Revista referencia en fenómeno fan

‘It’s always sunny in Philadelphia’ temporada 1, arramblando desde el inicio

Analizamos la primera temporada de la sitcom norteamericana más longeva hasta la fecha.
Poster promocional de Its always sunny in Philadelphia temporada 1

Todo tiene un principio. El universo, la Tierra, la vida de quien está leyendo esto y, por supuesto, la sitcom con actores reales más veterana de la televisión estadounidense. It’s always sunny in Philadelphia temporada 1 ya demostró todo lo que podía dar de sí la ficción. No es que los resultados de audiencia acompañaran, pero quedó claro que era una serie de culto. Traducida en España como Colgados en Filadelfia, solo siete episodios compusieron un estreno repleto de zafiedad, humor negro y patetismo. Una combinación que dotó al todo de un sorprendente carisma.

Spoiler'It's always sunny in Philadelhpia'

Las bondades de lo cutre

Si se tiene una buena idea y un ingenioso equipo de guion el éxito puede llegar. Este es quizá el mantra que impusieron las sitcoms de nueva generación de principios de milenio. En concreto, la The office original y Curb your enthusiasm demostraron que no hacía falta para hacer reír. Tan en el dardo dieron sus planteamientos que lo humilde de los recursos de grabación añadían más que restar. Esta línea siguió Rob McElhenney, ayudado por Glenn Howerton, para crear y desarrollar el piloto de It’s always sunny in Philadelphia.

La idea era hacer cortos de comedia basados en situaciones descabelladas. Una de ellas consistía en que un amigo iba a pedir azúcar a otro y este le decía que tiene cáncer. Tras esto el primero, simplemente, quiere irse de allí con el azúcar. Charlie Day se involucró casi de inmediato en la película corta, haciendo del personaje del mismo nombre, el diagnosticado. La trama daría lugar al cuarto episodio de la primera temporada de Colgados en Filadelfia.

Para grabar el asunto contaron con una cámara Panasonic DVX100A. Colgada al hombro y manejada por amateurs, el temblor es notorio. Una característica que mantuvieron y que combina a la perfección con el tono usado. Por suerte para los actuales fans, la terna decidió que había más historietas que contar y el formato serie era mejor que el de corto. FX fue el canal que dio el visto bueno al sindiós que estaba por venir.

Cuanto peor mejor

En su temporada de estreno, It’s always sunny in Philadelphia presenta a cuatro de sus cinco protagonistas fijos. Rob McElhenney da vida a Ronal McDonald o simplemente Mac, Glenn Howerton a Dennis Reynolds y Charlie Day a Charlie Kelly. Los tres regentan el pub Paddy en Philly. Por otro lado, Kaitlin Olson es Sweet Dee, la hermana de Dennis y camarera en el bar. Tal grupo es llamado The Gang. Recuerda y mucho al cuarteto de Seinfeld.

El carácter de todos ellos es bastante extremo. Mac es un tipo inseguro hasta la saciedad, criado en un colegio católico. Como el resto, se deja llevar por el viento que mejor sople y no duda en dejar virar la veleta cuando le viene bien. Así, suelta perlas ultraconservadoras sin miedo alguno como puede verse en el capítulo 2, que trata sobre el aborto. Primero lo defiende con ahínco para ligarse a una chica en manifas provida. En cuanto se entera de que puede estar embarazada, le pide que pare el embarazo. Una anécdota que resume bien su forma de ser.

Charlie es su amigo desde el colegio. Esnifador de pegamento, vive en un piso en el que el concepto de salubridad brilla por su ausencia. Es simple como él solo y tiene problemas psicológicos graves. Si en el caso de Mac los planes surrealistas surgen de una maldad ratil y en el de Dennis de su narcisismo, en el del tercero suelen venir de la última necesidad que tenga. Está coladísimo por la Camarera, a la que da vida Mary Elizabeth Ellis.

Dennis y Sweet Dee son más inteligentes que los otros dos. Parecen más normales y hasta cierto punto lo son. Al menos son capaces de integrarse en la sociedad con más habilidad que Charlie y Mac. Sin embargo, el hermano se quiere a sí mismo tanto que es equiparable al protagonista de American Psycho. Deandra intenta poner a ratos algo de cordura en el ambiente. Por desgracia, su necesidad de aprobación hace que acabe siendo, ya a final de la temporada, igual de tarada que el resto de The Gang.

Un estilo que ya está ahí en la primera temporada

Hora, día de la semana y lugar, mostrados en una tipografía blanca sobre fondo negro. Arranques de programa que desembocan en un chiste que corta violentamente a los créditos. Una música orquestal que refleja lo contrario de lo que se ve y escucha. En su temporada 1, It’s always sunny in Philadelphia enseña una estructura con personalidad. Unas formas que la definirán durante años, junto a la narrativa y humor antes descrito.

La elección musical es especialmente notable. McElhenney, Howerton y Day eligieron adrede diversas composiciones que chocan frontalmente con la maldad y estulticia de los personajes. Ligera, desfasada y casi cándida, Temptation Sensation de Heinz Kiessling abre los episodios. En las transiciones acompañan canciones similares. El resto del tiempo, no hay ni risas enlatadas ni música de fondo. Lo primero sigue la senda de otras series visionarias como Malcolm.

Las burradas más notables de It’s always sunny in Philadelphia temporada 1

A continuación repasaremos algunas de las barbaridades que hacen los disfuncionales protagonistas de Colgados en Filadelfia durante la primera temporada.

Charlie y Mac demostrando que no son racistas

Durante el episodio inicial Charlie y Mac acuden a la universidad en busca de amigos negros para poder decir que los tienen y demostrar que no son racistas. En realidad, Charlie solo quiere demostrar a la Camarera, su amor imposible, que no tiene nada en contra de las personas racializadas. Para ello logra salir con una chica afroamericana solo para mostrársela a su enamorada y acabar recibiendo un puñetazo.

Dennis se hace pasar por gay para que le admiren

También ocurre durante el primer episodio, The Gang gets racist. Un amigo negro de Sweet Dee lleva a colegas homosexuales al pub Paddy. Aunque Mac o Dennis no ven demasiado bien convertirse en el bar de ambiente de Philly, cuando los parroquianos empiezan a tirarle los trastos a Reynolds, este decide dejarse querer.

Mac se hace pasar por abortista para tener sexo con una ultraconservadora

En Charlie wants an abortion, Mac ve la oportunidad de ligar y alzar sus valores ultracatólicos cuando conoce a una joven antiabortista. Decide dar rienda suelta a su violencia verbal durante manifestaciones hasta que logra tener sexo con ella. Incluso anima a Dennis a hacer lo mismo, solo que él lo intenta con el bando contrario. Finalmente, la muchacha se la juega diciéndole en falso que está embarazada, ante lo cual Ronald le pide que aborte de inmediato.

The Gang da de beber y sale con menores

Durante Underage drinking: A national concern el pub se llena de menores y The Gang decide aprovecharlo mintiéndose a ellos mismos para creer que están haciendo una labor social. Les venden alcohol reducido, estafándoles, y se hacen los guays delante de los chavales. Sin pararse ahí, todos menos Mac acaban invitados por los jovencitos al baile de graduación.

Charlie simula tener cáncer

La trama del cuarto episodio, Charlie Has Cancer es descrita a la perfección por el título. En la serie, cuando Dennis le va a pedir un balón para jugar al baloncesto este recibe la noticia. A pesar de ello, solo quiere coger la pelota e irse. A lo largo del episodio, tanto Reynolds como Mac usan la excusa para ligar, el segundo con una transexual. Finalmente se descubre que todo era una treta de Kelly para acostarse con la Camarera. Para su desgracia, es Dennis quien lo hace.

The Gang se compran un arma y disparan a Charlie

En Gun fever, tras un robo, el grupo decide comprar un arma a pesar de que Sweet Dee esté en contra. Hacen un uso absurdo de la misma, incluido el momento en que Charlie la muestra para evitar pagar el alquiler. Vigilando el pub creyendo que el nuevo novio de Deandra era el ladrón, disparan en la oscuridad a un extraño que asaltaba la caja. Resulta ser Charlie.

Dennis miente sobre un muerto para ligarse a su nieta

En The Gang Finds a Dead Guy el grupo se encuentra a un cliente anciano muerto tras abrir el pub por la mañana. Cuando aparece su atractiva nieta, que no sabia nada de él, Mac y Dennis aseguran que eran sus amigos para lograr trajinársela. El segundo tiene éxito en la treta mientras el primero hace el ridículo.

Mac y Charlie intentan vender material nazi robado a un museo de la memoria

Durante el mismo episodio, The Gang finds a dead guy, Charlie descubre que el abuelo de Sweet Dee y Dennis era nazi y quiere ser enterrado con su uniforme. Se lo cuenta a Mac y deciden que lo mejor es no decirles nada y vender todo a un museo. En el mismo les señalan que no van a comprar nada robado y menos nacionalsocialista.

Charlie dice haber sufrido abusos infantiles a pesar de ser mentira

En Charlie got molested dos excompañeros de clase de Charlie y Mac denuncian a su antiguo profesor de gimnasia por abusos sexuales. La idea se le ocurrió al primero durante una borrachera. Chantajeado, mantiene la mentira e incluso recibe una intervención de su familia. Finalmente, confiesa la verdad a la policía cuando iba a presentar su denuncia. Mac, por su parte, intenta seducir al maestro ya que no entiende por qué no quisieron abusar de él y sí de sus colegas, a los que consideraba mucho menos atractivos para un pederasta.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad