Revista referencia en fenómeno fan

‘Fundación’ 2×10, un epílogo a la altura de una gran temporada

Alguna sorpresa queda en esta extensión del trauma causado en el episodio anterior.
Eto Demerzel en Fundación 2x10

Titulado Mitos de la creación y dirigido por Alex Graves, Fundación 2×10 es un season finale tan bueno como lo ha sido el resto de la temporada. La serie se ha alzado como una referencia en la ciencia ficción televisiva actual tras una primera remesa de capítulos que se tambaleaba. Cerrando las tramas vivas y anticipando los conflictos futuros, el episodio pone la guinda a un proyecto que Goyer ha sabido volver a encaminar.

Aviso spoiler de'Fundación? y Asimov

Explicando el lío de Ignis

Finalmente, toca contraretractarse, Gaal (Lou Llobell) sí que tenía un plan maestro. Simplemente, se le fue de las manos. Como si de una novela de Agatha Christie se tratara, el episodio final de esta segunda temporada de Fundación explica lo que ha pasado realmente en el planeta de los mentálicos. Dornick ejecutó un truco mental que le permitió salvar a Hari (Jared Harris). Incluso pudo atravesar la aldea de mutantes para llegar a un escondite. Sin embargo, el plan de Tellem (Rachel House) logró cumplirse antes de que pudieran actuar.

Ahí entra Salvor (Leah Harvey), que se las apaña para salvar a su madre, como se vio en el noveno capítulo. Tampoco es muy sorpresivo que los sectarios de Ignis estuvieran, al menos hasta cierto punto, manipulados mentalmente por su líder. En algunos casos es certero, pero seguro que había alguno que jugó la misma baza que tantos alemanes tras caer los nazis: me obligaron. Sea como fuere, hay una celebración a lo Star wars y ahí llega el drama.

Seldon y Dornick en'Fundación' 2x10
Están dejando que el odio fluya. | Cortesía de Apple TV+

Había muchas formas de matar a uno de los tres protagonistas de la trama. Fundación, posiblemente, elige la peor. Tellem había poseído parcialmente a un chaval antes de morir y este dispara a Gaal. Hardin se lanza cual guardaespaldas y fallece. El hecho es necesario. Es la perdida que equipara a Dornick y Seldon. Sin embargo, la manera tan tópica de ejecutar el giro no está a la altura del muy mejorado guion de la serie. Sea como fuere, los supervivientes se preparan para enfrentarse al Mulo. Entre criogenia y criogenia, los dos huérfanos de hijos irán montando la peculiar Segunda Fundación.

Demerzel, al límite

Abandonado Día (Lee Pace), Eto (Laura Birn) acude rauda a solucionar el problema generado por Rue (Sandra Yi Sencindiver) y Descenso (Terrence Mann). El destino de ambos estaba más que claro. El androide, que sigue atada a los Cleones, ejecuta con muchísimos miramientos a su hijo, así como a la amante de este. Eso sí, el anciano logra marcar a la robot para que Despunte (Cassian Bilton) sepa que se la está jugando.

El plan de Demerzel nunca fue que Sareth (Ella-Rae Smith) reinara, simplemente quería un método de control total sobre Imperio. De hecho, el atentado que sufre este fue planeado por la consejera para culpar a la futura reina. Esto es lo que ocurre. Sin embargo, Despunte interviene. Ya se señaló en episodios anteriores que los paralelismos de esta trama con la del joven en la primera temporada eran claros. Así, el cuento acaba bien en esta ocasión.

Despunte y Sareth en'Fundación' 2x10
Portada del ‘Hola’ trantoriano. | Cortesía de Apple TV+

Despunte logra rescatar a Sareth y huir en un transporte orbital. Eto debería masacrarles, perseguirles, pero la pareja logra crear una distracción para ganar tiempo. Una vez detectados, desvelan que ella está embarazada. Es de gran interés ver el conflicto que sufre Demerzel. No quiere matarles, como no quería asesinar a Descenso, pero debe hacerlo. Por suerte, encuentra una suerte de salida guiada por el menor de los clones. Dejarles ir es lo más eficiente y eficaz para mantener la estabilidad en el Imperio Galáctico.

De esta forma, la robot acaba teniendo que despertar a todos los clones reserva. Una hornada completa, por primera vez. Ella, por su parte, obtuvo un regalo inesperado de su visita a la bóveda de Terminus. Posee un radiante. Con el aparato en su poder, podrá prever los acontecimientos galácticos. Si está manipulado por el Seldon de la Primera Fundación, es un misterio. En todo caso, puede ser una forma de este de guiar la caída del aparato imperial.

El gran arrebato de Bel y Mallow

Con todo, lo más interesante, lo menos epílogo de un episodio correcto pero oscurecido por el trauma del anterior, es lo que ocurre en la órbita de Terminus. Día está desatado y exige destruir todos los planetas fundacionales. Esto es demasiado para Bel Riose (Ben Daniels), que pone ahí su línea. Sin embargo, es Mallow (Dimitri Leonidas) quien genera el golpe de efecto. Resulta que el trato con los espaciales estaba en pie. Mientras el comerciante y el emperador inician una desigual lucha, los navegantes hacen que cada nave realice un salto en la posición de la que está al lado.

El resultado del asunto es el fin de la flota imperial. Un golpe que parece definitivo al poder de Trantor. En todo caso, por suerte para Mallow, Bel interviene. El general y el emperador se dan una tunda tremenda. Gana el último, como un Cómodo espacial. Sin embargo, en un truco que nos olíamos, Riose usa el brazalete intercambiador de Hober cuando Día le echa por la escotilla. Así conoce su fin el gobernante loco.

Bel Riose en'Fundación' 2x10
Ahí tenemos a un puto amo. | Cortesía de Apple TV+

El golpe de estado, sin embargo, tiene un final agridulce. La estratagema para destruir la flota conlleva que todos los tripulantes morirán. Bel desvela que hay una cápsula que podría salvar a solo una persona. La elección es Constant (Isabella Laughland).

Siguen algunos de los momentos más inspirados, quizá los mejores, de este episodio final. General y comerciante se sientan a esperar su final. Con todo perdido, es la ocasión de beber el vino que Mallow llevaba guardando tanto tiempo. Las actuaciones aquí son las más finas del season finale. Hober tiembla, asustado, mientras Riose le calma con verdadero estoicismo. Los héroes tienen el desenlace que su mito merece.

Hilos cerrados, hilos abiertos

El episodio final de la segunda temporada de Fundación no es el mejor de la misma, pero cumple su propósito con solvencia. Atando lo expuesto a lo largo de los anteriores nueve episodios, deja plantadas las semillas cuyos frutos guiaran, posiblemente, las dos siguientes entregas. El propio Mulo aparece, ya en tiempo presente, mostrando su temor a lo que le tocará enfrentarse.

Por su parte, la Primera Fundación ha logrado sobrevivir, como se especulaba, a través de la Bóveda. Allí están los miembros de la colonia, así como el esposo de Bel Riose. A esta, ahora, nave llega Constant. El poder fundacional nunca estuvo en Terminus, sino en los que lo habitaban. Guiados por su Hari, que ahora conoce la posible existencia de una Segunda Fundación, les tocará reconstruir su gloria de las cenizas de su planeta y de un Imperio Galáctico condenado a la extinción.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad