Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Slow horses’ 3×06, los caballos lentos sacan el gatillo rápido en el final de temporada

Un episodio de alto entretenimiento que remata en alto la T3.
Fotograma de Slow horses 3x06

El episodio 3×05 de la serie sobre el equipo más incompetente del MI5 sirvió para animar el cotarro de cara al final de la tercera temporada. Por suerte, Slow horses 3×06 no ha bajado un ápice la energía. El sexto capítulo está hasta arriba de intercambios de balas, de muertos y de consecuencias. También hay espacio para que Lamb (Gary Oldman) saque a relucir su sadismo táctico. En definitiva, una conclusión a la altura de una de las series más entretenidas del panorama actual.

Aviso de spoiler de'Slow horses'

Venganza de la Ciénaga en el archivo

Shirley (Aimee-Ffion Edwards) y Marcus (Kadiff Kirwan) se quedaron bloqueados en el final del anterior capítulo. River (Jack Lowden), Louisa (Rosalind Eleazar) y Donovan (Sope Dirisu) no estaban mucho mejor. El primero acababa de recibir un granadazo y el tercero de perder a su cuñado. Esta escabechina es lo que hace reaccionar al agente rebelde. Los perros no muerden tan fuerte como parece, caen como moscas, haciendo que la audiencia tenga que dejarse llevar un poco para creérselo.

Pese a ello, los toques de verosimilitud abundan. La falta de balas, motor del gag recurrente por el que Louisa y River discuten por ver quién lleva la pipa, es un claro ejemplo. Shirley tiene momentos para lucir su ira descontrolada. Aunque se le atasque el arma cómicamente, es capaz de matar a uno de los asaltantes. El juego táctico que este intenta, asustando y faltando a su oponente, es solo combustible para la inquina de la cocainómana.

Siguiendo cánones de la acción hollywoodiense, como la de La jungla de cristal o Arma Letal, pero con toques británicos, como Arma fatal, el season finale despliega un ritmo que va como la seda. Las principales víctimas de la contienda son Donovan y Duffy (Chris Reilly). El jefe de los perros tiene tiempo para soltar varias perlas antes de su combate con mano a mano con Marcus.

Fotograma de'Slow horses' 3x06
En su cabeza era espectacular. | Cortesía de Apple TV+

La casa del terror de Lamb

Una de las razones por las que el final de la temporada 3 de Slow horses funciona tan correctamente es el montaje que utiliza. Del archivo se va saltando a la casa donde se retiene a Standish (James Faulkner), que sufre también su propio asalto. Además, se puede seguir viendo el duelo de Ingrid Tearney (Sophie Okonedo) y Diana Taverner (Kristin Scott Thomas), del que hablaremos luego.

Como una versión bizarra de Solo en casa, que recuerda a obras como Perros de paja o Nadie te salvará, Lamb hace de la vivienda que defiende una trampa mortal. Una Pringles en el suelo a modo de alarma de aviso, cuchillos y clavos puestos a mala leche, un dispositivo explosivo improvisado… Jackson juega con Hobbs (Chris Coghill) y el otro perro a placer. El asunto se torna casi en terror psicológico para ellos cuando empiezan a sonar objetos en distintos lugares, cuando se cierran ventanas que no deben.

Gracias a ello Sarah (Eliot Salt), la hermana de Alison, logra cargarse al perro anónimo. Lamb usa a Standish de cebo y, cual ninja, mata a Hobbs a sangre fría sin que este llegue a coscarse. Mención de honor a Ho (Christopher Chung) y su plan genial. El hacker lo da todo improvisando un ataque digno de una peli yanqui. Así, estrella un autobús en la casa esperando llevarse por delante algún villano. Lo hace cuando estos ya están muertos, por los que la inutilidad del asunto es tan grande como el efecto cómico generado.

Fotograma de'Slow horses' 3x06
Ninguna de ellas está realmente preparada mentalmente para lo peor del espionaje. | Cortesía de Apple TV+

Un season finale con consecuencias

Lo bueno de tener una cuarta tanda de episodios confirmada es que el final de la tercera puede jugar libremente con las expectativas. Cada cual tiene las propias. River y su abuelo David (Jonathan Pryce) poseen una relación padre/hijo y maestro/discípulo que se va a pique por la demencia del espía retirado. Que este tire al fuego el documento por el que han muerto tantas personas, no se sabe si para proteger al MI5 o a su nieto, es un movimiento que resulta obvio. Que Cartwright le hubiera dado solo una copia es un alivio.

Tearney ha perdido su partida contra Taverner, que persigue ser la Primera mesa del MI5 con fanatismo. Siendo como es la serie, no habría que dar por sentado que lo haya conseguido. Shirley y Marcus parece que han recuperado su trabajo. La que de entrada no volverá a la Ciénaga es la secretaria Standish. En uno de los momentos más intensos del season finale, Lamb le revela que Partner era un traidor. Hasta le suelta que la utilizó por ser borracha y que iba a cargarle el muerto a ella. Lógicamente, la veterana le manda al cuerno.

Slow horses despliega una enorme cantidad de acción durante algo más de dos tercios del final de la temporada 3. Tras ello, las consecuencias del ataque del equipo tigre, del secuestro de Standish o de las movidas en los archivos explotan lo suficiente como para que el globo no se deshinche. Una conclusión que satisface al tiempo que deja ganas de más.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad