Revista referencia en fenómeno fan

‘Iron Man’, sobre el abrir los ojos y el legado de Tony Stark

Aquí empieza todo y además qué bien empieza.
Iron Man (2008)

En estos turbulentos momentos para Marvel Studios, nosotras nos hemos propuesto recroordar mejores tiempos. Ya explicamos en este extenso reportaje qué está pasando exactamente en un estudio en el que nunca parecía pasar nada malo. Los problemas, sin embargo, llegaron. Las dudas, los proyectos fallidos, las historias y personajes que no terminan de encontrar su espacio, los errores, incluso, podrían habernos alejado del Universo Cinematográfico de Marvel, pero esta situación inestable se ha dado la vuelta y nos hemos visto a nosotras mismas valorando mucho lo que hemos tenido. Lo que hemos tenido empezó con Iron Man, así que con Iron Man empezamos.

Iron Man se estrenó en 2008. No nos queda demasiado para celebrar sus 20 años y eso es fuerte. Es fuerte también que esta primera apuesta por crear un universo saliera tan bien. Tenía, en cierto sentido, muchos menos retos que las películas venideras, pero en otro aspecto tenía una misión clara y complicada: convencer al público de que esto iba en serio. Dirigida por Jon Favreau, nombre que desde el principio ha estado muy asociado al UCM, del guion se encargaron Art Marcum, Matt Holloway, Mark Fergus y Hawk Ostby. Entre unos y otros crearon una película sólida, con un protagonista que terminaría por hacer historia, y que sigue funcionando más de quince años después. Esto es Iron Man.

Lo mejor de Iron Man: solidez en cada detalle

Por encima de todo, una buena película

Independientemente de su manera de encajar en el UCM y de los detalles que, como fan, se pueden extraer de Iron Man, lo mejor de esta película es que es una buena película. Entretenida a rabiar, con un protagonista que se come la pantalla, un desfile de secundarios de lujo, un argumento sólido y un guion serio pero fresco para acompañar ese desarrollo. Iron Man es una buena película de superhéroes.

No es tan espectacular como otras que Marvel Studios terminó desarrollando diez años más tarde, desde luego no es Capitán América: Civil War ni tampoco es Vengadores: Infinity War, pero no tiene que serlo. Es una película de orígenes que tenía que presentar al superhéroe más importante de ese universo (perdón, Capi), el que llevaría el gran peso durante los siguientes diez años. Tenía también que dejar pistas de lo que estaba por venir, que iba a ser mucho más complejo que sólo seguir los pasos de ese hombre que se construía un traje en el garaje de su casa. Hay una inocencia, en este sentido, en Iron Man muy chula de volver a ver tantos años después, conociendo ya lo que terminaría por ser Tony Stark.

Robert Downey Jr., no podía ser otro

La elección de Robert Downey Jr. para dar vida a este superhéroe fue por entonces, suponemos, un tanto arriesgada. No estaba en el pico de su popularidad, no se sentía como si hubiera dejado atrás una etapa problemática y por sus formas y sus maneras podía pasarse de histriónico, porque la verdad es que Robert Downey Jr. puede ser bastante histriónico, Tony Stark también lo es, y la combinación de ambos podía resultar demasiado. No sabemos qué hubiera sucedido si otro intérprete (Tom Cruise, se decía) hubiera obtenido el papel, pero desde luego hubiera sido diferente. Esto es lo que tenía que ser.

Si Robert Downey Jr. se ha comido a Tony Stark, o si Tony Stark se ha quedado a vivir en Robert Downey Jr., es un debate interesante. Es más interesante verle en otros papeles (Oppenheimer, recientemente, uno de los más exitosos de su carrera) y comprender que sí hay otro Robert Downey Jr., sí hay otro actor que puede hacerse con otros papeles muy diferentes. Pero a veces lo miramos y sólo vemos a Tony Stark, porque RDJ se hizo con este, lo hizo suyo. Supo darle la inteligencia, la rapidez, la gracia, la chulería y la intensidad que necesitaba para ser todo eso: inteligente, rápido, divertido, chulo, chulísimo, e intenso. Menos mal que fue RDJ.

El legado de Tony Stark

Iron Man gira en torno al legado de Tony Stark. Parte desde un punto en el que el hombre, el fabricante de armas, comprende que el trabajo de su vida no está protegiendo, como creía o como se hacía creer, sino dañando. Tony ya no puede mirar hacia otro lado porque ha visto con sus propios ojos el camino erróneo que está siguiendo. Es fundamental para ello la figura de Ho Yinsen (Shaun Tob), que en un momento crítico mira a Tony Stark a los ojos y le dice lo siguiente: “así que eres un hombre que lo tiene todo y nada”. Pues vaya legado, parece añadir con la mirada.

Tony Stark no quiere ese legado que está dejando al mundo y a partir de ese momento, como se ve en Iron Man 2, pero sobre todo en Iron Man 3, pero también en Vengadores: La era de Ultrón y, al final, en Vengadores: Endgame, tiene claro que su papel en la historia, con sus capacidades y las herramientas a su disposición, tiene que ser otro. Iron Man tiene esta línea de guion, “no estoy loco, es que por fin sé lo que tengo que hacer y siento en el fondo de mi corazón que es lo correcto”, que explica muy bien la evolución que puede verse en Iron Man y que sigue teniendo un recorrido en todas sus apariciones futuras en el Universo Cinematográfico de Marvel. Por eso, de hecho, el UCM ha funcionado tan bien durante tanto tiempo, porque los personajes importantes han tenido espacio para respirar.

Lo peor de Iron Man: no poder pedirle más

Iron Man (2008)

No podemos pedirle mucho más a Iron Man. Es lo que es y parece ser lo que pretendía ser. No hay errores notables, no hay salidas de tiesto. Es demasiado mano en el corazón estadounidense, desde luego, pero siendo el año que era y teniendo en cuenta el escenario en el que se ambienta (literalmente, una fábrica de armas) tampoco hay que aguantar demasiado por este lado. Tal vez sea el párrafo más corto que jamás escribiremos, pero no sentimos que se le pueda pedir más a esta primera película del UCM.

Para fans: empiezan los detalles y las conexiones

Iron Man (2008)

La importancia de Iron Man dentro del UCM tiene mucho que ver con ese legado de Tony Stark que ya hemos desarrollado. La película está plagada de detalles fantásticos en este sentido. El personaje pasa de no querer ensuciar los coches millonarios que guarda en su garaje a disparar él mismo a uno de ellos porque necesita salir volando porque ya sabe lo que tiene que hacer. Esta escena simboliza como pocas la evolución de Tony Stark, cómo lo que antes apreciaba y valoraba más que nada deja de tener un sentido cuando encuentra algo dentro, en sus entrañas, que de verdad importa.

La figura de su padre, Howard Stark, siempre anda planeando sobre Tony Stark, en esta primera película del personaje y hasta la despedida final. Poco a poco se va entendiendo que Tony ha intentado seguir la estela de su padre, a quien admira por ser un genio, de quien depende para sentirse valioso o suficiente. Aquí también nace un poco parte de la rivalidad con Steve Rogers, a quien su padre admiraba abiertamente. Tony Stark nunca se ha sentido así, admirado abiertamente por la figura más importante de su vida, y ha perseguido esa necesidad durante años. Unas primeras pinceladas de esto las encontramos en Iron Man.

Por último, el deseo de Marvel Studios de construir un universo queda patente con la aparición de la figura de Phil Coulson (Clark Gregg), uno de los agentes de SHIELD, que más tarde tendría su propia serie (aunque Agentes de SHIELD tiene todavía dificultades para encajar dentro del canon del UCM) y que, sobre todo, tendría un importante papel en Los Vengadores (2012). Coulson anda analizando superhéroes, los que más tarde pasarían los Vengadores. Así que, sí, ya en 2008 Marvel tenía muy claro lo que quería: todo un universo. Y empezó aquí.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Javier Retuerta Merino
23/04/2024
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad