Revista referencia en fenómeno fan

El después del Barbenheimer

Desde la calma, analicemos el Barbenheimer.
El después de Barbenheimer

A unos días de la celebración de la 96.ª edición de los Premios Óscar, en una de las mejores cosechas que se recuerdan, dos películas han marcado la producción cinematográfica de los últimos meses. Y eso que hemos tenido otros grandes títulos: desde Vidas pasadas, hasta Anatomía de una caída, pasando y sacando pecho de paso por La sociedad de la nieve. Ha sido un gran año dominado por un fenómeno: el Barbenheimer, uno de los más justificados y disfrutables del siglo.

Lo primero que sale decir del fenómeno Barbenheimer es que ha sido una buena noticia para el mundo del cine. Hacía mucho tiempo que no se hablaba de no solo una película sino dos con la intensidad y la frecuencia con la que se habló tanto de Barbie como de Oppenheimer, como de este Barbenheimer, como competición pero sobre todo como conjunto. Mientras Margot Robbie hablaba de las ganas que tenía de ver Oppenheimer, Cillian Murphy decía que no descartaría ser Ken en una posible secuela. Fue una gozada escucharles hablar en el Actors on Actors que planteó Variety. Las dos estrellas alaban la película rival porque no es tanto una película rival como un fenómeno conjunto que ha llevado a millones de personas a las salas. Barbie ha recaudado más de 1.400 millones de dólares, Oppenheimer más de 959 millones.

El fenómeno Barbenheimer reactivó las salas, el interés de los espectadores por el cine, las conversaciones… Y hay otra buena noticia: este renacer se dio además con dos buenas películas, cada una por lo suyo. Así pasamos a la segunda cuestión.

Oppenheimer y Barbie, cabeza y corazón

El después de Barbenheimer

Oppenheimer es la cabeza de este Barbenheimer y Barbie es su corazón. No se trata de que sea una película para chicos y una para chicas, que os veo venir. En absoluto es así. De hecho, esta chica, y me vais a perdonar, disfrutó más Oppenheimer que Barbie, sin dejar por ello de aplaudir la segunda. Es más una sensación general de que Barbie es la película que va a permanecer con nosotros cuando pensemos en ese 2023 como “nuestra favorita”, mientras que Oppenheimer es la que se va a recordar como esa película de Oscar tan buena, tan buena, que se recuerda con pasión. Un poco como lo que sucedió con Campeones y El Reino en 2018 en este nuestro país. Qué buena es El Reino, por eso se llevó todo lo que la acreditaba como la mejor del año en los Premios Goya… excepto el Goya a Mejor Película, que fue para Campeones, porque fue la favorita de todo el mundo. Algo así sucede con Oppenheimer y Barbie.

El guion de Oppenheimer es una barbaridad, también el montaje, el ritmo conseguido, las imágenes y las escenas diseñadas. Nolan volvió hacer eso de plantear cada escena como si cada una fuera el clímax de la película y le ha salido quizá mejor que nunca, porque ves Oppenheimer con el corazón a veces desbocado y flipando, claro, con la mirada de un soberbio Cillian Murphy que seguramente sea el mejor actor de su generación. Oppenheimer es un peliculón, por eso está nominada a 13 Premios Oscar y por eso lleva toda la temporada arrasando.

Pero cuando se trata de que el público elija su favorita del año, en los People’s Choice Awards, Barbie es la ganadora. El logro cinematográfico y de taquilla de los Globos de Oro se lo llevó también Barbie, porque es la que más personas reunió en las salas, porque es la película corazón del año, la que te quedas para ti, la que necesitabas y la que querías ver, por eso también se llevó el de Películas Más Esperada en los Hollywood Critics Association Midseason Film Awards. Barbie se está llevando los galardones que nacen del corazón, lo que en ningún caso le resta valor objetivo. Barbie es, como se ha dicho desde el principio, otra buena película, que sigue códigos diferentes a Oppenheimer y que por eso, de hecho, ha funcionado diferente. En muchos sentidos (público = corazón) mejor.

Así siento yo, desde la calma, desde la perspectiva que concede el tiempo, este fenómeno Barbenheimer. Ha sido una gozada vivirlo en directo. Sobre todo por los memes. Sobre todo por el meme aquel de Cillian Murphy siendo Ken. Estoy segura de que a él también le encantó.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad