Revista referencia en fenómeno fan

‘La princesa prometida’, comedia romántica en un cuento clásico de fantasía

Como cada viernes, una comedia romántica.
La princesa prometida

Esta historia de aventuras y venganzas, La princesa prometida, es también una comedia romántica. Con la película de Rob Reiner, guionizada por William Goldman, terminamos de demostrar que la comedia romántica puede ser y de hecho es más que una historia de persona conoce a persona (aunque también estaría bien, y de hecho está bien, si sólo fuese eso). Fantasía medieval, capa y espada, brujería y una de las líneas de guion más populares de la historia del cine se unen aquí para dejarnos una de las películas más recordadas de la década de los 80. Por eso es nuestra recomendación de hoy.

Historia y sinopsis de La princesa prometida

Westley (Cary Elwes) es un joven dispuesto a todo por tener su final feliz con Buttercup (Robin Wright), una joven de la que lleva enamorado toda su vida. Pero también el príncipe Humperdinck (Chris Sarandon) está preparado para cualquier cosa con tal de desposarse con la joven, a pesar de que ella corresponde en sentimientos a Westley. El protagonista persigue este amor hasta los lugares más insospechados, enfrentándose por el camino a grandes espadachines, gigantes y otras criaturas.

La princesa prometida es una historia de aventuras ambientada en un mundo medieval donde magia y realidad se encuentran. Con su aire de cuento clásico, es una película entretenida dentro de sus propios tiempos (no busca ni tiene los sobresaltos exagerados de cintas más actuales) y sobre todo encantadora, donde los personajes buenos conquistan y los malos casi dan penita. Como toda buena película clásica, tiene también ese secundario inolvidable que en este caso es Iñigo Montoya, que nos dejó ese “tú mataste a mi padre, prepárate a morir” absolutamente inolvidable.

Cuándo recomendamos ver La princesa prometida

Cuando apetezca un cuento clásico de fantasía

Para muchos, La princesa prometida tiene el olor de la infancia, de las tardes de lluvia, sofá y película en los que nada era tan urgente como parece ser ahora. En parte por la nostalgia, pero también porque esos tiempos que sigue, la propuesta, el color de la imagen, el propio guion… Remite a otra época donde todo era más sereno y no por ello menos emocionante, sólo emocionante de otra manera. Recomendamos ver esta película cuando apetezca un cuento clásico de fantasía, de los de siempre, de los de toda la vida.

Cuando apetezca una gran historia de amor

La princesa prometida no sabe a qué nos referimos ahora, en pleno siglo XXI, cuando decimos que un gran amor puede no durar para siempre. En esta película, en este cuento clásico de fantasía, el gran amor es el definitivo, el único, capaz de elevar a los protagonistas al cielo o de llevarlos a la muerte del corazón si no tiene a la persona amada. Es una grandísima historia de amor que tiene códigos de comedia romántica pero que se toma completamente en serio esa idea de que todos tenemos una única persona de la que vivir para siempre enamorados. Y que merece la pena buscar ese final feliz, incluso aunque para ello haya que matar gigantes.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad