Revista referencia en fenómeno fan

‘Possession’, para reflexionar sobre la toxicidad pasando miedo

Un clásico de culto, este film de terror reflexiona sobre el proceso de separación y la toxicidad en una pareja.
Portada Possession

El terror, como la comedia, es un género en muchas veces menospreciado. De ahí la moda de las pelis de miedo «elevadas», un concepto que hace levantar la ceja a más de un seguidor de este tipo de cine. Porque lo de que en este tipo de films se traten temas profundos, más allá de dar pie a saltos en el asiento, es algo que viene de largo. Los resultados a veces son muy raros. Como, por ejemplo, un melodrama sobre una relación tóxica basada en la posesividad, que entremezcla tal elemento con espionaje en la Guerra Fría y seres tan extraños como asquerosos. Bueno, y también sexo tentacular. El coctel de Possession es explosivo y se ha convertido en un clásico de culto con actuaciones sobresalientes e imágenes de un poder visual apabullante.

Historia y sinopsis de Possession

Estrenada el 25 de mayo de 1981 en el festival de Cannes, Possession no se fue de vacío del mismo. Su actriz principal, Isabelle Adjani, logró el honor de ser la mejor del concurso. Algo que refleja a las claras la portentosa interpretación que realizo de Anna, una mujer atrapada en una relación fracasada y con un niño en medio. Su marido lo encarna un Sam Neill todavía lejos de ser el paleontólogo más guay de Parque Jurásico. Ella especialmente sufrió las duras condiciones de rodaje, así como las que llevó asimilar el histérico comportamiento de su personaje.

Andrzej Zukawski dirige con acierto y, junto a Frederic Tuten, escribe con mucha saña. No en vano, todo arranca cuando Mark vuelve de una misión de espionaje y Anna le pide el divorcio. El realizador se encontraba precisamente en plena separación, un proceso que puede ser muy destructivo. Esta cara de la moneda se muestra de forma obvia en Possession. El crescendo entre locura y terror deja ver cómo dos personas son capaces de dañarse con las armas que hagan falta. Incluso, con cuchillos eléctricos.

Pero tras el comportamiento de Anna hay oculto no solo resentimiento y engaños con terceros, sino un extraño ser tentacular que acabará siendo clave en el desenlace. El otro elemento definitorio es un Berlín con el Telón de Acero dispuesto a lo grande. Possession también habla de países, ciudades, rotas.

Cuándo hay que ver Possession

La opresión de sentirse bajo vigilancia, la infidelidad, los celos y la toxicidad son elementos que, por desgracia, casi todo el mundo ha experimentado. En ello es en lo que se asienta el argumento principal de Possession. Porque su título no hace referencia, como podría anticiparse, a temas diabólicos, sino que parece referenciar más a una dinámica de pareja. Por ello, si se está reflexionando sobre cualquiera de los elementos mencionados, esta película de terror es una salida perfecta para darle al coco.

Se trata además de un film que requiere querer estar atento para poder apreciarlo. No admite bien un tenerlo de fondo. Es intenso hasta la extenuación y eso exige al espectador que esté a lo que esté. También a ello se debe que se haya tornado un clásico de culto, influyente aunque él mismo estuviera muy influido.

Solo por dar una referencia que justifica por sí misma el ver Possession merece la pena mencionar la escena de Anna en el metro. Una muestra de cómo romperse mentalmente, casi literalmente. La reacción de ella al divorcio, las peleas, las acciones de Mark a la infidelidad… todas ellas son escenas poderosas y que ahondan en la toxicidad amorosa, tanto que hacen que lo bizarro del film quede en un segundo plano frente a la inmensa calidad del mismo. Y de Adjani, claro.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad