Revista referencia en fenómeno fan

Deadites para principiantes, los zombies poseídos más malhablados de la ficción

Son macarras, sanguinarios y resistentes como ellos solos. Eso sí, siempre con una sonrisa en la cara.
Deadite en 'Evil dead: Rise'

Que una criatura sea terrorífica no quita que también pueda tener su sentido del humor. El cinismo, precisamente, ha sido una característica demoniaca desde hace tiempo. Sam Raimi y Rob Tapert llevaron esto al extremo con sus deadites. Son los malos de cabecera de Evil dead. Seres aberrantes que perecen zombies, pero que en realidad son espíritus que poseen personas, animales, objetos o muertos. Malhablados y chulitos, los cuerpos poseídos que generan son una amenaza total para cualquier personaje que no quiera acabar como ellos. Vamos a repasar los básicos de estos bichos.

Espíritus malignos canalizados por demonios interdimensionales

En este artículo se tomará en cuenta la información que se ha ido obteniendo de la línea temporal principal de la franquicia Evil dead. Juegos o cómics de universos alternativos no entran en la ecuación. De este modo, lo primero que hay que aclarar es qué es un deadite exactamente. Porque parecen zombies poseídos, pero en realidad son los espíritus que dan lugar a esas cosas. Sea como fuere, es habitual usar el término indistintamente para contenido y continente.

Un deadite es, exactamente, un espíritu maligno que es canalizado desde un infierno de almas de humanos chungos a un receptor de carne y hueso en la Tierra. Ojo, que también se meten en juguetes o cabezas de ciervo. El caótico canon de Evil dead ha dejado caer varias formas de que esto ocurra. Normalmente es un demonio kandariano el que inyecta a uno de estos seres etéreos al mundo. Los Naturom demonto también parecen contener hechizos que dejan meter o sacar a estas criaturas de un receptáculo orgánico.

En Within the woods ya se dejaba caer el carácter zombi de los deadites una vez se hacen con un cuerpo. Así, cualquier método habitual de contagio no muerto les sirve para crear nuevas víctimas. Un mordisco, una herida, intercambio de sangre… La peor forma de posesión está relacionada con las escenas más controvertidas de The evil dead y su remake: violaciones de árboles malignos. Pese a ello, es posible evitar la transformación o extirpar la maldad, como se verá más adelante.

Las fortalezas de los deadites

Los deadites son fácilmente reconocibles, no solo por sus ojos, que se vuelven totalmente blancos. Son capaces de mutar a sus huéspedes para que tengan un aspecto horrible. Asimismo, la habilidad del cambiar el aspecto es retroactiva. Pueden volver a hacer que recupere su forma normal, dejando que el alma original hable. Una técnica perfecta para lidiar con rivales poderosos usando a sus seres queridos.

Estos seres también pueden volar, tienen superfuerza, resistencia casi infinita, disfrutan del dolor si es que lo sienten y pueden vivir aunque los mutilen gravemente. También son superveloces, siendo capaces de casi desaparecer en instantes. Además, son inteligentes a su manera. Poseen consciencia plena, pero les puede su maldad absurda. Contar chistacos de humor negro es otra fortaleza a tener en cuenta.

En Evil dead: Rise se vio un truco relativamente nuevo en la línea principal. Varios deadites fusionaron sus receptáculos para formar una especie de horror tipo Cronenberg. Se trata de una extensión de las mutaciones que ejercen en la materia orgánica. No es raro, dado que pueden hacer crecer cabezas y hasta generar dobles, que se lo digan al pobre Ash.

Cómo cargarse a un deadite

Matarlos, lo que es matarlos, es difícil. Son espíritus y cuando sus cuerpos poseídos mueren ellos simplemente regresan a su dimensión infierno. Por eso, en buena medida, disfrutan torturando y no les importa demasiado que Ash les destroce. La daga kandariana es una excepción. Capaz de acabar con demonios, también pueden finiquitar a estas almas malignas. De hecho, les inspira bastante miedo.

Respecto a los cuerpos poseídos, el método principal consiste en reventarles la cabeza. La mera decapitación no vale. Si se les corta la cabeza, esta sigue viva y el cuerpo tiene autonomía. Destruir el cerebro garantiza el éxito. Un motosierrazo o un disparo de escopeta son las alternativas favoritas de Ash Williams.

Las artes arcanas son otros elementos que pueden dar ventaja al enfrentarse a un deadite. El brujo, en Ash vs Evil dead, tenía un amuleto que impedía la posesión infernal. No puede ser una cuestión única, por lo que habrá más elementos así por el mundo.

Cómo sobrevivir a una posesión deadite

Aunque lo de que te posea un deadite suele ser sinónimo de muerte, además de que tu alma se quede en una realidad infernal, hay maneras de que todo acabe medianamente bien. En Evil dead II ya se vio cómo Ash era poseído pero lograba librarse del influjo del espíritu maligno en dos ocasiones. La primera, que ha quedado un poco apócrifa después, es a través de la luz solar. Al pegarle el astro rey, quedó libre temporalmente.

Después es mordido por la cabeza decapitada de su novia Linda. Logra parar la infección chupando una sustancia negruzca, aunque pierde la mano. Además, después vuelve a ser poseído, pero un colgante de su amor logra que su alma se imponga y expulse al deadite. Tales hazañas quizá tengan que ver conque es el elegido, aunque son muestras de que es posible ganarle al mal.

Sheila, en Army of darkness, también pudo liberarse. Esta vez fue a raíz de que el Ash malvado fuera asesinado. Este doble del héroe prometido tenía las capacidades de un demonio kandariano, por lo que pudo insuflar deadites a cientos de esqueletos y a la princesa. Una vez finiquitado, la macroposesión terminó. Así, se entiende que matando al ente demoniaco que crea la conexión entre el mundo mortal y el infernal se puede devolver a los espíritus malignos a su dimensión de inmediato.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Nahia Pérez de San Román
15/11/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad