Revista referencia en fenómeno fan

‘El diario de Bridget Jones’, la primera heroína moderna de la comedia romántica

Como cada viernes, una comedia romántica.
El diario de Bridget Jones

Basada en la novela de Helen Fielding, con un guion que ella misma se encargó de preparar junto a Andrew Davies para la gran pantalla, El diario de Bridget Jones se convirtió en un clásico inmediato en parte porque consiguió dar la vuelta al personaje femenino en un plano internacional. De la dirección se encargó Sharon Maguire, íntima amiga de la escritora, que filmaba aquí su primera película. No salió mal el asunto. Como decimos, clásico inmediato de la comedia romántica. Por eso es nuestra recomendación de esta semana.

Historia y sinopsis de El diario de Bridget Jones

El diario de Bridget Jones

Bridget Jones ha cumplido ya los treinta años y su vida es un desastre. Tiene un crush enorme con su jefe, un tipo llamado Daniel Cleaver que es un desastre aún mayor, no consigue seguir una rutina saludable y teme que no vaya a tener ningún tipo de avance en ningún tipo de escenario en lo que le queda de vida. Con la llegada del nuevo año, decide empezar a escribir un diario con el objetivo de ser, al menos, más consciente de lo que hace.

Y lo que sobre todo hace ese año son dos cosas: tratar de perder peso (totalmente innecesario, el auténtico pero de esta historia) y debatirse entre dos hombres. Por un lado, su jefe, que de pronto muestra interés en ella y con el que parece iniciar una relación más o menos seria. Por otro lado, Mark Darcy, un viejo amigo de la familia que al principio se muestra demasiado reservado y aburrido para el desastre que es Bridget. Así, entre uno y otro, con cambios de trabajo y de vida, Bridget ve cómo su año pasa volando y todo está patas arriba.

Lo de Bridget Jones siendo una heroína moderna se puliría años más tarde cuando las protagonistas de las comedias románticas dejaron de tener en su lista de necesidades aquello de perder peso que, si uno se para a pesarlo, ensombrece bastante todo lo demás. Porque todo lo demás está bastante bien: Bridget tiene una belleza bastante clásica, pero es un desastre. No es una señorita ni alguien a proteger, no es una musa ni un premio que conseguir. Se siente muy humana, muy real, incluso con ese gran pero, de hecho, sobre todo con ese gran pero que no deja de ser producto de las imposiciones y las exigencias que la sociedad crea en las mujeres.

Cuándo recomendamos ver El diario de Bridget Jones

Cuando apetezca una comedia romántica un poco histriónica

El diario de Bridget Jones no es más “comedia” que “romántica”, de hecho, tiene un equilibrio perfecto, pero es muy “comedia”. Las situaciones, los planos, los gestos, el guion en sí mismo tiene un histrionismo que no gustará a todo el mundo y que puede no apetecer siempre. Pero si apetece, entonces es una elección perfecta, porque es divertida, entretenida, exagerada y muy consciente de sí misma, en todos los sentidos.

Cuando apetezca un gran triángulo amoroso protagonista

Tampoco siempre apetecen triángulos amorosos, es así. De hecho, durante una época estuvimos tan saturados, en todos los géneros y escenarios (lo de la literatura juvenil con los triángulos amorosos fue una cosa…), que terminaron por evitarse a toda costa. Pasada la época de obsesión, y también la época de rechazo, vuelve a apetecer un triángulo amoroso de vez en cuando, por qué no. El de El diario de Bridget Jones es uno fantástico sobre todo por el trío actoral protagonista. Ya la semana pasada hablamos del mejor Hugh Grant, en el texto dedicado a Cuatro bodas y un funeral. El personaje de Grant en esta película es radicalmente diferente, pero sigue siendo un gustazo de ver. Colin Firth es lo opuesto y cumple más que bien, tanto que consigue que se nos olviden esos ojos azules. Los ojos azules que siempre están presentes son los de Renée Zellweger, que se convirtió gracias a esta película en un auténtico icono internacional. Lo dicho: trío de ases.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad