Revista referencia en fenómeno fan

‘Metalocalypse: Army of the doomstar’, el bis prometido

Un último alarde de brutalidad.
Metalocalypse Army of the doomstar

Brendon Small y Tommy Blacha crearon en la primera década de los 2000 una serie de esas que fundamentaron el alma de Adult Swim. Una banda de death metal es lo más popular del planeta, una macroeconomía en sí misma cuyos conciertos derivan en catástrofes con miles de muertos. Dethklok era una parodia y un homenaje al metal. Con Metalocalypse: Army of the doomstar se cierra un periplo que quedó incompleto en 2013. Un hito realizado con la misma estupidez, gore y más estupidez que ha caracterizado a la ficción toda su vida.

Nathan está rayado y el apocalipsis al llegar

El réquiem que compuso el final en falso de Metalocalypse anticipaba una batalla que no se terminó de contar. Toki y Abigail fueron salvados del Tribunal, pero a un coste. Nathan, al fin, obtiene un estrés postraumático que ha tardado en llegar tela. Mr. Salacia y compañía lograron quebrar su voluntad tanto como el de el guitarra rítmico. Así arranca lo que viene a ser un capítulo muy largo.

Offdensen, Facebones, Dr. Rockso, la profeta ballena o Knubbler tienen todos sus momentos de gloria intentando que Dethklok componga la canción de la salvación. Sin embargo, acorde al tiempo pasado, Army of the doomstar ahonda en la crisis creativa y en la ruptura de la formación. Algo a lo que cualquier fan de la banda que sea está acostumbrado.

Este es el principal motor narrativo, de haber alguno, que tiene el final de Metalocalypse. Las fases de pelea entre Nathan y los fans, la traición de Murderface… Hay drama, pero nunca supera a la idiotez generalizada. Porque, al fin y al cabo, si no fuera todo una inmensa tontería, esto no sería Dethklok. Incluso está la necesaria escena de concierto con masacre intercontinental.

Un desenlace merecido pero que muestra que ya no hay más

Aunque haya llegado en abril de 2024 a HBO Max en España, mientras que en EE.UU. lo hizo en vídeo a casa el año anterior, Army of the doomstar no puede provocar más que cariño. Son diez años desde que terminara una serie consumida en muchos casos de madrugada. El cinismo de los miembros, la exageración del fenómeno fan, la animación o el gore absurdo lograron atraer mucha atención. Varios discos de Dethklok o voces como la de Jon Hamm o Werner Herzog de extra, con Mark Hamill y Malcolm McDowell de habituales, eran elementos que ayudaban a aupar el todo. Las colaboraciones de artistas reales y de marcas como Gibson demostraban que había nicho.

Lo que es innegable, tiempo después, es que un chiste aguanta lo que aguanta. El sinsentido de Metalocalypse no era tan aleatorio como el de Squidbillies o Aquateen. No tenía el universo Hannah Barbera como Harvey Birdman, que también sufrió fatiga y cuyo spin off fue decepcionante a tope. Su mundo se reducía al real y a referencias culturales metaleras y rockeras. De esta forma, mientras que las primeras masacres o insultos de Murderface eran hilarantes, con el tiempo fueron perdiendo gancho.

Con tanta espera para tener un final, este se agradece y disfruta. Es una última coña. Una última raya entrando en la nariz del Dr. Rockso. Un último solo nórdico de Skwisgaar. Ver Army of the doomstar es un chute de nostalgia en el que hay más sonrisa que carcajada. Energética pero que muestra que no hay más show que ofrecer. Toda la gloria a Dethklok, fue brutal mientras duró.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Judith Torquemada
08/03/2024
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad