Revista referencia en fenómeno fan

Las series que marcaron el presente: ‘Hermanos de sangre’ o el nuevo estándar bélico

Una serie de otra época que no ha envejecido décadas después.
póster de Hermanos de sangre

Con Los amos del aire como uno de los mayores proyectos audiovisuales de 2024, toca volver a visitar el punto de partida del nuevo género bélico. Hermanos de sangre marcó récords de presupuesto de la mano de Tom Hanks y Steven Spielberg. Ambos unieron a un equipo y un reparto espectacular para contar la historia de la compañía Easy y, a través de ella, la participación de EE.UU. en el escenario europeo de la Segunda Guerra Mundial. La miniserie mostró en profundidad el conflicto a una generación que ya se había iniciado en él con Salvar al soldado Ryan.

Una serie que llegó al mismo tiempo que el 11S

El mayor trauma que ha sufrido Estados Unidos en lo que va de siglo fueron los atentados del 11 de septiembre de 2001. Solo un par de días antes se estrenó Band of brothers. Una casualidad que dotó a la miniserie de un aura peculiar. Cuando más vulnerable se sintió el país norteamericano se lanzó una historia que parecía hecha a medida.

Hermanos de sangre basa su eterno éxito en un equilibrio cómodo entre mostrar horrores de guerra y la admiración ante quienes los sufrieron. Veteranos de la compañía Easy contaban sus experiencias, como en el libro en que se inspiró la miniserie. La sensación que narran era similar a la que muchos yanquis sentían tras el 11S. Habían entrado en una guerra sin quererlo y a causa de un ataque externo, como recoge este artículo del Smithsonian. A diferencia del conflicto mundial, las derivadas posteriores permitirían que los actos mostrados pudieran sobrevivir como heroicos, a diferencia de los acaecidos en la 2ª guerra del Golfo.

La épica de la Easy

Tom Hanks y Steven Spielberg se reunieron de nuevo en Hermanos de sangre tras el éxito de Salvar al soldado Ryan. Ambas producciones comparten un altísimo valor de producción, así como la ambigüedad entre la reverencia al heroísmo y la muestra de lo peor de la guerra. En ese sentido, se pueden considerar herederas de Sin novedad en el frente. La gran narración antibelicista calaba en Spielberg más que la exaltación de producciones de mitad de siglo como Patton.

El sujeto colegiado a través del que mostrar esta contradicción era inmejorable. La compañía Easy fue parte del 506º Regimiento de paracaidistas de la 101º División aerotransportada. Participó en la operación Overlord, la Market Garden, la batalla de invierno en las Ardenas… así hasta Alemania. Desde su entrenamiento, la soldadesca lograron crear unos vínculos fortísimos, que se mantendrían tras el conflicto. Tal hecho alcanzó un grado casi de mito.

Videojuegos como Company of heroes o la miniserie que protagoniza este artículo son claros ejemplos de esta mitificación. La Easy hace fácil entrar en la afición a la Segunda Guerra Mundial. Cierto es que no abarcan la guerra de África, la del Pacífico o los primeros años del conflicto. Pese a ello, el relato que ha imperado, el de Hollywood, hace que ver sus aventuras cuadre con todo lo esperado sobre el conflicto.

Fotograma de'Hermanos de sangre'
Winters es el gran prota de la serie. | Cortesía de HBO

Horrores por toda Europa

Hasta que no se atacó Pearl Harbour lo de que Estados Unidos entrara en la guerra no estaba nada claro. De hecho, este ataque fue probablemente facilitado, mediante pasividad, por el propio Roosevelt. John Ford, Frank Capra, George Stevens o John Huston participaron activamente en la guerra a través de documentales propagandísticos. En ellos no solo se mostraba lo bien o mal que le iba a sus compatriotas. También enseñaron el mal al que tocaba enfrentarse.

Los campos de concentración fueron la confirmación que necesitaban los yanquis para saber que habían acertado al entrar en la guerra. Tardaron en darse cuenta de su existencia. Una vez vistos, los sufrimientos quedaron justificados. Hermanos de sangre dramatiza este evento de forma efectiva.

Antes de que lleguen a estos lugares de horror, la Easy y el resto de compañías no saben muy bien por qué están en Europa, más allá de que Japón les atacó. Sí, Hitler era malísimo, pero podrían estar en casa. Con los campos, la masacre en el Día D, las escabechinas de Holanda o el congelamiento de las Ardenas quedaron automáticamente sobreseídos. Tras ocho capítulos de sufrimiento, Hanks y Spielberg ponen a sus personajes delante de un dolor mayor del que hayan pasado.

La miniserie, en su realismo, sabe contar lo peor de uno de los conflictos más justificados de la historia. De ahí que Band of brothers sea atemporal y lo vaya a seguir siendo. Al tiempo, esto hace que el relato se universalice mejor que el de su continuación, The Pacific.

Fotograma de'Hermanos de sangre'
La guerra es chunga. | Cortesía de HBO

Un equilibrio que cae del lado de la inspiración

Es casi imposible narrar la Segunda Guerra Mundial desde el antibelicismo que predominó en las historias sobre la primera. Esta fue una en la que gerifaltes mandaron a sus jóvenes a morir sin sentido. La acaecida dos décadas después fue un choque en el que se implicaron ideologías de exterminio. Al igual que en la Guerra Civil se buscó no solo la victoria, sino la aniquilación de uno de los bandos, en la historia real tras Hermanos de sangre hubo países cuya fiebre colectiva quiso hacer desaparecer en lugar de conquistar.

Toda esta casuística crea un contexto del que se aprovecha la miniserie. Casi ningún otro conflicto en el siglo XX permite que se narre la épica que recoge Band of brothers sin que esta pueda ser calificada de torticera. Por eso funciona tan bien. Hay tragedia en la obligación de combatir que tienen los soldados, algo que acaban odiando, y en la necesidad de hacerlo.

El cuidado que se puso en recrear el conflicto se vio apoyado por más de 12 millones de dólares por capítulo. Fue Hermanos de sangre, más que Salvar al soldado Ryan, la que llevó a la generación millennial a descubrir definitivamente la Segunda Guerra Mundial. Consolidó a Spielberg como el heraldo de ese hecho histórico en los 90 y 2000, con la película antes mencionada, La lista de Schindler o los videojuegos Medal of honor.

La miniserie abrió también puertas a realizar series en formato superproducción. HBO seguiría con de presupuestos gigantescos hasta llegar a Juego de tronos. Desde que se estrenara Band of brothers, se marcó un nuevo estándar para narrar la WWII, que fue imitado incluso por Alemania con Generation war. Es una de esas series, por tanto, que han marcado el presente de la televisión junto a otras tan conocidas como Roma, Los Soprano, Seinfeld, Sexo en Nueva York o The wire.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad