Revista referencia en fenómeno fan

‘Percy Jackson’ 1×05 o cómo funcionar muy bien gracias a la mitología

Ahora toca obsesionarse con los líos de la mitología griega, no hay más.
Percy Jackson 1x05

Si el Percy Jackson 1×04 era un capítulo más bien tranquilo que colocaba el foco narrativo en las cuestiones de identidad y familia de los protagonistas, este Percy Jackson 1×05 ha sido un capítulo centrado por completo en la mitología y todo lo que puede dar de sí en manos de Rick Riordan. Ha sido el capítulo que sirve de ejemplo para explicar por qué esta obra literaria ha triunfado tanto y por qué los lectores son capaces de recitar la historia de Hefesto como si fuera la historia de cualquier colega. Ha sido un buen capítulo. Vamos a analizarlo.

spoilers de Percy Jackson

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo 1×05

Es curioso que este Percy Jackson 1×05 comience con cierta torpeza en cuestiones de ritmo, como si a sus intérpretes les costase recordar qué tenían que decir o hacer. Es curioso porque, pasados esos primeros minutos, es tal vez el capítulo más estimulante de Percy Jackson y los Dioses del Olimpo, sobre todo porque justifica que llevemos hablando décadas de esta obra como una obra fantástica para conocer la mitología en la que se asienta su historia

En este Percy Jackson 1×05 vemos a los protagonistas tener un escalofriante encuentro con las moiras, las encargadas de tejer el hilo de la vida y de enviar un claro mensaje al cortarlo: estás a punto de morir. Annabeth las observa tejiendo, se fija en Átropos, la mayor de las tres, y tiene claro que su mirada y su acción es un presagio ineludible: uno de los tres protagonistas va a morir.

Pero antes de morir, lo que vemos de ellos es su primer encuentro con un dios proveniente del Olimpo: Ares, hijos de Zeus, que está allí por órdenes de su padre, tratando de buscar el rayo que ha sido robado y que ha desatado este caos de acontecimientos. El encuentro con Ares es chulísimo. El dios de la guerra es gamberro, irreverente y está enfadado, claro, por algo es el dios de la guerra, y por eso también se emociona cuando Grover le habla de sus hazañas (desatar guerras) y cuando lanza pullitas contra su hermana, Atenea. Ares, parece, necesita un poco de caso y atención. Es a través de él como el espectador descubre que Percy y compañía están siendo buscados por el FBI, y que Zeus realmente pretende declarar la guerra a Poseidón.

La posterior charla con Grover, mientras Percy y Annabeth se van de misión en busca de su escudo, sirve especialmente como ejemplo para señalar el buen hacer de Riordan al bajar la mitología a la tierra narrativa. Ares es un personaje más, pero es un dios que todos conocemos. Ahora lo conocemos de manera diferente, con el rostro de Adam Copeland, comiendo hamburguesas mientras twittea y sin dejar de quejarse de sus problemas familiares. Para explicar el desastre de familia que le ha tocado cuenta la historia de Cronos, el titán al que Zeus, hijo de Cronos, derrotó y condenó ¿para siempre?

Es un capítulo muy simpático este, un capítulo que demuestra que Percy Jackson y los Dioses del Olimpo funciona muy bien cuando apoya toda su trama y su tono en la mitología. Y nos deja además una declaración muy chula: la gente solo ve lo que encaja con la película que previamente se han montado e ignoran todo lo demás. Así es como los dioses, las figuras en general, terminan encasillados sin importar las disonancias entre realidad y ficción.

También en este episodio conocemos la historia de Hefesto. Tal como sucede en el libro en el que se basa esta primera temporada, Percy Jackson y el ladrón del rayo, viajamos hasta un siniestro parque de atracciones para recuperar ese escudo que Ares no puede/quiere recuperar por sí mismo. En ese parque de atracciones se suceden sus encuentros con Afrodita, esposa de Hefesto. Los líos que se traen los dioses son tremendos, sale solo pensar.

Percy se sacrifica para cumplir con la misión, demostrando con ello que ha abrazado por completo su identidad y con ella su posible destino como semidiós muriendo en batalla. También se demuestra la inteligencia de Annabeth, pero sobre todo su buen corazón y sus crecientes ganas de diferenciarse de su madre, a pesar de que hasta ese momento ha estado tratando de seguir su estela. Pero Annabeth no quiere ser como los dioses, solo interesados en el poder y la gloria. Annabeth quiere ser como Percy, quiere ver más allá. Este discurso ablanda el corazón de Hefesto, que libera a Percy de ese trono en el que se había quedado congelado para así poder recuperar el escudo de Ares.

Es un capítulo muy disfrutón este Percy Jackson 1×05. Termina con ese “gracias por el maltrato psicológico” de Grover a Ares, que dice mucho del tono de la serie de Disney+, y con la promesa de que en el próximo capítulo viajaremos hasta el Casino Loto, escenario fascinante en el libro, donde los protagonistas se encontrarán con otro dios: Hermes. Ah, también con una importante declaración de Grover: cree saber quién robó el rayo de Zeus.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad