Revista referencia en fenómeno fan

Las estaciones de Girl in Red

Persiguiendo días de octubre y noches invernales con Girl in Red.
Girl in red

La música de Girl in Red suena a hojas bermejas, campos de flores, carretes viejos de un día en la playa, abrazarse en la cama mientras nieva fueraEn sus canciones se intuye una narración estacional que habla de meses y paisajes, recuerdos inundados de sol y noches frías en el azulado esplendor de la ciudad. 

Recorrer la discografía de la cantante noruega conduce a escenarios donde las emociones construyen espacios y la naturaleza refleja sus colores. Si se cierran los ojos y se escucha con atención, es posible comprender su trayectoria a través de esas imágenes que la caracterizan

Solsticios y equinoccios de la chica de rojo

Marie Ulven Ringheim nació en Horten, Noruega, un 16 de febrero de 1999. El interés por la música lo heredó de su abuelo, de quien recibió su primera guitarra. Marie Ulven aprendió a tocar y componer principalmente de forma autodidacta. Ella misma ha grabado y producido en su habitación muchos de sus temas, que se presentan con una calidad profesional, al mismo tiempo que denotan una textura cercana y artesanal que encaja a la perfección con los temas íntimos que explora su obra.

¿Por qué se llama Girl in Red?

El nombre Girl in Red, «chica de rojo», viene de una historia de amor no correspondido. Marie Ulven se enamoró de su mejor amiga, pero a ella no le gustaban las chicas. En una ocasión, se iban a ver en un festival de música pero no sabían cómo encontrarse. De pronto, la multitud se abrió ante su mirada, y la cantante localizó a esa chica que destacaba entre el gentío con su jersey rojo. Algo hizo clic y esas tres palabras cobraron sentido. Girl in red. La chica de rojo.

Podría decirse que ese instante terminaría definiendo el proyecto de Girl in Red. Y no solo por su nombre y su estética, marcada por gorros, bufandas y flores de color rojo. El desamor y los corazones rotos, así como la experiencia de ser una joven LGTB+ en un mundo con diferentes esquemas, son temas troncales en sus canciones. 

Una aurora boreal que atraviesa el cielo

Girl in Red, por entonces Lydia X, empezó compartiendo canciones en noruego en SoundCloud. 2018 fue un año decisivo en su carrera, cuando estableció su identidad definitiva y lanzó los sencillos I wanna be your girlfriend, Say anything, Summer depression, Girls y 4am, que se recopilaron en el EP llamado Chapter 1.

Sus números fueron creciendo, especialmente cuando, allá por el 2019, el tema We fell in love in October se viralizó en redes. Ese mismo año, el EP Chapter 2 llegó con canciones memorables como Dead girl in the pool o Bad idea! Su primer álbum, If I could make it go quiet, no se publicaría hasta 2021. El segundo ha visto la luz en abril de 2024, bajo el nombre I’m doing it again baby!.

Además de su éxito en plataformas como TikTok, Girl in Red ha recibido diferentes premios y reconocimientos y ha participado en proyectos importantes. Ha realizado dos giras mundiales, en 2019 y 2022, y actuado como telonera de artistas como Conan Gray, Taylor Swift o Billie Eilish. El hermano de esta última, Finneas O’Connel, participó en la producción de su sencillo Serotonin

Girl in Red y la música de las estaciones

Las canciones de Girl in Red exploran diversas gamas de sonidos, lo cual resulta en un producto heterogéneo. Generalmente, su estilo suele definirse como pop indie, punk o rock, con influencias de géneros como el folk o el bedroom pop

La obra de la artista noruega tiene una columna vertebral temática y visual que la hace muy reconocible, pero eso no ha impedido que experimente con diferentes formas de contar historias. Basta con echar un vistazo a sus diferentes etapas, con sus respectivos ambientes e imágenes, para asimilar que la música de Girl in Red abarca, por lo menos, cuatro estaciones.

Los tonos de la primavera

Si nos remontamos a los inicios de la chica de rojo, a las raíces de esa identidad que comenzaba a formarse, encontramos portadas salpicadas de flores. En I wanna be your girlfriend, canta «oh, Hannah, tell me something nice, like flowers and blue skies/oh, Hannah, háblame de algo bonito, como de flores y cielos azules».

Escenarios de ese tipo protagonizan los primeros vídeos musicales de Girl in Red, que siguen una estética común. Montajes de grabaciones caseras que recrean el imaginario de los noventa, de esas cintas de VHS con colores saturados, acompañadas de subtítulos amarillos. Un ejemplo de ello es el videoclip de Girls, inundado de playas ventosas y campos de flores. 

En Girls también asoman los colores de la bandera LGTB+, pues se trata de una oda primaveral al colectivo. Es un dulce canto a la libertad, especialmente dirigido a las personas más jóvenes que no han recibido suficientes referentes y validación. Porque Girl in Red también es eso: un icono sáfico que ha conectado con miles de personas porque no ha dudado en enarbolar la bandera arcoíris. Tanto es así, que preguntar «¿escuchas a Girl in Red?» pasó a ser un código para saber si alguien es LGTB+. 

Sol, agua y un cadáver en la piscina

Aunque no sea lo más común, en el caso de Girl in Red el verano suele acarrear connotaciones negativas. No hay más que escuchar Summer depression, donde resulta evidente que la estación calurosa saca a flote lo peor de su condición mental, quizás porque «there’s so much time to question my life/hay demasiado tiempo para cuestionar mi vida».

Otra canción de Marie Ulven que traslada a la época estival es Dead girl in the pool, la cual, tal y como vaticina su nombre, tampoco tiene un trasfondo alegre. El agua de la piscina brilla bajo el sol y mece el cadáver de la propia Girl in Red, quien intenta salvarse a sí misma entre los destrozos causados por la fiesta de la noche anterior. Una pesadilla de disociación y malas decisiones que parece no terminar nunca.

El romanticismo de la época roja

Es probable que la estación que mejor refleja la esencia de Girl in Red sea el otoño. Sus vientos transportan hojas, nostalgia y melancolía, tiñen los bosques de escarlata e iluminan con una frágil luz dorada las historias de amor que no pudieron ser. 

La chica de rojo tiene hasta una trilogía dedicada a esta estación, compuesta por los temas We fell in love in October, October passed me by y Forget her. La primera es su canción más escuchada en Spotify hasta la fecha, y enlaza el romance con la época más mágica del año: «we fell in love in October, that’s why I love fall, looking at the stars, admiring from afar/nos enamoramos en octubre y es por eso que amo el otoño, contemplando las estrellas, admirando desde la distancia».

Las dos restantes son secuelas de esa misma historia, esta vez en clave de desamor. En October passed me by se da respuesta a la cita anterior cuando dice «I was busy with the stars, you were looking at me / estaba entretenida con las estrellas, tú me mirabas a mí», una posible alusión a la idealización de las relaciones románticas. Más lluviosa e instrumental, Forget her reflexiona acerca de la ruptura desde un ángulo de tristeza y derrota. 

Noches frías de invierno

Camas y sábanas se convierten en una especie de refugio en la música de Girl in Red. Un refugio parcial, pues no hay calor que pueda llenar un vacío interno. En 4am, pensamientos oscuros le roban el sueño a la cantante. En contraste, en Watch you sleep afirma que ella y otra chica están seguras bajo las sábanas, y en Two queens in a king sized bed se retrata una cálida atmósfera navideña donde quedarse para siempre con la persona amada. En el videoclip, la cama se mece plácidamente en medio del océano.

Especialmente en la etapa de If I could make it go quiet, se retratan noches frías donde cala una profunda soledad. Midnight love habla de una relación que solo existe en las horas nocturnas, cuando le conviene a la otra persona, que la hace sentir utilizada. Hornylovesickmess muestra otro punto de vista: la madrugada de una ciudad refulgente donde la protagonista fantasea con un encuentro sexual esporádico en su «lonely-ass hotel room«. Una consecuencia de una fama que la lleva a recorrer el mundo y transforma su forma de relacionarse.

En Apartment 402, sus pensamientos más sombríos inundan la habitación. Unos versos delicados y dolorosos que describen el sufrimiento mental de una persona depresiva. Esta realidad está presente en la totalidad de su obra, y se explora con transparencia en canciones como Serotonin, que trata temas como la depresión, el proceso de medicarse y los pensamientos intrusivos que la atormentan. La honestidad de su obra, que abarca desde brillantes primaveras hasta esos inviernos gélidos, es uno de los factores que han permitido que la artista llegue a su audiencia de una forma especialmente personal.

En I’m back, el primer tema del álbum I’m doing it again baby!, publicado con una diferencia de tres años respecto al anterior, expresa que se ausentó por un tiempo porque necesitaba obtener ayuda. En cualquier caso, Girl in Red ha creado un lenguaje propio en el que el entorno natural refleja las emociones humanas, la música habla el idioma de las estaciones y las historias de amor suenan mejor en octubre.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Redacción Fan Service
26/02/2024
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad