Revista referencia en fenómeno fan

Primeras impresiones de ‘Fallout’, una serie con asperezas que pulir

La nueva serie, basada en la franquicia de videojuegos 'Fallout', consigue una genial ambientación que aún así no alcanza lo visto en las obras originales.
armadura de la hermandad del acero

El pasado 10 de abril se lanzaron a nivel mundial para Prime Video los ocho capítulos que componen la primer temporada de la nueva serie Fallout. La apuesta distópica de la plataforma de streaming de Amazon está basada en la serie de videojuegos homónima. En ella, accedemos a un mundo post-apocalíptico en el que han pasado 200 años después de una hecatombe nuclear que tuvo lugar en el 2077, fruto de una gran guerra en un contexto de sociedad retro-futurista.

La nueva serie de Amazon sigue los pasos de la franquicia de Bethesda en su ambientación para traernos una historia que, aunque es en general satisfactoria, en sus primeros capítulos no engarza los elementos retro con lo apocalíptico con tan buen resultado como lo hicieran los videojuegos originales.

Un comienzo digno del ‘viaje del heroe’

Fallout nos trae la historia de Lucy Maclean (Ella Purnell), una joven que se ve obligada a salir de su hogar en un refugio nuclear, donde se ha creado una sociedad alternativa y controlada. El motivo de esta decisión es el secuestro de su padre (Kyle Maclachlan) por parte de los supuestos moradores de otro refugio. De tal forma, la mujer parte a un mundo completamente desconocido que no se ciñe en absoluto a las ideas que había preconcebido desde la seguridad de su hogar.

La premisa, en general, sigue las pautas habituales dentro de la saga de videojuegos, inspirada por un peculiar film de la década de los 70. En ella, lo más frecuente es que, después de un prólogo ambientado en el momento del desastre nuclear, haya un salto que nos transporte a uno de los refugios de la compañía Vault entre uno y dos siglos después. En este sentido, el juego que más se asemeja a la serie es Fallout 3, donde nos ponemos en la piel de un morador de refugio cuyo padre es también secuestrado. En ambos casos, se sigue la estructura que describiera Joseph Campbell del viaje del héroe, tan recurrente en ficciones de todo tipo. A priori, tanto en la serie como en los videojuegos, las historias no ofrecen nada nuevo especialmente atractivo, apostando prioritariamente por una ambientación de enorme originalidad.

La ambientación, buena en la serie pero mejor en el videojuego

Uno de los logros más destacables de la serie de videojuegos es su ambientación única. En la franquicia de Bethesda se sabe mezclar a la perfección la floreciente cultura americana de los años 50, impregnada toda ella de una cierta psicosis nuclear, con una supuesta era atómica. Vamos, que la energía de los hidrocarburos se ha sustituido por la atómica. Todo ello se mezcla en un mundo post-apocalíptico en el que los miedos a la hecatombe se han cumplido.

Maclachlan en Fallout
El secuestro de Maclachlan, famoso por su papel protagonista en Twin Peaks, será el punto de partida de la serie. | Cortesía de Prime Video

La producción de Amazon es heredera de esta ambientación que tan bien funcionaba en los videojuegos originales. Indiscutiblemente, es uno de los aciertos de la serie, muy atractivo para los nuevos fans. Sin embargo, para los usuarios que hayan seguido los videojuegos puede ser a todas luces insuficiente.

En el caso de los videojuegos, cuya licencia pasó a manos de Bethesda en 2004, vemos como los elementos retro o vintage empapan por los cuatro costados todos los aspectos de la trama. Desde los coleccionables, como es lógico, hasta la propia interfaz o el desarrollo de las habilidades y la subida de niveles son factores que se ven afectados por esta ambientación. Esto enriquece en gran medida la experiencia.

En el caso de la serie, se ve limitada en este aspecto por el propio medio de expresión. Inevitablemente, no ofrece tantos elementos para tridimensionalizar esta ambientación como sí que lo hace el videojuego. De esta manera, solamente puede apostar por efectos de decorado, vestuario y de sonido, que así mismo aparecían en los videojuegos.

¿Merece la pena empezar Fallout?

Aún y todo, Fallout es una serie atractiva y original que deja un muy buen sabor de boca. Aquellos que no hayan seguido previamente la saga de videojuegos no verán ningún problema en lo que se refiere a la ambientación, todo lo contrario. Les parecerá a todas luces rica y original. Para los fans de los videojuegos es posible que se les haga un tanto escasa de contenido, pero esto, más que por una falta de mimo y de trabajo, se debe a las limitaciones del medio de representación.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad