Revista referencia en fenómeno fan

Final explicado de ‘Pobres criaturas’ y posibles significados

Hay mucho que escarbar en el film.
Fotograma de Pobres criaturas

Con un mesmerismo que se despliega durante los dos primeros actos, el desenlace de Poor things cierra las peripecias de Bella Baxter casi del todo. Tras descubrir la sociedad sin ser parte de ella, acaba teniéndose que enfrentarse a la decisión de si hacerlo o no. A continuación analizamos el final de Pobres criaturas, con explicación y alguna disección de sus posibles significados.

Aviso de spoiler sobre vampiros

Así se llega al final de Pobres criaturas

Tras vivir peripecias de todo tipo, Bella retorna a su casa tras enterarse de que el doctor Baxter está moribundo. Esto le permite conocer cómo la crearon y retomar su compromiso con McCandles. En las nupcias, sin embargo, aparece Alfie, el esposo de la anterior propietaria del cuerpo, Victoria. Wedderburn es el responsable de este giro, que planea como venganza contra su antigua amante.

La joven accede a irse con Alfie. Ya de camino consigue intuir cómo era su relación, insistiendo en preguntarle por qué Victoria quiso suicidarse, estando incluso embarazada. En la mansión victoriana en la que viven ahonda en la vida de su madre, descubriendo que tanto ella como su marido eran cruelmente abusadores con el servicio.

Alfie es incapaz de lidiar con su nueva esposa, en una especie de fase preadolescente contestataria aunque todavía infantil. El ímpetu sexual de Bella es tomado como la causa del problema. Por ello, su esposo decide mutilar sus órganos genitales para extirpar el clítoris y así calmar su suerte de histeria y ninfomanía.

Final explicado de Pobres criaturas

Como es lógico, Bella no se queda quieta ante el intento de su marido de mutilarla para controlarla. En un breve enfrentamiento logra reducirle a Alfie y a un médico. A continuación, le trasplanta el cerebro de una cabra en lugar de matarle literalmente. Tras ello, logra hacer las paces con su padre del todo y acompañarle en la muerte. Tras ello, hereda su laboratorio, consulta y casa para seguir su labor. Le acompañan McCandles y Toinette, además de la sirvienta y Felicity. También el cuerpo de su marido, ahora un animal.

Emancipación, el significado más obvio

Primero como mujer y después como ser humano, Bella era un ser dominado en todos los sentidos. Desde el mujeriego vividor que la toma de acompañante, pasando por el científico majete que la toma como esposa a pesar de considerarla «retrasada«, hasta su padre o anterior esposo, todos tratan de manejarla. Sea para el bien de la muchacha o en nombre del abuso, quieren dirigir su vida.

La falta de concepción social, algo propio del estado infantil de desarrollo en que se encuentra, hace que estos intentos caigan en saco roto. Sin embargo, la supuesta rebeldía que muestra ante ellos no es tal, ya que no es consciente de por qué lo hace o a qué se enfrenta. Lo mismo sucede cuando se prostituye. Para ella, es un medio de obtener dinero y placer al mismo tiempo. No se da cuenta de qué conlleva ese tipo de explotación o de cómo la madame también la dirige. Únicamente le molesta el abuso físico en forma de mordiscos, pero ni eso la hace despertar.

Cuando suceden los eventos que desencadenan su despertar social, tratados en el punto siguiente, Bella al fin reacciona en consecuencia. El primer impulso es la defensa propia, pero luego es capaz de leer la situación a nivel social y mata a Alfie de forma que no salga afectada. La muerte de su padre le da, como se describe más tarde, un propósito y la superioridad sobre Max. Asimismo, recupera a Toinette, mujer que la cuidó en la primera hermandad de mujeres que conoció, el prostíbulo de París. Todo ello le da un lugar de autocontrol, no adulto, pero sí suficiente como para desarrollarse como ente humano, ahora sí, libre dentro del grupo al que pertenece. En ese sentido, los paralelismos con Priscilla son claros.

La muerte de dios y hallar la violencia sexual como fin de la infancia

No es casualidad que Bella llamara al doctor Baxter «dios» y que al final de Pobres criaturas la muerte de este suponga el inicio de la liberación de la muchacha. Hay muchas cuestiones que afectan al paso de la infancia a la adolescencia y una de ellas es, precisamente, la concepción del individuo a nivel cósmico. La muerte es un concepto existente pero no desarrollado en la niñez. Hallar sus funestas consecuencias afecta tanto a la percepción propia como a la de una divinidad idealizada o la de no necesidad de propósito vital. De simplemente dedicarse a descubrir, a vivir en un tiempo mítico, la mente se da cuenta de que este es finito y que el propio ser es limitado.

Este choque de realidad, a pesar del disgusto, es el inicio hacia la emancipación como individuo en sociedad. Abrirse a la experiencia común de la mortalidad, al sentido de propósito y a la finitud del tiempo en vida obliga da un nuevo significado al concepto de consecuencia. Una pérdida de la inocencia que se va extendiendo a todos los ámbitos. En el caso de Bella, para más inri, hasta encuentra la respuesta a cómo fue creada. Sea como fuere, Pobres criaturas y su final no van más allá de una epifanía suave. Con todo, esta evolución hacia la adolescencia, luego la madurez, se proyecta en potencia.

El film no ahonda en la parte política de Bella, elemento que Lanthimos cortó del proyecto y en el que el libro sí ahondaba. A ese respecto, la muerte del doctor no solo supone el fallecimiento del padre, sino del propio dios. Solo se puede intuir las consecuencias potenciales porque el film no profundiza en ello.

Asimismo, hay otro golpe a la inocencia salvaje de Bella. Alfie es la primera persona que la amenaza de forma real. Hasta entonces su padre y creador la retuvo pero la dejo marchar, su amante la intentó poseer, aunque sus intentos de abuso cayeran en saco roto por el efecto de la mujer en sus prejuicios. Ni en la prostitución fue capaz la joven de contemplar el abuso. Sin embargo, el marido de su madre, ahora suyo, intentó una agresión sexual directa en forma de mutilación genital femenina.

La ablación que intenta es una amenaza literal, pero puede leerse también como una representación hiperbólica de la potencia violencia sexual a la que se enfrenta una mujer. En este caso, la niña solo había sentido la parte placentera del sexo. El descubrimiento de que este puede ser una forma de dominio y de abuso sobre su ser se puede interpretar como una de las grandes causas de la pérdida de la inocencia que acaba con su etapa infantil.

Una herencia que da a Bella un lugar en la sociedad

Durante sus viajes, la aparente libertad con la que actuaba respondía no a una intencionalidad real sino a la total falta de integración social. Al fin y al cabo, la ficción trata de cómo una niña es soltada al mundo en el cuerpo de una mujer muy sexualizada. Como ser infantil, Bella descubre conceptos generales que no llega a atar entre sí hasta la pérdida de inocencia antes comentada. Sin embargo, eso no es lo que le da un lugar dentro del conglomerado social al que pertenece.

La muerte de su dios y su padre no solo le generan emancipación, la fuerzan a tener un propósito. Por suerte, el fallecimiento del doctor trae otra consecuencia. Bella, despierta al menos en parte, encuentra un uso a todo lo que su creador le enseñó. También al conocimiento que ha obtenido durante sus vivencias. Tomar el lugar de Baxter supone que sabe que hacerlo tiene un valor, que además de personal es social. Querer ser doctora, seguir una labor previa, es un paso de gigante hacia la inserción de su peculiar ser en el todo social.

Asimismo, matar como lo hace a Alfie es una decisión taimada. Bella siempre fue cruel, especialmente al no tener un concepto desarrollado de las consecuencias de la muerte. Tras su despertar, a través de la enfermedad de su padre y de saber cómo fue creada, es de suponer que sabe que arrancar el cerebro a alguien y mantener su carcasa supone una forma de asesinato. Con ello en mente, simplemente no acaba con su enemigo, sino que usa un truco para humillarle y al tiempo librarse de un cargo de homicidio voluntario que le permite también usar la fortuna del abusador. Así, el final de Pobres criaturas genera otro movimiento de herencia que puede leerse como la confirmación de que la muchacha ha entrado en sociedad.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad