Revista referencia en fenómeno fan

El final de ‘Last Christmas’ y la trampa de la comedia romántica

No veáis esta comedia romántica, es una trampa porque no es una comedia romántica, es un dramón (pero vedla).
El final de Last Christmas y la trampa de la comedia romántica

Vale, no: Last Christmas no es un dramón. De hecho, como ya dijimos en este texto en el que recomendábamos la película, dentro de nuestra recomendación semanal de comedias románticas, es una comedia romántica prácticamente en todo momento. Una de las más chulas de los últimos años, de hecho. Pero el final de Last Christmas sí es un dramón. Sobre todo porque cuando ves esta película por primera vez no te esperas en absoluto que vaya en esa dirección: parece una comedia romántica más, una, de hecho, bastante tierna y amable con los personajes y con el espectador. Resulta que todo es una trampa en la que caemos con gusto para que así el final, que es el protagonista de estas líneas, golpee con más fuerza.

spoilers_comedia_romántica

El final explicado de Last Christmas (si es que hay alguna explicación)

Un repaso rápido de la historia de Last Christmas

Kate (Emilia Clarke) es una joven de 26 años que durante las Navidades pasadas sufrió una grave enfermedad que le condujo a tener que ser intervenida. Necesitaba un trasplante de corazón. La operación fue un éxito, pero Kate no ha vuelto a sentirse ella misma desde entonces. Un año después, de nuevo en Navidad, ya sabéis, esa fecha en la que todo es posible, Kate trabaja en una tienda de adornos navideños y un día como otro cualquier conoce a Tom (Henry Golding).

Tom es encantador y la única persona con la que Kate consigue sentirse ella misma, pero aparece y desaparece sin explicación, y algunos aspectos de él nunca terminan de aclararse. Hasta que Kate descubre lo que está pasando, y lo que está pasando es ese final de Last Christmas que hay que explicar. Tom falleció un año antes, tras ser atropellado en uno de sus recorridos habituales en bicicleta por Londres. El corazón que Kate recibe en esa operación es el de Tom, por eso él es la única persona con la que Kate se siente, en palabras del personaje, “completa”. Porque realmente Tom la está completando.

Ahora sí: el final de Last Christmas

En realidad, con Last Christmas no hay que explicar tanto como teorizar, porque en ningún momento la película llega a aclarar qué está pasando exactamente, es decir, por qué Kate puede ver a Tom. No sabemos si Tom es un fantasma que no puede alejarse de Kate hasta que no ayuda a la joven a recuperarse, si es una proyección de su corazón en el cuerpo de Kate o si es una proyección de la propia Kate, que conserva sus recuerdos y parte de sus emociones, y necesita su presencia hasta volver a sentirse completa por sí misma.

Algunas declaraciones de Tom pueden darnos una pista. Él mismo explica que ahora es parte de ella, como si efectivamente viviera en su interior y fuese ella quien está proyectándolo. Pero también, en un determinado momento, le dice que hubiera tenido su corazón de todos modos, por lo que puede cobrar sentido la teoría del fantasma que acompaña a Kate en su camino hacia la aceptación de su nuevo yo.

Es decir, un fantasma clásico, de los que todavía pueden sentir y tomar forma ante la persona adecuada, lo que explicaría que Kate sienta su contacto en todo momento. Llegan a besarse, de hecho, y la cámara persigue a Tom, sus expresiones y sus gestos, cuando Kate cierra los ojos para dormirse. Nos gusta inclinarnos, por tanto, por esta teoría: Tom existe, pero no pertenece exactamente al mundo de los vivos. Y abandona definitivamente ese mundo una vez que Kate comprende lo sucedido y termina de repararse a sí misma tras la traumática experiencia vivida.

Así nos prepara Last Christmas para su final

Final de Last Christmas

Aunque el impacto de Last Christmas en un primer visionado es enorme, por lo dicho, porque estás viendo una comedia romántica cualquiera y de repente te encuentras con que no hay final feliz, al menos no un final feliz romántico, lo cierto es que tenemos pistas a lo largo de toda la película. Nunca abusan de esta narración falsa, así que son detalles sutiles que se apreciarán sobre todo en un segundo visionado.

En primer lugar, nadie salvo Kate interactúa con Tom. Ni él tampoco interactúa con nadie. Cuando la cubre en la calle, en su primer paseo, mientras ella intenta cambiarse, un par de hombres pasan por delante y la silban. El espectador puede pensar, en un primer momento, que Tom no la está cubriendo bien, pero al final sabemos que simplemente no había nadie cubriéndola. En ese primer contacto no se percibe, pero de haber sido real Tom habría interactuado con esos hombres, y no lo hace.

En su segundo encuentro, él literalmente aparece dentro de la tienda. No está y un segundo más tarde sí está. En ese segundo encuentro, Kate abre la puerta para obligar a Tom a marcharse, pero, se aprecia más tarde, lo que en realidad está haciendo es abrir la puerta a otro cliente, y Tom pasa detrás, por eso no parece que Kate esté haciendo una tontería abriendo la puerta a la nada. Mientras caminan por la calle, Tom hace todo tipo de virguerías: baila y salta y baila otra vez y nadie alrededor le mira porque, claro, nadie le está viendo.

Lo teníamos ahí, solo que nosotros tampoco queríamos verlo, porque estábamos asistiendo a una historia de amor típica: chica conoce a chico, chico ayuda a chica a recomponerse, chico y chica se enamoran. Y así es, en parte, pero, lo dicho, sin final feliz. Porque Tom es, en fin, un fantasma.. De hecho, el final de Last Christmas nos rompe tanto el corazón que por un momento nos hace dejar de creer en cualquier tipo de final feliz (pero es una película preciosa que siempre querremos ver).

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad