Revista referencia en fenómeno fan

Guía de viaje de ‘One Piece’: las islas y ciudades más importantes de la serie

Preparad vuestro equipaje para este recorrido por las islas y ciudades que más han marcado la historia de 'One Piece'.
Roger riendo

Desde su comienzo, en aquel capítulo en el que Luffy aparecía flotando en un barril a la deriva, One Piece ha sido conocido como el manga de viaje por antonomasia. Sin esconder sus similitudes con clásicos como La Odisea, las aventuras de la serie se han desarrollado de isla en isla, conforme los sombrero de paja avanzaban en su travesía en busca del One Piece. Para cada una de estas localizaciones Eiichiro Oda diseñó un imaginario minuciosamente trabajado. Esto ha ayudado a que muchos de estos lugares sean recordados con gran cariño. Al mismo tiempo, algunas de ellas han sido claves para el desarrollo de la trama general. Estas son algunas de las islas y ciudades más importantes del manga, anime y serie.

Villa Cocoyasi, la isla de los naranjos

La primera saga de la serie, adaptada recientemente a imagen real, se basa, en gran medida, en el encuentro de Luffy con sus primeros camaradas. Los lugares donde se cruza por primera vez con sus amigos son legendarios a estas alturas del manga. Sin embargo, Villa Cocoyasi, la aldea natal de Nami, es especialmente recordada por la crudeza de su historia.

El arco de Arlong Park es considerado el primero de la serie con cierta enjundia temática. La trama que transcurre en esta isla desvela el trasfondo que hay detrás de las acciones de Nami, lo que culmina en la mítica escena del tatuaje. De esta manera, el desarrollo de los acontecimientos se desprende de la simpleza argumental de los anteriores arcos para ofrecer, en cambio, una historia más adulta y trabajada.

Pelos de punta, no sé vosotros.

Loguetown, donde comenzó todo

No existe una ciudad con mayor carga simbólica que Loguetown, la antesala del East Blue al Grand Line. Aquí nació y murió Gol D. Roger, el antiguo rey de los piratas. Fue además en la plaza de esta ciudad donde, segundos antes de su ejecución, anunció la existencia del misterioso tesoro que da nombre a la serie. Desde entonces, es la casilla de salida de multitudes de piratas decididos a cruzar el Grand Line.

En su paso por esta isla, Luffy también protagonizó una escena mítica. Desde el mismo cadalso donde veinte años atrás fuera ejecutado Roger, declaró a los cuatro vientos sus intenciones de convertirse en el próximo rey de los piratas.

Además, en este lugar es donde nos encontramos por primera vez con Dragon, el padre de Luffy, que lo salva de las garras de Smoker.

Arabasta, el gran reino de arena

Ya en el Grand Line y tras su paso por la isla de Drum y Littlegarden, los sombrero de paja llegaron al reino de Arabasta. Allí, culminó la primera gran saga de la serie, donde Luffy y los suyos liberaron a todo un reino de las garras de Crocodile.

Como antagonista, Crocodile fue un antes y un después en la serie. Fue el primero que supuso un auténtico reto para el capitán de los sombrero de paja, que cayó derrotado en dos ocasiones antes de conseguir vencerle. Fue, además, la primera vez que nos encontrábamos con un shichibukai, una de las tres fuerzas que gobiernan el mar, de gran relevancia en el mundo de One Piece.

Shandora, la ciudad perdida

Tras la victoria de Luffy y los suyos en Arabasta y la incorporación de Nico Robin, el Going Merry voló por los aires hasta llegar a Skypiea, una de las islas del Cielo. En este arco, uno de los más infravalorados de la serie, se muestra un tierno flashback protagonizado por Noland Mont Blanc. En él, el aventurero es tratado como mentiroso por hablar de la existencia de una ciudad dorada. Esta ciudad, Shandora, claramente inspirada en El Dorado, no está donde Noland afirma que está una vez que su rey viaja hasta donde le indica su vasallo.

Al final del arco se descubre que lo que realmente ocurrió es que parte de la isla fue propulsada al cielo por un accidente geográfico. Pero, más allá de la emotividad, Shandora es de enorme importancia por otros motivos de mayor calado argumental. Por un lado, son las ruinas de una ciudad legendaria que fue destruida al final del siglo vacío, por lo que presumiblemente formó parte del bando perdedor. Por el otro, la enorme campana dorada de la ciudad es realmente un poneglifo que Robin logró descifrar. En él, se revelaba la ubicación del arma ancestral Neptuno en la isla Gyojin.

Ohara, la primera víctima conocida de la Buster Call

Curiosamente, en el arco de Water 7 existe una ínsula con mayor relevancia argumental que la ciudad de Franky y los carpinteros de Galley-La. Ohara, la isla que solo logramos conocer en la serie a través de flashbacks, fue mencionada por primera vez tras el secuestro de Robin por el CP9. Gracias al lugar de nacimiento de Robin conocemos la obsesión del Gorosei por borrar todo rastro del siglo vacío. Algo que está teniendo repercusión hasta el momento actual del manga, en Egghead.

El archipiélago Sabaody, donde la cosa se fue de madre

El encuentro de los sombrero de paja con Kuma en Thriller Bark dejaba entrever una terrible realidad. Luffy y su tripulación no estaban listos para los peligros presentes en el Nuevo Mundo, la segunda parte del Grand Line. Ajenos a esta certeza desembarcaron en el archipiélago Sabaody, donde pretendían acondicionar su barco para poder llegar a la isla Gyojin. Desafortunadamente, la cosa no tardó en torcerse.

En estas islas, los sombrero de paja tienen la mala suerte de cruzarse por primera vez con un tenryubito. No hace falta ser un genio para adivinar cómo acabó la idea de meter en la misma habitación a Luffy y un noble mundial.

puñetazo luffy a tenryubito
Árbitro, pero si ni le ha tocado. | viñeta del manga

Este pequeño percance tiene consecuencias nefastas. La marina, liderada por el almirante Kizaru, no tarda en aparecer. Por suerte, Kuma, con el pretexto de castigar a los sombrero de paja, los manda lejos y por separado a diferentes destinos antes de que la marina les dé caza. Todo ello desembocaría, al final, en el salto temporal tras los acontecimientos en Marineford.

La isla Gyojin, las puertas del Nuevo Mundo

Dos años después de lo sucedido en el archipiélago Sabaody, los sombrero de paja se reencontraron para ir, por fin, al Nuevo Mundo. Para ello, tuvieron que pasar por la isla Gyojin, una isla submarina hogar de los hombres pez y otras criaturas semejantes.

El primer arco de la serie tras el salto temporal prometía ser de enorme calidad. Sin embargo, fueron por lo general unos capítulos aburridos, sobre todo en comparación con las emociones vividas en Marineford. Los personajes insulsos y unos antagonistas que parecían ser un refrito de lo visto en Arlong Park no ayudaron a que la opinión general fuera favorable.

Sin embargo, que el arco no fuera el más interesante no quita que, de hecho, se aportara información fundamental para la trama. Al fin y al cabo, en la isla Gyojin se descubría la verdadera identidad y el funcionamiento de una de las armas ancestrales, Neptuno. Además, a través de un poneglifo, se revelaba por primera vez el nombre de Joy Boy.

Dressrosa, cuando Luffy demostró su evolución

Así como otras localizaciones, como la isla Gyojin o Shandora, fueron importantes por la información que aportaron a la trama global de One Piece, Dressrosa lo es por algo mucho más sencillo. Recuperando la estructura del arco de Arabasta, Luffy y los suyos ofrecieron una demostración de poder al mundo en esta isla de ambientación mágica.

Destronando al que quizás fuera el shichibukai más poderoso, Luffy hizo una declaración de intenciones. Además, gracias a la liberación de los gladiadores, se ganó una importante horda de seguidores compuesta por un gran número de tripulaciones asociadas que juraron lealtad a los sombrero de paja.

Zou, la pequeña perla argumental

Entre las mastodónticas sagas de Dresrossa y Whole Cake Island, Zou fue, en cierta manera, una bocanada de aire fresco. Compuesta por muy pocos capítulos en comparación con el resto de arcos del Nuevo Mundo, ofreció una historia emotiva y bien ejecutada que culminó con un final memorable.

Además de eso, en Zou se revela la existencia de los Road Poneglyph. Son cuatro poneglifos especiales que al combinarse revelan las coordenadas de la isla donde se encuentra el One Piece. El primero de todos ellos se encuentra en Zou, el resto en manos de los yonkou.

Laugh Tale, el punto final del Grand Line

En la isla de Wano sucede algo parecido a lo ocurrido en el arco de Water 7, en tanto que en este caso también se revela una isla de mayor relevancia argumental que la propia isla de ambientación japonesa. En el flashback protagonizado por Oden, se descubre, por fin, el nombre de Laugh Tale, la isla en la que se encuentra el One Piece.

De este lugar sabemos poco hasta el momento. Gol D. Roger necesitó de los conocimientos de Oden a la hora de descifrar poneglifos para poder localizar la isla. Cuando por fin llegaron a ella, se sabe que el rey de los piratas y su tripulación no pudieron evitar reír durante un largo rato al ver el tesoro.

Debido a esta risa, la isla fue bautizada de esa manera. Quizás, el nombre no es otra cosa que un vaticinio de aquel que está destinado a volver a encontrarlo, el pirata que ostenta el poder más ridículo del mundo y jamás, de ninguna manera, deja de reír.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad