Crítica de los tres primeros episodios de la tercera temporada de ‘Warrior’

La serie sigue teniendo lo que hace falta para brillar: ser una telenovelas con tollinas de las de antes.
Ah Sahm y Li Yong en el inicio de Warrior temporada 3

Ah Sahm (Andrew Koji), Mai Ling (Dianne Doan) y compañía regresan a la parrilla de HBO. Lo hacen a lo grande, con el estreno de los tres primeros episodios de la tercera temporada Warrior. Una toma de contacto amplia que volverá tras ello al formato semanal. En todo caso, el inicio retoma la acción donde estaba y la expande sin prisa pero sin renunciar a la acción. La intro, por suerte, sigue siendo tan fantástica como siempre.

Los solución de los Hop Wei

Tras el asalto a Chinatown que permitió a los tong unirse momentáneamente, los Long Zii han tomado la delantera. Buckley (Langley Kirkwood) ha cumplido y sus ordenanzas municipales acosan a todos menos a los hombres de Mai Ling. Una situación que está poniendo contra las cuerdas tanto a las personas decentes como a los delincuentes.

Los pequeños empresarios chinos no tienen para pagar a los tong, lo que genera una cadena de consecuencias que no aporta nada a la estabilidad de la comunidad. Tampoco que Mai Ling plante negocios en territorio Hop Wei. El problema para el clan de Ah Sahm viene además de la falta de experiencia del Joven Jun (Jason Tobin). Tras derrocar a su padre, se ha visto en una posición delicada.

No es idiota, pero no es capaz de ayudarse a superar su falta de capacidad. Sufre así una escalada autoritaria que plantea interesantes problemáticas futuras con sus hombres de confianza. La solución a sus problemas en este arranque de la temporada viene de la mano de Chao (Hoon Lee). El comerciante, que prometió a Padre Jun mirar por su retoño, pide ayuda al tong para vengarse de unos delincuentes maleducados. En lugar de dinero, se encuentran con un complejo de falsificación de billetes.

Los miembros del tong Ho Wei en el inicio de 'Warrior' temporada 3
A veces les entra el síndrome Peaky Blinders. | Cortesía de WBD.

Mai Ling y el dominio de los Long Zii

Desde el episodio Warrior 3×01, llamado Exactly the Wrong Time to Get Proud, Mai Ling demuestra que es una líder capaz. En lugar de masacrar a sus enemigos, como hacían los Fung Hai de un Zing que sigue desaparecido, los absorbe. Así logra hacerse con los servicios de Kong Pak (Mark Dacascos), jefe un tong que acaban de incorporar.

Es mentor y amigo de Li Yong (Joe Taslim), al que veía como líder de los Long Zii. Con todo, la lealtad de ambos es de momento firme. Así lo demuestran cuando al absorber otro tong se ven forzados a luchar. En lugar de matar a todos cuando les traicionan, perdonan a sus enemigos. Además de ofrecer escenas de acción de las que se quieren al ver es series como Warrior o pelis como John Wick, todo esto sirve para marcar un primer objetivo para Mai Ling. Esto no es otro que crear un ejército.

Pero la mujer más poderosa de Chinatown tiene más planes. Sabe que necesita lavar el dinero y tiene un plan mejor que el de Joven Jun que simplemente consiste usa su historia trágica para hacer amigas entre la población blanca. Esto no convence a un Li Yong que, además, ve en cierto modo atacada su masculinidad cuando Mai Ling muestra su dominio sobre él en público. Eliza (Jazzara Jaslyn) es la señora bien que de momento más ha aceptado a la joven china.

Buckley y Mai Ling en el inicio de 'Warrior' temporada 3
Esta chica sabe lo que hace. | Cortesía de WBD.

Ah Sahm y Yan Mi

En estos tres primeros episodios de la temporada 3 de Warrior Ah Sahm tiene un menor protagonismo aparente que en ocasiones anteriores. Además de lidiar con un tambaleante Joven Jun, que envidia su fama, se encarga de la prensa de billetes falsos. Logra sacarla adelante sin involucrar a nadie externo a Chinatown. Su papel como héroe del barrio reluce y le sitúa en un papel nuevo.

La hija de un propietario de una prensa es su solución a los problemas técnicos que plantea su nueva aventura criminal. De paso, a tenor de lo visto en los episodios 3×02, Anything short of a blow to the head, y 3×03, No time for fucking chemistry, también viene una amorosa. Yan Mi (Chelsea Muirhead) es una mujer que puede recordar a Mai Ling. Es independiente, toma decisiones y no es para nada tonta. De hecho, muestra cierto clasismo con Ah Sahm, al que no teme en absoluto.

La atracción que él siente por ella es genuina. Al revés no ocurre necesariamente lo mismo. De momento, la muchacha se aprovecha del asunto para estafar a los Hop Wei algunos billetes falsos. Su habilidad para hacer bajar la guardia al protagonista, así como escenas cómicamente incómodas como la del cacheo, hace que el personaje aporte aire fresco a las tramas del héroe de Chinatown.

De Penny no se sabe de momento nada más que algún comentario de Buckley. El guion anticipa un triángulo amoroso que se confirmará o no. En lo amoroso Hong (Chen Tang) tiene también novedades, con un lío con un cantante que no estaría de más que acabara bien. Por otro lado, la amistad entre Ah Sahm y Ah Toy es una recompensa al público. Destaca ahí el paseo que dan, brazos entrelazados, con él contento de corazón de que su amiga haya encontrado el amor. Entre tanta violencia se agradece el poder ver nexos como el que comparten, fruto de una escritura a largo plazo.

Ah Sahm y Ah Toy en el inicio de 'Warrior' temporada 3
Más bonicos que na’ son. | Cortesía de WBD.

Bill y Lee siguen de culo y cuesta abajo

La temporada 3 de Warrior arranca con todo a favor de Bill (Kieran Bew) y según pasan los minutos le va machacando. No es que no haya intentado redimirse, pero las malas acciones pesan. Su mujer sigue sin volver a vivir con él, aunque se muestra cercana. En el cuerpo, la muerte del jefe Flannagan le abre la puerta a un ascenso que le sacaría de Chinatown, la principal condición para que su matrimonio reflote.

Por desgracia, Buckley trae a un bruto y racista policía de Nueva York. Atwood (Neels Clasen) usa la autoridad como principal misiva y no es un añadido muy original. Sin embargo, sirve para mover la trama de Bill sin revolucionarla. Otra novedad más interesante llega en forma de agente del servicio secreto federal. Mosely (Nick Cordileone) es cordial si puede, pero implacable. Llega a San Francisco persiguiendo a la red de falsificación que acaba de heredar Joven Jun.

La hostilidad de Atwood le lleva a buscar la ayuda de Lee además de la de la policía. El sureño vive con Abigail (Gaosi Raditholo), protegiendo el bar de esta. Tomar la placa de nuevo es una salida necesaria aunque no buscada. Mosely le ofrece limpiar su historial a cambio de que le asista. Una salida de guion conveniente para volver a juntarlo con Bill y devolverle a Chinatown. Sus migrañas siguen ahí, pero todavía reparte de lo lindo.

Bill y Ah Sahm en el inicio de 'Warrior' temporada 3
Bill le suelta unas cuantas verdades a Ah Sahm . | Cortesía de WBD.

Leary y Buckley

Los claroscuros de Warrior siguen manteniendo en Dylan Leary (Dean Jagger) una baza de primera. Tiene escenas de acción, como cuando boxea contra dos trabajadores descontentos, pero sobre todo de intriga política. Ahora forma parte del consejo municipal y debe aprender a moverse entre tiburones menos obvios que Ah Sahm.

Jonathan Trooper, Justin Lin y equipo tratan más que nunca al personaje como un hombre de la calle con aspiraciones. Por ello le juntan con un nuevo villano, Douglas (Adam Rayner). Ambos son veteranos de la guerra civil y han perdido a sus familias. El segundo, sin embargo, es un magnate ferroviario que quiere al irlandés de su lado. Despreciado por los suyos al meterse en política y por los concejales al ser de origen humilde, esta mano que le tiende el destino es lo que Leary necesita.

Sobre todo la requiere porque Buckley está a sus movidas. El alcalde necesita vencer en las elecciones a un candidato poco experimentado pero que causa más confianza que él. No es que sea esto un gran logro, tal y como Warrior ha desarrollado al personaje. De momento se ha visto poco de él y la irrupción más adelante de Penny o Sophie, así como sus interacciones con un Leary al que necesita, podrían avivar su trama.

Douglas y Leary en el inicio de 'Warrior' temporada 3
Cuando Abascal se mira al espejo se ve como Leary seguro. | Cortesía de WBD.

Ah Toy y Nellie, lo más prometedor del arranque de la tercera temporada

La madame del burdel favorito del Joven Jun sigue recuperándose del ataque sufrido a manos de su compañero de negocio de la temporada pasada. Como Bill o Ah Sahm, es un personaje que ha evolucionado mucho. Actualmente lo que busca tranquilidad. Su marcha de la ciudad se torna una posibilidad real y durante los tres episodios se puede ver a la mujer china disfrutar la compañía de una enamorada Nellie (Miranda Raison).

Pero todo sería un aburrimiento si fuera bien, así que los guionistas introducen en la vida de ambas al mencionado Douglas. Se trata de un amigo del difunto marido de Nellie, mujer por la que siente una longeva atracción. Sin embargo, si vuelve a contactar con ella es para avisarle de que el ferrocarril que va construir pasará por sus viñedos. No hay posibilidad de negociar, aunque ella que sí. Es un tipo de villano ladino mas, como Atwood, típico al menos en su presentación.

Todo acaba con la escena de acción más espectacular de lo que va de temporada. Sucede de noche, en el rancho de Nellie. Matones de Douglas, comandados por su segundo, comienzan incendiando las viñas y pasan a hacer lo propio con los dormitorios. Las trabajadoras salen en llamas y los asesinos las rematan a tiros. No contaban con la ira de Ah Toy y Lai (Jenny Umbhau). Ambas rajan a diestro y siniestro, incluso la dueña del lugar hace gala de buena puntería. El arranque de violencia llega a Warrior en buen momento, cuando parece que el inmovilismo ha tomado a las diferentes facciones de la serie.

Nellie y Ah Toy en el inicio de 'Warrior' temporada 3
Viuda y madame, ¿por qué no? Ah, ya, el machismo, la homofobia y eso… | Cortesía de WBD.

Warrior se sabe su fórmula perfectamente

La ficción, ahora de HBO, lleva dos temporadas plantando semillas y ahora puede permitirse contemporizar. Acción sigue habiendo, pero Warrior ha optado por elaborar algo más sus tramas, con sus recursos de inmersión habituales. Los tres primeros capítulos de esta tercera temporada no son explosivos, hasta el final en la hacienda de Nellie. Este planteamiento de tablero lo ejecuta con corrección el equipo de Trooper, planteando nuevas problemáticas mientras recuerda anteriores. Cómo seguirá es otra cuestión, de momento la producción sigue aspirando a ser la mejor serie de acción del momento.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad