Revista referencia en fenómeno fan

Crítica de ‘Warrior’ 3×09, preparando un final explosivo

Leary, Ah Toy, Ah Sahm... muchos personajes han despertado en este episodio.
Fotograma de 'Warrior' 3x09

El penúltimo y noveno capítulo de la tercera temporada de la mejor serie de acción del año ha sido rápido y lento al mismo tiempo. Algunas revelaciones han llegado con cierto estrépito, mientras que el ritmo general ha sido el de un episodio de transición. Algo necesario, eso sí, de cara a un final que se presenta sangriento. Pero Warrior 3×09, titulado La muerte es un regreso al hogar y dirigido por Loni Peristere, no se ha esperado y ya ha dejado alguna víctima, así como una escena de acción con ejecuciones que parecen fatalities del Mortal Kombat.

Aviso spoiler 'Warrior'

Ah Sahm elige bando

Durante toda la temporada el protagonista ha ido distanciándose de los Hop Wei. Ah Sham (Andrew Koji) solo necesitaba un empujoncito para dar de lado al tong y ahí que apareció Yan Mi (Chelsea Muirhead). La joven tiene los días contados ya que los chavales de Joven Jun (Jason Tobin) ya saben hacer billetes casi perfectos. De esta forma, se da inicio a una operación salida en la que el héroe de Chinatown no tiene claro si participar.

Una conversación con Ah Toy (Olivia Cheng), su mejor amiga, apunta a que Ah Sahm dejará todo de lado. Sin embargo, la confirmación viene tras la detención de su pareja. Lee (Tom Weston-Jones) aprovechó las pistas que le dejó la boda para, al fin, dar un vuelco a su investigación. Un giro esperado pero con una consecuencia chocante: el protagonista decide cantar para salvar a Yan Mi.

Aunque el desarrollo de los personajes es uno de los puntos fuertes de Warrior, la forma en que Ah Sahm ha acabado vendiendo a sus hermanos de armas ha sido algo bruta, acelerada. Se entera de que la poli tiene a su chica y, sin un segundo entre medias, ya está en la comisaría. Sea como fuere, esta vuelta de tuerca en la trama de falsificación de billetes va a conllevar sucesos amargos. El próximo episodio va a tener muertes y muchas de ellas se van a derivar del soplo del prota. Aunque lo haya planificado para que no corra la sangre, sabemos que habrá ríos. En ese sentido, Yan Mi tiene cara de acabar en una caja de madera más que nadie, a tenor de lo visto en anteriores temporadas.

Chao Chao Padre Jun

Pero no ha habido que esperar al season finale para ver a personajes irse al otro barrio. Uno de los que han muerto ha sido Padre Jun (Perry Yung). El antiguo jefe de los Hop Wei era consciente de que no iba a sobrevivir, al menos cuerdo. Quedó claro tras la contienda con los alemanes. Por tanto, elige partir con dignidad. Es a su propio hijo, Joven Jun, a quien pide que acabe con su sufrimiento. La escena es enternecedora y, al ocurrir en un episodio de transición, tiene el espacio y peso narrativo que merece.

El arco de Padre Jun se cierra con su funeral, en el que las palabras de Chao (Hoon Lee) recuerdan la gloria del delincuente chino. Su hijo se ha quedado solo, y más solo que va a estar tras la traición de Ah Sahm. Él es otro de los potenciales muertos, aunque una guerra entre los hermanos con el Acta de exclusión en marcha puede dar lugar a una temporada cuatro de altura.

Chao, por su lado, está jugando con fuego más que nunca. Por un lado, Ah Sahm le ha informado del soplo y le ha pedido ayuda. Por otro, el heredero de Happy Jack acude a matarle. La única solución que halla para salvar el pellejo es revelarles que las placas de imprenta se moverán y cuándo. Ya hay una batalla dispuesta para el final de la temporada, la que protagonizarán el cártel afroamericano, la policía y a buen seguro fuerzas Hop Wei y/o Long Zii. En todo caso, el mercader es otro gran candidato a diñarla tres el episodio nueve.

Douglas quiere morir

La otra gran muerte es de una secundaria que siempre tuvo un halo de tragedia: Lai (Jenny Umbhau). La joven prostituta rescatada por Ah Toy y Nellie (Miranda Raison) logró infiltrarse en casa del magnate. Desoyendo a su maestra, decidió enfrentarse a él pese a que no estaba preparada. El desenlace es su deceso. Al igual que en el caso de Padre Jun, llega en un momento que le permite dar un gran impacto dramático. De pasar en episodios como el sexto, o en el final de temporada, habría perdido fuerza.

El cuerpo de la jovencita es dejado en casa de Nellie. De esta forma, con su fallecimiento, Lai logra reunir a esta con Ah Toy tras el fiasco del rancho. Ambas coinciden por primera vez en que el camino es la venganza. La madame intentará dar rienda suelta a su yo más sanguinario. Pero no es la única.

A Leary (Dean Jagger) se le ha puesto cara de némesis de Douglas. Su paciencia llega al límite cuando contempla cómo el industrial usa mano de obra china. Hasta que no prohíban, lo seguirá haciendo porque importa la pasta. Es el mercado amigo. El caso es que el colega no se lo toma bien y no solo se marcha como en un drama de época. Le canta las cuarenta en un club tras volar un puente de la vía férrea que está construyendo el ricachón. Gracias a ello se puede ver una de las secuencias de acción más brutales no de la tercera temporada, sino de toda la serie.

El irlandés destroza a un grupo de matones enviados por Douglas sin piedad. Mucha ira tenía acumulada, hasta las narices de un racismo institucional que, sin llegar al que sufren los chinos, sí que es notorio. El gangster ha vuelto y puede ser un aliado inesperado de Ah Toy. Sería un final muy satisfactorio ver al magnate machacado por esa extraña pareja, con Nellie asestando el golpe de gracia.

Bill el jefe

Al único que le va bien la vida en este episodio 9 de la tercera temporada de Warrior es a Bill (Kieran Bew). El irlandés se había reformado hasta que, en el anterior capítulo, machacó en una pelea al hombre que hizo que abandonara la policía: el jefe del cuerpo Atwood (Neels Clasen). El personaje más racista de una serie repleta de racistas acabó en el hospital. La información que le llegó al alcalde Buckley (Langley Kirkwood) es que se cayó por una escalera.

En lugar de un castigo, Bill recibe el puesto de Atwood. Un movimiento ágil de Buckley, que le ayudará a mantener el control de los irlandeses una vez se declare el Acta de exclusión china. Esta ley denegaría la inmigración china por diez años, pero luego se extendería hasta mediados de siglo. Además, impedía naturalizarse a los trabajadores chinos. Se trata de una de las legislaciones más racistas de la historia.

Sea como fuere, que todo le esté saliendo tan maravillosamente a Bill da miedo. Normalmente, Warrior no deja que esto ocurra. Además, Zing sigue estando preso. El caos tras este episodio puede que haga que al fin reaparezca.

Warrior 3×09 logra así crear un camino explosivo para el season finale. Nadie está a salvo. Ni siquiera Mai Ling (Dianne Doan), que solo aparece para mostrar a la audiencia que Li Yong (Joe Taslim) es leal pero que su relación está rota. Difícilmente resistirá Joven Jun la tentación de intentar matar a la hermana de Ah Sahm. Solo queda esperar para el capítulo final, que tiene pinta de que no será el último de la serie y sus trucos.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Javier Retuerta Merino
12/04/2023
Nahia Pérez de San Román
04/05/2024
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad