Revista referencia en fenómeno fan

‘The last of us’ 1×08, lo que sea por sobrevivir

Tentaciones y hambre en un episodio al que vuelve la acción.
Ellie en 'The last of us' 1x08

El octavo episodio de la adaptación del videojuego de Naughty Dog se titula En nuestras horas más bajas. Dirigido por Ali Abbasi, presenta una buena dosis de acción en la que, como en el capítula anterior, Ellie (Bella Ramsay) es el centro de todo. Así, The last of us 1×08 presenta el cambio de velocidad que se esperaba tras dos entregas que desarrollaron tanto a la adolescente como a Joel (Pedro Pascal).

Aviso de spoiler The Last Of Us

Ellie sale de casa

Atrapada en una casa y con Joel incapacitado, es el momento de Ellie de demostrar que puede valerse por sí misma. Sobre todo, que puede ser quien de la cara por el grupo. De esta forma, rifle en mano, sale de caza. Persiguiendo a un ciervo al que ha herido de muerte se da de bruces con el gran antagonista del episodio. Se trata del predicador David (Scott Shepherd), acompañado de su segundo James (Troy Baker, Joel en los juegos).

David y Ellie en 'The last of us' 1x08
Típica fogata a punta de rifle. | Cortesía de Warner Media

Mientras esperan a que el lugarteniente de David vuelva con penicilina, David se destapa como un manipulador hábil. Intenta reclutar a la adolescente, por la que se siente fascinado. Da igual que sepa que es la niña que acompañaba al tipo que acabó con uno de los suyos, en el enfrentamiento del sexto episodio.

La joven logra irse por su lado y aplicar el antibiótico a Joel. Todo para acabar siendo ella la protectora del protector. En un acto de gran valentía, propia de su juventud, despista lo suficiente al grupo que David ha preparado para encontrarla a ella y Joel. Es atrapada y acaba presa, pero la declaración de amor hacia su padre adoptivo está ahí. Si quedaban dudas sobre su evolución, el guion las borra. Ellie ha madurado.

La fe en tiempos de hongos

The last of us no quiere extenderse. Se toma su tiempo en desarrollar a sus personajes, sigue un ritmo propio, pero no necesita alargar arcos. Sigue la senda de la serie que sabe su final, como hicieran Penny Dreadful o Watchmen. Esto se notó tanto en la breve aparición de Tess como en la historia de Bill y Frank y se nota en el arco de David.

James en 'The last of us' 1x08
Se están preocupando de que los actores de los juegos aparezcan en la serie. | Cortesía de Warner Media

El culto de este predicador es en un principio lo que se puede esperar de él. Un líder es capaz de ensamblar una comunidad en un entorno apocalíptico. La serie, no obstante, se preocupa para mostrar que no son solo un escollo en el camino de los protagonistas. Ese hombre al que matan resulta que tiene mujer e hijos. Si van a por Ellie y Joel es porque quieren enfrentar una agresión.

Poco a poco, el guion va mostrando a un David que se sabe en un alambre. El Cordyceps le puso en cabeza y un invierno duro le puede volver a bajar al barro. Por ello manipula, por ello trata de encontrar a alguien que pueda afianzar su posición. Esa persona es Ellie, una superviviente sin miedo, una joven cuya energía y actitud haría de su mando algo innegable.

Un Palpatine de pueblo

La seducción de Ellie por parte de David es obvia. El guion mantiene al predicador y su grupo en un sano gris hasta un final apoteósico del que se hablará más adelante. Pero el hombre se muestra calmado, seguro de su misión predestinada. Le ha valido hasta ahora y cree que le va a seguir valiendo.

David en 'The last of us' 1x08
No fiarse de los pelirrojos. | Cortesía de Warner Media

Sin embargo, como el espectador puede prever, Ellie es fiel hasta lo suicida. Como hiciera Palpatine con Luke en Star Wars, David le ofrece un puesto a su lado a la joven. Algo turbio, con un poso sexual que se acabará confirmando. En esencia, una oferta de poder entre iguales. Una tentación digna del Génesis de la que la chica pasa.

Lo que haga falta por vivir

Es la relatividad moral el espacio en que mejor se mueve The last of us. En este octavo episodio se confirma la tendencia, porque la mayor parte del tiempo quiénes son villanos y quiénes héroes depende del bando desde el que se quiera mirar. Esta diatriba se acaba derrumbando cuando resulta que David es un monstruo de tópicos infinitos.

Resulta que él y su camarilla de confianza llevan dando de comer cadáveres humanos al grupo desde hace tiempo. Un hecho que es difícil juzgar. Como bien dice, Joel no duda en matar para salvar a Ellie, ellos hacen lo propio para alimentar a los suyos. Pero el predicador no es un monstruo por ello, sino por intentar violar a la protagonista en una escena final entre llamas. The last of us cede aquí para dar a sus espectadores un malo muy malo. El aura de David, en esos instantes, también se desvanece.

Joel y Ellie en 'The last of us' 1x08
Joel le pregunta a Ellie si ha cogido una muda limpia. | Cortesía de Warner Media

Por su parte, si se desafía al tópico en el caso de Joel. Mientras David y James llevan a Ellie al pueblo, es capaz de encargarse de tres enemigos a pesar de estar medio grogui. La violencia que despliega es brutal. Si alguien toca a su niña, no habrá un ápice de piedad, lo que anticipa tragedia en caso de que la adolescente deba sufrir experimentos crueles de cara a encontrar una cura para el Cordyceps. En todo caso, hace su conato de ir a salvar a la joven pero no es necesario. La chavala se ha encargado de sus captores ella solita.

El octavo capítulo de The last of us logra volver con eficacia a la tensión y la acción, sin zombies de por medio. Su final es satisfactorio pero maniqueo, especialmente tras la ambivalencia moral que motivan los primeros compases del episodio. No obstante, termina de preparar a sus personajes para una recta final de una temporada que, hasta el momento, ha sabido perfectamente adónde se dirige.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad