillo único. Se deja ver que efectivamente sirve para atar voluntades. Asimismo, el elfo silvano muestra que se trata «de una llave» relacionada con las intenciones del líder enemigo.

Adar por su parte recibe a los desertores de los hombres y muestra que Sauron no es precisamente santo de su devoción. Su maldad queda clara cuando obliga al líder de los traidores (Geoff Morrell), al que le da igual a quién servir con tal de sobrevivir, a matar a uno de los suyos para demostrar su lealtad. Su carácter también se muestra cuando quema la piel de uno de sus orcos exponiendo su piel al sol. Le explica que deberá renunciar a ese placer cuando haya logrado sus propósitos. Un dato de interés, ya que Morgoth se dedicó a destruir las fuentes de luz de Arda en dos ocasiones, siendo el sol y la luna la tercera iteración de las linternas.

La ligera remontada de este quinto episodio de Los anillos de poder se basa en la mejora en sus diálogos, pese a lo cual siguen existiendo agujeros difíciles de entender para una producción de tal magnitud. La inevitable unión de tramas de las siguientes entregas seguramente ayude a la serie a centrarse en la acción, donde más a gusto se ha sentido de momento.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Nahia Pérez de San Román
04/11/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad