Revista referencia en fenómeno fan

Kuma, la contradicción resuelta de ‘One Piece’

El antiguo Shichibukai, que despertaba pavor en sus primeras apariciones en la serie, resultó ser un Fausto de buen corazón.
Bartholomew Kuma en One Piece

Parece que ha pasado un siglo desde aquel momento en el que Bartholomew Kuma apareció por primera vez frente a los sombrero de paja allá en 2008. En aquel momento, los fans de la serie todavía tenían fresco el recuerdo del enorme final del arco de Water Seven en el que se había logrado rescatar a Nico Robin. Tras ello, los sombrero de paja, con la incorporación del carpintero Franky, se adentraban en el Florian Triangle en su camino a la isla Gyojin. Recalaban entonces en un misterioso lugar como salido de Pesadilla antes de Navidad que dio nombre al arco que allí ocurrió: Thriller Bark.

En comparación con la saga anterior, pese a la bonita historia de Brook, en general supuso un escollo para los lectores de One Piece. Esto se debe a que estaban deseando que la tripulación alcanzará su siguiente destino. Sin embargo, apareció Bartholomew Kuma para alegrar el cotarro.

One Piece spoiler

¿De dónde sale este tío? El comienzo del desequilibrio de poder

Bartholomew Kuma, apodado «el tirano», fue la primera señal en la serie de algo que más tarde en el archipiélago Sabaody resultaría evidente. A partir de entonces, comenzarían a aparecer personajes que mostrarían a los sombrero de paja lo lejos que estaban en ese momento del nivel de poder de las tripulaciones del Nuevo Mundo.

En el momento de su primera aparición, Kuma era uno de los siete señores de la guerra del mar, habitualmente llamados por su nombre en japonés, shichibukai. Los sombrero de paja ya se habían encontrado, y derrotado, a otros dos señores de la guerra. No fueron otros que Crocodile en Arabasta y Gecko Moria en el propio Thriller Bark. Todo apuntaba a que otro más no resultaría un obstáculo para la tripulación de Luffy, que se encontraba en racha desde Water Seven. Sin embargo, no resultaron rivales para el terrible e incomprensible poder de este hombre con apariencia de oso. Por lo que se pudo ver en ese momento, era capaz de lanzar ondas de choque y, además, transferir el dolor de uno a otro individuo.

Los sombrero de paja estuvieron al borde de la perdición frente a Kuma, que tenía la misión impuesta por el gobierno de exterminar a la tripulación. No obstante, cuando todos los demás estaban fuera de combate, Zoro protagonizó una de las escenas más icónicas de toda la serie. Con un estoicismo propio del camino del samurái, el espadachín se arrodilló dispuesto a sacrificarse a cambio de su capitán. Bartholomew, que vio cómo el segundo al mando de los sombrero de paja sobrevivía al dolor que le había transferido de su capitán, quedó impresionado. Así, decidió perdonar la vida a toda la tripulación. Para sorpresa de todos, el que parecía un perro fiel del gobierno actuaba por primera vez por su cuenta.

«aquí no ha pasado nada, caballeros, circulen.»

¡Bon Voyage! La tripulación se va de vacaciones gracias a aerolíneas Kuma

Como ya se ha dicho antes, esta primera aparición de Kuma dejaba a las claras que los sombrero de paja eran peces diminutos en la pecera enorme del Nuevo Mundo. Eso mismo se volvió a demostrar en el arco siguiente, cuando Luffy decidió golpear en el archipiélago Sabaody a uno de los nobles mundiales, también llamados Tenryubito. Esto desencadenó una serie de conflictos que acabó con la aparición de Kizaru, uno de los almirantes de la marina, y los pacifistas. Estos eran una especie de robots del gobierno. Clones de Kuma que contaban con el poder de este, además de con otras armas de combate.

De nuevo, la tripulación de Luffy se mostró indefensa ante unos enemigos insuperables. Sin embargo, el Kuma original apareció y comenzó a hacer desaparecer a cada uno de los sombrero de paja. Aunque pareciera un castigo, con esta acción el shichibukai había salvado a la cuadrilla, transportándolos a distintas islas lejos del poder del gobierno.

Otra vez más, Kuma, en toda su contradicción, se mostraba fiel al gobierno pero solo a medias. Obedecía, pero en el último momento mostraba una insólita e inexplicable rebeldía. A este le siguieron otros gestos parecidos, como la defensa que realizó del barco de los sombrero de paja durante los dos años que duró la separación de la tripulación.

Se sabría más tarde que esta ayuda tan solícita probablemente era debida al pasado revolucionario de Kuma, que lo relacionaba directamente con el padre de Luffy, Dragon. Como consecuencia de esta cooperación con la banda, acabó por ser duramente represaliado por el gobierno. Con la ayuda del doctor Vegapunk hicieron que el antiguo shichibukai perdiera la autonomía mental, convirtiéndose así en una simple arma de combate desprovisto de conciencia, de alma. Más tarde, sería entregado a los nobles mundiales como esclavo.

Por tanto, a lo largo de más de mil capítulos de serie, se había estado construyendo a un personaje contradictorio, cuyas motivaciones permanecían tras una espesa neblina. Cada acción del personaje aumentaba el misterio. Todo acaba por apuntar a que, si bien había estado siendo un «perro del gobierno», lo fue por una motivación oculta. Los gestos de misericordia que tuvo hacia los sombrero de paja parecían indicar que tras ese apodo de «el tirano» se ocultaba un corazón bondadoso.

Bartholomew Kuma, el Fausto de buen corazón

No ha sido hasta el arco de Egghead cuando todos los misterios que envolvían al personaje se han acabado de disipar. Egghead es la isla en la que la tripulación ha conocido a Vegapunk que, junto a Jewerly Boney, quien se descubrió como hija de Kuma, ha acabado por desvelar la historia de este último en un flashback desgarrador.

El misterioso personaje se convirtió en Sichibukai debido a un pacto con Sanjay Garcia, uno de los cinco ancianos del gobierno mundial. A cambio de someterse a una serie de experimentos de la mano de Vegapunk y ser leal al gobierno, estos curarían a la joven Jewerly Boney de la enfermedad supuestamente incurable que padecía. Bartholomew Kuma entrega su «yo» consciente a cambio de que se consiga lo imposible y se convierte así en un Fausto reinventado.

El Fausto de la tradición europea pactaba con el demonio Mefistófeles para recibir poderes divinos a cambio de la entrega de su alma unos años después. El docto sabio ambicionaba traspasar las fronteras de lo humano. En un gesto egoísta, deseó alcanzar el poder que solo estaba disponible para Dios sin importarle las consecuencias de su compromiso. El incauto pactaba entonces con el diablo y, tras unos años en los que no cumplía nada de lo que esperaba realizar gracias a sus nuevos poderes, perdía su alma entre sollozos y arrepentimientos.

Kuma, como Fausto, también pacta con un ser divino, los Tenryubito, autoproclamados dioses sobre la tierra, para así traspasar las barreras de lo posible, lo incurable. Como el personaje de la leyenda europea, también pierde su alma, pero lo hace gustoso a cambio de lo que logra. Sin embargo, al contrario que Fausto, las motivaciones no son individualistas en absoluto, sino que lo hace por el bien de su hija.

Kuma es, entonces, un Fausto dichoso. Cuando le llega el momento de cumplir su parte del trato y entregar su alma, Fausto se revuelve, solloza, se lamenta, golpea el suelo y maldice al cielo. Es un arrepentido. Todo lo contrario sucede con Kuma. Es un Fausto alegre, que celebra la entrega de su ser en vistas de lo que obtiene en el intercambio. Si Fausto llora, Kuma sonríe, si el uno desaparece pidiendo clemencia, el otro se apaga, tranquilo a sabiendas de haber conseguido aquello con lo que tanto había soñado. Kuma, el Fausto de buen corazón, descansa. Lo ha logrado: su niña vive. Aunque a diferencia del sabio, a él le queda todavía mucha historia.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad