Revista referencia en fenómeno fan

Jinbe, el gyojin de los Sombrero de paja, y el asunto racial

Jinbe se ha unido recientemente a las filas de los sombrero de paja, donde ocupa el cargo de timonel.
Jinbe en Wano

A lo largo de los capítulos de One Piece, Eiichiro Oda ha creado un basto mundo en el que se mezcla un riquísimo y variado imaginario con unas dinámicas sociales que se enmarañan para representar un universo tan verosímil como el nuestro propio. Aparecen así innumerables reinos con su propia historia, población e idiosincrasia que, de alguna u otra forma, son el reflejo de nuestra realidad. Sucede de esta manera, por ejemplo, con la raza de los gyojin, hombres pez históricamente sometidos a la raza humana.

Conforme avanza la serie se establecen claros paralelismos entre esta población y la raza negra. Uno de los principales hilos conductores a través del cual se cuenta esta trama es Jinbe, la última incorporación en la banda capitaneada por Luffy. Conocer la historia de este gyojin tiburón ballena, que durante un tiempo fue incluso shichibukai, hace posible entender todo lo que representan los hombres pez en One Piece.

Los gyojin y la ‘otredad’

La primera vez que oímos hablar de los gyojin y del mismo Jinbe fue al comenzar el arco de Arlong Park, recientemente adaptado a imagen real en el live-action. Arlong, un terrible gyojin tiburón sierra tenía sometida junta a su banda a toda la población de la isla en la que se había criado Nami. A lo largo de toda esta historia, los hombres pez fueron representados como el «otro» perfecto. Es decir, aquel enemigo diferente en esencia que solo buscaba someter a los humanos, a quienes consideraban «seres inferiores». En este contexto, Jinbe era mencionado como un poderoso shichibukai, capitán de los Piratas del Sol, banda a la que pertenecían anteriormente Arlong y los suyos.

No sería hasta la llegada de los sombrero de paja al archipiélago Sabaody cuando se le diera la vuelta a la tortilla en este asunto. Si en Arlong Park los hombres pez dejaban claro su sentimiento de superioridad con respecto a los humanos, en esta ocasión ocurría todo lo contrario. Luffy y los suyos fueron testigos de la caza sistemática de gyojin y sirenas que se llevaba a cabo en la zona para ser subastados como esclavos. El rescate de una sirena que había trabado amistad con los mugiwara sería lo que desencadenaría una serie de eventos que concluirían con la separación del grupo a manos de Kuma.

Jinbe aparece en escena

Poco después de lo ocurrido en el archipiélago Sabaody, ya en el contexto de Impel Down y Marineford, Luffy se encontraba por primera vez con Jinbe. El gyojin había sido hecho prisionero por haberse negado a formar parte de las filas de la marina como shichibukai para combatir contra Barbablanca. Ace, que estaba preso junto a él, le había intentado convencer para que, después de su muerte, cuidara de su hermano, a lo que el hombre pez se negó. Lo que no se esperaba este es que, poco después de que se llevaran a ‘Puño de fuego’, iba a aparecer Luffy con intención de salvar a su hermano.

A partir de entonces, el nuevo Nika y Jinbe trabaron una estrecha amistad. Una vez pasados los acontecimientos de Marineford, no tardarían en volver a encontrarse. Tras el reencuentro de la banda al completo dos años después, su siguiente parada fue la isla Gyojin. Allí, ahondaron en el pasado del antiguo Shichibukai, que va de la mano con la historia de su propio pueblo.

Jinbe se crió en un orfanato de la isla Gyojin donde conoció a Arlong y a Fisher Tiger. Este último se convertiría más tarde en un legendario gyojin famoso por haber liberado a un grupo de esclavos en Mary Geoise. Más tarde fundaría la banda de los Piratas del sol.

Tanto Jinbe como Arlong se unieron a la tripulación de Fisher Tiger, quien combatía a la marina para liberar a más esclavos. Lo interesante del asunto es que el capitán de la banda prohibía matar a los enemigos, pues consideraba que de tal forma no serían mejores que ellos. Esto no tardó en crear tensión con una parte de la tripulación capitaneada por Arlong, que no apoyaba el sentimiento de piedad hacia un enemigo que jamás la habría tenido con su raza. La muerte de Fisher Tiger por una emboscada de la marina no haría más que precipitar los acontecimientos. Al final, los Piratas del sol se dividieron entre aquellos gyojin que apoyaban la postura supremacista de Arlong y los que mantuvieron las ideas de Fisher Tiger, liderados por Jinbe.

Jinbe y la resistencia pacífica

La bifurcación de los Piratas del sol en estas dos tendencias, una violenta y la otra pacífica, cuenta con serios paralelismos con el asunto racial en Norteamérica durante los años 60. Durante aquella década existieron dos tipos de activismo por los derechos civiles de los afroamericanos enfrentados.

Por un lado, nos encontramos con Martin Luther King que, siguiendo las doctrinas mantenidas por otros pensadores y líderes como Gandhi o Thoreau, abogaba por la defensa de los derechos de la población negra mediante el uso de la desobediencia civil y la resistencia pacífica. Tanto Fisher Tiger como Jinbe defienden claramente una postura similar a la del famoso predicador, en la que, pese a tener razones de sobra para odiar a sus represores, consideran que la violencia no es la forma adecuada para salir del conflicto, sino que, por el contrario, no haría más que agravarlo.

Por otra parte, Arlong defiende unas ideas más cercanas a lo predicado por Malcolm X, quien en muchas ocasiones ha sido abordado como lo opuesto a la postura de King. Aunque en los últimos años su figura ha sido revisada, tradicionalmente este orador se ha asociado con la agitación violenta y la defensa de los derechos afroaméricanos por cualquier medio. Arlong supone una exacerbación del ideario que normalmente se asocia a este segundo activista. Para enfrentar un supremacismo humano, este hombre pez responde con su propia versión en la que los gyojin se sitúan en lo alto de la pirámide.

Que los actores que interpretaron a los gyojin en el live-action sean de raza negra no es una simple coincidencia.

Las dos formas de abordar el conflicto

Al final, la dupla Jinbe-Arlong no hacen más que representar las dos maneras de afrontar la hostilidad y la opresión. Arlong nos trae la visceralidad de un rencor que se ha enquistado a lo largo de generaciones de esclavitud e injusticias. Sin embargo, como hicieran Thoreau, Gandhi, Martin Luther King y otros valientes, la última incorporación de los sombrero de paja tuvo el valor de plantar cara a la vez que bajaba los puños, negándose así a participar en el círculo infinito de la violencia.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Javier Retuerta Merino
17/01/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad