Revista referencia en fenómeno fan

Final de ‘Priscilla’ explicado, corte brusco a la libertad

Brusco, cumple la misión que se propone el film de Coppola.
Final explicado de 'Priscilla'

Sofía Copolla llevaba años sin volver a dar con la fórmula de la redondez en sus films. Por suerte, sacó adelante junto a A24 la adaptación de Elvis and me. El resultado, una película tan lánguida como el estilo de la cineasta, que se pierde en los ojos de una adolescente que va descubriendo que puede ser libre. El final de Priscilla, cuya explicación y significado abordamos en este artículo, es la culminación a un proceso de emancipación que mira más a la mente de la por entonces jovencita que a la mera descripción biográfica.

Aviso de spoiler de 'Solo asesinatos en el edificio'

Cómo se llega al final de Priscilla

Por debajo de las dos horas, la película de la estadounidense tiene un centro de gravedad claro. Cailee Spaeny es capaz de ser tanto una niña como una mujer en pantalla. Al inició sabe convertirse en una adolescente de 14 años totalmente convincente. Como en un sueño, el cantante más famoso de la Tierra pone sus ojos en ella. El asunto es que era una cría de instituto.

La relación entre Priscilla y Elvis es de adolescencia, solo que él tenía 24 años. De esta forma, ella no conoce otra vida sentimental o futura que no sea ser la mujer de esa figura mítica. Junto a la muchacha, la audiencia va desperezándose de ese estado adormilado juvenil. El efecto es de iconoclastia sobre Presley, a caballo entre el rechazo que causa su relación con una menor y el lamentable exceso al que se ve forzado. De esta forma, Cilla va siendo cada vez menos una imagen virginal para su pareja y más una persona propia.

El significado del final emancipador de Priscilla

Acelerado al extremo en su último acto, Coppola pasa de perderse en la mirada de Spaney sin mirar el reloj a correr hacia el desenlace. El despertar de la joven es catalizado por su maternidad. Aguantó que Elvis no la tratara como una mujer, no la contemplara en lo sexual o no la comprendiera emocionalmente, creyendo que el matrimonio lo cambiaría. No es así. Para el rey del rock, su nena no puede ser más que toda la pureza que no tienen las colegas con las que se acuesta.

Esta toxicidad explota casi sorpresivamente. En una habitación de hotel, a principios de la década de los 70, ella corta. No da opciones, él no las pide. Simplemente, informa de que se van a separar. Entonces, regresa a Graceland a por su niña y sale en coche por esa puerta que la incomunicó del mundo.

Sorprende que no se exploré la relación entre Priscilla y Mike Stone, el profesor de kárate con el que tuvo un romance previo incluso a su separación con Elvis. Tampoco la amistad que siguió uniéndole a su ex, que nunca desapareció. Sin embargo, Coppola quería contar la historia de cómo la protagonista entró de adolescente en Graceland de la mano del controlador Presley y finalmente fue capaz de escapar. El final refleja ese madurar tardío de una mujer que descubre que puede elegir su futuro, emanciparse literalmente. El resto, no importa.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Javier Retuerta Merino
30/10/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad