Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Shogun’ 1×09, un clímax antes del clímax

Mariko lo da todo por su sueño en este episodio.
Fotograma de Shogun 1x09

Los minutos no se desaprovechan en una de las grandes series de 2024. Shogun 1×09, titulado Crimson sky y dirigido por Frederick E.O. Toye, vuelve a jugar con las expectativas de la audiencia. Esto genera una cascada de momentos álgidos que hacen pasar de la tranquilidad al desespero por los personajes varias veces. Muerte, sacrificio, honor… Todo se da la mano en el noveno episodio, el que precede al gran final de la ficción.

Aviso de spoiler de samuráis

El ala oeste de Osaka… con lanzas y espadas

La llegada a Osaka de la comitiva de Toranaga (Hiroyuki Sanada) es todo lo que puede esperarse de ella. El Anjin (Cosmo Jarvis) y Yabu (Tadanobu Asano) rinden rendiciones al nuevo tirano de Japón. El problema lo trae Mariko (Anna Sawai), que como sabe la audiencia conoce los planes de su señor. Los actos de la muchacha van siempre acompañados de cierta dosis de actitud suicida. Como quien se planta frente a un jefe irascible y decide decirle «no» a la cara hasta que explota, así se pone la dama nipona ante Ishido (Takehiro Hira) y su antigua amigui Ochiba (Fumi Nikaido).

Shogun es una serie de jugarretas. Desde un poderoso noble escapando en un palanquín para mujeres a engañar a un enemigo para matarle tras echar un polvo con una cortesana, los golpes bajos son continuos. Pero también los brutales, como volar a un emisario enemigo con cañones. El desafío de Mariko lo tiene todo.

Con medio castillo de Osaka mirando, cumple su palabra. Toranaga la envió para volver a él al día siguiente junto a otras dos damas. El asunto es que Ishido tiene rehenes en la fortaleza, pero de forma sucinta. Si deja marchar a la inteligente joven, el resto de secuestrados pedirá lo mismo. De lo contrario, se reconocería que tiene atrapada a la gente. En todo caso, su poder caería en picado en favor de su rival.

Mariko y su escolta desafían a la guardia de Ishido. El combate es fluido, con ese honor ridículo típico de Japón. No hay fantasía. Cuando está sola, simplemente hace un alarde violento pero no masacra a guerreros entrenados. En su lugar, dado que no dejan que se vaya, hace lo que toda persona nipona: suicidio ritual.

Destinos buscados, muy buscados

Mientras que la traductora más querida de la ficción está ya cerquísima de morir, el señor de la guerra más chaquetero sigue haciendo lo necesario para vivir. Yabushige, ante el posible desastre, opta por traicionar a los suyos otra vez en el episodio 9 de Shogun. A estas alturas de la miniserie, quizá sea la última. En algún punto le hará, cómo no, cometer seppuku.

Balckthorne por su lado está desesperado. Evitar que Mariko, su amada, tire su vida es una de sus principales motivaciones. Sin embargo, en el paso definitivo hacia la «japonesidad», opta por ayudar a la dama a suicidarse. Ishido lo impide, cediendo en el último segundo. Ochiba tiene una conversación de alto standing con su antigua amiga, hasta el cura jesuita (Tommy Bastow) implora que no se quiera matarse. Pero tranquilidad, fans, que quien la sigue la persigue.

La traición de Yabu desata un ataque ninja. Al contrario que en anteriores episodios, la noche se torna confusa por la falta de luz. Se puede justificar, porque se pretende mostrar caos y así ocurre. La huida recuerda a la ya vivida en Osaka al principio. Por desgracia, esta baza no habrá supervivientes sorpresa. Mariko, al fin, consigue sacrificarse. Los asesinos vuelan la puerta del almacén donde se alojan y ella se pone tras la misma. Sabe que su fallecimiento será un golpe mortal a las relaciones públicas de Ishido. El respeto de Japón a la dama va a ser la clave para que Toranaga, al fin, pueda imponerse a su enemigo. Para ello solo ha tenido que dejar palmarla a sus tres seres más queridos.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad