Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Slow horses’ temporada 3, acción para una serie que no para de mejorar

Los espías idiotas no son tan idiotas como parecen.
Fotograma de los primeros episodios de Slow horses temporada 3

De un crimen de ultraderecha en la primera tanda de episodios se pasó a un tinglado postsoviético en la segunda. En la tercera temporada a Slow horses le tocaban asuntos internos. Como en las otras bazas, el resultado es un eficaz entretenimiento televisivo. La acción abierta gana enteros a lo largo de los capítulos, demostrando que la serie de Apple TV+ basada en los libros de Mick Herron sabe valerse más allá del thriller cómico.

Aviso de spoiler de'Slow horses'

Lo mejor de Slow horses temporada 3, puñaladas desde dentro del MI5

Real tigers es el nombre de la novela que adapta la T3 de Slow horses. Un equipo tigre, en el contexto de la ficción, se usa para poner a prueba las defensas de una entidad. En este caso, el MI5. Donovan (Sope Dirisu) es el agente encargado de liderar el desafío. Sin embargo, como queda claro desde el prólogo, tiene cuentas pendientes.

El gambito se complica rápido cuando el equipo tigre se le rebela a su amo, el ministro de interior británico. Los esfuerzos de Donovan por sacar a la luz el asesinato de su novia y agente del MI5, las maniobras políticas de la Primera mesa Tearney (Sophie Okonedo) y las de Diana Taverner (Kristin Scott Thomas) bailan con gracia. La pulcra escritura del guion permite que se vaya pasando con fluidez de uno a otro arco según avanzan los episodios. Además, por suerte Apple TV+ ha estrenado semanalmente, lo que permite a los capítulos tener estructuras internas marcadas sin aislarse de la global.

Los caballos lentos se ven en medio del asunto debido a que la acción de los tigres es secuestrar a Standish (Saskia Reeves). Esto pone a la Ciénaga al límite, pues la secretaria era la que hacía semifuncional a Lamb (Gary Oldman). Asimismo, el golpe afecta a otros miembros del grupo con traumas por curar. Lealtad y confianza en entes superiores son temas, habituales en el género, que trata esta tercera temporada.

Fotograma de'Slow horses' 3x04
Cartwright intentando ser emotivo. | Cortesía de Apple TV+

Lamb tiene su corazoncito, pero…

El líder de la Ciénaga se ha tomado el asunto de Standish de forma personal. Matar a su romance y jefe Partner, al que idolatraba pero que era un traidor, le ha generado una suerte de punto débil por su secretaria. No es que no la humille, pero es una de los suyos. Cuando desaparece, se inmiscuye en la investigación y no tarda en pisparse de qué va todo.

Durante la conclusión del season finale, sin embargo, le toca enfrentarse a la blandura que le causa Standish. Su respuesta es muy Lamb: desvelar el secreto del falso suicidio y volcar todo su asco en ella. Una muestra de que la mujer ha dado en el clavo pero que lleva a que dimita. Todo el mundo sabe que acabará volviendo de una forma u otra, pero al menos se le da algo de picante al inicio de la cuarta temporada.

Balas contra la depresión y las adicciones

Las puñaladas de Tearney para mantener el poder acaban en un enfrentamiento que se extiende por el quinto y el sexto capítulo. Con sus peros, el cambio de tercio del espionaje relativamente verosímil al estilo James Bond o Bourne es una varianza que muestra el músculo de la serie. La acción, como demuestran John Wick o Warrior, necesita un sentido tras ella para funcionar. Slow horses se lo da tanto en lo técnico como en lo narrativo. Además de una buena factura, también se enlaza bien con los arcos que despliega el argumento central.

Lamb puede lucirse en su Solo en casa macabro, con el que salva a Standish de Hobbs (Chris Coghill). Pero el archivo es la confrontación de la que se hablaba antes. Los perros de Duffy (Chris Reilly) intentan masacrar a unos caballos lentos tocados. Louisa (Rosalind Eleazar) porque no ha aceptado perder a Min y River (Jack Lowden) porque no asume que a su abuelo se le está yendo la pinza. Por su parte, el dúo Shirley (Aimee-Ffion Edwards)/Marcus (Kadiff Kirwan) tienen que luchar tanto contra soldados como contra sus respectivas adicciones.

Donovan, por su lado, es el motor de la trama principal y de los mamporros. El renegado logra que Standish le crea y que la Ciénaga le ayude. Protagoniza una muerte muy decente, así como el placentero asesinato de Spider (Freddie Fox). Aunque sea involuntario, el deceso de un capullo integral no suele doler demasiado. Que le pregunten a Lamb.

Cartwright en'Slow horses' 3x05
No para de recibir. | Cortesía de Apple TV+

Lo peor de Slow horses temporada 3, matanzas que requieren algo de fe

Apenas se pueden sacar peros a Slow horses en su tercera tanda. En ese aspecto, merece la pena señalar que en una serie tan pragmática como esta, tendiente a matar a sus (anti)héroes, no cuadra mucho que no haya bajas entre los caballos lentos durante el asalto del archivo. Mueren Donovan y su cuñado, eso es cierto. Sin embargo, los aparentemente disfuncionales agentes son capaces de cargarse a un equipo de asalto sin apenas equipo. Hace falta querer creérselo algo más que en el resto de secuencias de la ficción de espías.

El detalle del fan, un espionaje más marrullero que antes

John le Carré y similares parecen una inspiración primaria para la serie y las novelas que adapta. Aunque Slow horses de una vuelta al género de espías duro, con humor y mala leche, quedaba enmarcado en lo relativamente comedido. Como ya se ha señalado, la deriva hacia la acción sitúa a la tercera temporada en un ámbito más al estilo Ian Flemming o Tom Clancy. Una forma de ampliar la parodia sin perder la calidad en el nicho explotado. Los británicos saben hacer esto a la perfección, para muestra la trilogía del Cornetto de Edgar Wright.

Lamb en'Slow horses' temporada 3
El heladito de la victoria. | Cortesía de Apple TV+

En definitiva, una serie que confirma tener mucho futuro

Expandir el rango de lo que das y salir indemne es un riesgo que Slow horses ha sabido tomar en su tercera temporada. Los libros de Herron lo hicieron en su momento. Su adaptación televisiva no se ha quedado corta, logrando una T3 con mucha acción sin perder el alma en el intento. Su final mira hacia un futuro confirmado, pues la cuarta está aprobada y hasta muestra un adelanto. El futuro, al revés que para sus protagonistas, está de momento asegurado para una producción sobresaliente.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad