Revista referencia en fenómeno fan

‘Imperio de tormentas’, de Sarah J. Maas (Trono de cristal 5)

Análisis del quinto libro de la saga ‘Trono de cristal’.
Imperio de tormentas de Sarah J Maas

El quinto libro de la saga Trono de cristal continúa los pasos marcados por las anteriores entregas de Sarah J. Maas, que parece tener pillada una fórmula que replica y multiplica. Imperio de tormentas repite virtudes, pero también defectos. Todo se multiplica en este quinto libro de siete que conforman una de las sagas de fantasía juvenil más aclamadas de los últimos años. Vamos con el análisis de Imperio de tormentas.

spoilers de literatura

Los defectos de Imperio de tormentas

Siempre hay que empezar por lo peor para terminar con un buen sabor de boca, así que vamos con lo peor de Imperio de tormentas. Ya en Reina de sombras apuntábamos hacia la avalancha de personajes y subtramas que habían poblado las páginas de Sarah J. Maas, una característica que no es necesariamente mala pero que la autora no termina de saber manejar. Son demasiados nombres y los nuevos, normalmente, se comen a los viejos. Dorian era un personaje con muchas posibilidades que ha terminado reducido a una promesa y un romance (otro más, ahora vamos con eso), de Chaol no hemos sabido en todo el libro. De nuevo esa sensación de que se cambia de dirección sin un rumbo claro.

Las hadas han ocupado espacio, pero esto no significa que hayan ganado protagonismo, pues no terminan de tener la fuerza que se presupone en estos personajes inmortales. No terminan de ser trascendentes ni cercanas al lector. Eso de que Aelin tenga deudas pendientes, aliados potenciales o enemigos acérrimos en todos los rincones de ese universo, con 19 años, también cojea un poco. Demasiados personajes, que traen consigo subtramas que no solo no terminan de importar, porque no hay energía para desarrollarlas como se merecen, sino que se asemejan demasiado entre sí y además van ganando espacio, como se ha dicho, a las subtramas que nos engancharon al principio.

El tema de los romances es un asunto aparte. La etiqueta romance ha ido asociada a Trono de cristal desde el principio, pero no era necesario que todos los personajes encontrasen el amor en cada libro, que es lo que está sucediendo en la saga. Además, como sucede con esas tramas asociadas a los personajes de forma individual, todos esos romances siguen esquemas demasiado semejantes. La fuerza del enemies to lovers pierde efecto cuando se leen cuatro historias parecidas en un mismo libro. Tampoco pasa nada por que un personaje permanezca soltero y aprenda a basar su instinto de supervivencia, su lealtad, sus objetivos y su felicidad en sí mismo, o en el reino al que sirve. O que sufra por no encontrar el amor, pero eso ya sería algo diferente y, por tanto, algo que se agradecería. Sarah J. Maas pincha aquí.

Las virtudes de Imperio de tormentas

Lo mejor de Imperio de tormentas es un poco lo mejor de los libros restantes: es entretenido y pasan cosas constantemente, así que es un buen libro para quien quiera algo absorbente. Si bien al principio es un libro más de conocimiento que de acontecimiento (algo que también se agradece), a partir de la segunda mitad las acciones se suceden. No es que Sarah J. Maas sea una gran narradora de estas acciones, pero es una historia muy visual así que es sencillo imaginarla.

Dos detalles estimulantes de Imperio de tormentas. En primer lugar, esa idea de que Aelin solo es una pieza de los dioses para combatir a Erawan y hacerse con las llaves del Wyrd después de que sus antepasados no pudieran hacerlo. Esta conexión con el pasado, y la idea de que Aelin no termina de tener el control sobre sus acciones, puede tener muchas posibilidades si se maneja bien y no se cae en un deus ex machina, que podría darse uno de manual.

Por otro lado, las dudas sobre Aelin Galathynius pueden llegar a ser lo mejor de Imperio de tormentas, aunque se explora muy poco. Su potencial aliado, Darrow, es un cretino y un idiota, pero en su primera conversación con Aelin expresa unas dudas razonables: “no puedes esperar que permitamos que llegue una asesina de diecinueve años a nuestro reino y empiece a ladrar órdenes, independientemente de su ascendencia”. Aelin no es una protagonista sencilla, ya lo hemos reflexionado en alguna ocasión anterior, porque tiene oscuridad y crueldad dentro.

Ella misma se lo plantea, cuando las palabras “emperatriz” y “conquista” bailan en sus pensamientos. “Tal vez eso no la hacía mejor que Maeve o Erawan”, piensa también. Aelin tiene que dar un salto definitivo para que su imperio pretendido no sea uno oscuro, basado en la fuerza y el poder descontrolado, sino uno democrático y libre que justifique todos los acontecimientos vividos hasta ahora.

Trono de cristal I, el libro elegido por Sarah J. Maas
Corona de Medianoche, de Sarah J Maas (Trono de cristal 2)
Heredera de fuego, de Sarah J Maas (Trono de cristal 3)
Reina de sombras, de Sarah J Maas (Trono de cristal 4)

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Ángel Mora Camarasa
03/03/2024
Ángel Mora Camarasa
11/04/2024
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad