Revista referencia en fenómeno fan

‘Hazbin Hotel’ abre sus puertas infernales con sus primeros cuatro episodios

Sátira, sangre y números musicales que hierven en un caldero de animación adulta.
Hazbin Hotel primera parte de la primera temporada

En los rincones más secretos y humeantes de Prime Video se puede encontrar una serie que, pese a su estética cartoon y su premisa fantasiosa, detona una explosión de violencia, lenguaje soez y humor ácido. Se trata de Hazbin Hotel, también conocida como Hotel Hazbin o El hotel de las viejas glorias, y viene a revolucionar la animación adulta en un colorido envoltorio de comedia musical.

Aviso de spoiler sobre vampiros

El submundo de Hazbin Hotel

Este alojamiento demoníaco nació de la mano de Vivienne Medrano en su canal de YouTube, VivziePop, donde en 2019 se publicó el episodio piloto. Esos 31 minutos presentan un universo que se expande en la primera temporada de 2024, la cual se ha dividido en dos tiradas de cuatro episodios. No obstante, también cuenta con un spin-off anterior llamado Helluva Boss, que gira en torno a una empresa de asesinos y tiene lugar en el mismo universo.

En el caso de Hazbin Hotel, la trama sigue a Charlie Morningstar, hija de Lucifer y Lilith y princesa del infierno. La joven idealista tiene un propósito muy claro: fundar un hotel en el que rehabilitar a demonios y almas condenadas para solucionar así la superpoblación de su reino. A pesar de que la actual medida es un genocidio mediante el cual los ángeles diezman la población del averno, la alternativa de la princesa es motivo de burla. Sin embargo, cuando el mismo Adán decide adelantar el próximo exterminio, Charlie y compañía se ven en una carrera a contrarreloj por sacar adelante el proyecto del hotel.

El enfoque que la serie proyecta del infierno es un curioso costumbrismo en el que lo grotesco y lo depravado están a la orden del día. Se diseminan las vísceras, la sangre y las palabras malsonantes en un mundo extravagante y caricaturesco donde lo adorable danza con lo macabro. Una apuesta interesante y fresca que sorprende a cada minuto, y por muchos motivos.

La curiosa plantilla del hotel

Uno de los aspectos que más intrigan en primera instancia de Hazbin Hotel es su peculiar elenco principal. Un actor porno, un alcohólico adicto al juego y el anacrónico y siniestro Demonio de la Radio acompañan a la protagonista y a su novia Vaggie, interpretada por Stephanie Beatriz, que trabaja de gerente en el hotel. Sus motivaciones son dispares y la mayoría no cree que la meta sea realista, pero terminan caminando en la misma dirección y la serie revela progresivamente sus cargas y aspiraciones. 

Entre los contrastes que presenta este pintoresco grupo, Charlie afronta el reto de desarrollar su proyecto como una princesa Disney que está dispuesta a perseguir su sueño. En lugar de una torre aislada y un reino de fantasía, ella cuenta con calles donde vuelan sesos e insultos. Ella misma guarda un oscuro poder que sale a relucir por breves instantes. A pesar de todo, la princesa del infierno trata de construir su propio cuento con retazos de ilusión y esperanza. 

Se esfuerza por hallar la luz en un mundo de penumbras, por creer que la bondad existe en el interior de cualquier alma, aunque haya sido condenada por sus actos en la dimensión humana. Mediante números musicales, segundas oportunidades y la confianza que deposita en quienes la rodean, Charlie apuesta todas sus cartas en nombre de la redención. 

Hazbin Hotel, un averno refrescante

A la hora de juzgar la propuesta creativa de Hazbin Hotel, hay un factor que puede inclinar la balanza en ambos sentidos. Y es que lo que la hace especial es lo que resulta más chocante y puede romper la fantasía de color escarlata creada por Vivienne Medrano.

Al fin y al cabo, la serie combina una sucesión de códigos que no suelen interactuar entre sí. Por un lado, exhibe una estética y un estilo de arte que se acercan más a la animación infantil tradicional que a la adulta. Ojos saltones, movimientos hiperbólicos y una expresividad teatral contrastan con un contenido no apto para menores. Es por eso que, a efectos visuales, Hazbin Hotel parece guardar similitudes con series como The Owl House o Steven Universe, aunque en realidad poco tienen que ver. Curiosamente, tiene varios elementos en común con el personaje Spinel de esta última, tanto en la paleta de colores como en la esencia de dibujo animado antiguo.

El humor negro de la serie, repleto de términos vulgares y comentarios sexuales, rápidamente rompe con esas expectativas. También lo hacen las escenas explícitas y sangrientas que dejan claro a qué público está dirigida. En otros ejemplos actuales de animación adulta, como Harley Quinn, Desencanto o BoJack Horseman, se puede observar que generalmente se alejan de las fórmulas de las series infantiles de una forma más distintiva. Sea o no de forma intencionada, Hazbin Hotel juega a desorientar a la audiencia a través de un lenguaje poco usual.

En el centro de esa desorientación se reproducen las canciones, difícilmente anticipadas, que pueden llegar a interrumpir el ritmo de los episodios y desconcertar al público. Estos números musicales que hablan en clave seria de sueños, miedos y esperanzas, más propios de las producciones del famoso ratón, no llegan a armonizar con el tono satírico y algo retorcido de la serie. Es por eso que, al mismo tiempo que dotan a Hazbin Hotel de un elemento innovador y estimulante, este va en detrimento de la consonancia final de la obra.

A pesar de todo, no cabe duda de que esta primera parte de la primera temporada consigue cautivar la atención y generar curiosidad. Un estilo muy reconocible, un mundo deliciosamente bizarro y unos personajes carismáticos donde los haya dan la bienvenida a una historia con gran potencial que ya arrasaba en redes sociales antes de su lanzamiento. Tanto es así, que una segunda temporada se encuentra en producción. Queda ver a qué báratros conducen los capítulos restantes y en qué llamas arden sus protagonistas.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Rosa Suria Sánchez
06/04/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad