Revista referencia en fenómeno fan

‘Primos’: para sentirse bien, volver a creer y bailar en las orquestas

Como cada viernes, una comedia romántica.
Primos

Ahora que se acerca el buen tiempo, teniendo en cuenta, además, que llevamos muchos meses recomendando comedias románticas de todo tipo sin prestar demasiada atención al producto nacional, parece un buen momento para atender esto segundo y recomendar, de paso, una comedia romántica de esas que apetecen ver en verano. Porque hay comedias románticas para todos los momentos del año. Primos es para el verano. Primos es para cuando uno se quita la chaqueta, se pide un refresco (o lo que se desee, vaya) y se lanza a bailar en la orquesta de su pueblo, o del pueblo de al lado. Primos es una de nuestras grandes comedias románticas, seguramente la más popular y apreciada, y por eso es nuestra recomendación de hoy.

Historia, sinopsis y cuándo recomendamos ver Primos

Cinco días antes de darse el “sí, quiero”, Yolanda (Nuria Gago) deja a Diego (Quim Gutiérrez). No tiene las cosas claras, y así uno no puede firmar un “para siempre”. Diego sí lo tiene claro, así que se presenta igualmente en la iglesia, el día de la boda, por si ella se arrepiente. Pero no, ella no se arrepiente. Así que Diego decide perder un poco la cabeza y se marcha junto a sus primos, Julián (Raúl Arévalo) y José Miguel (Adrián Lastra), a Comillas, el pueblo donde veraneaban de pequeños. Diego cree tener las cosas claras, pero en Comillas se reencuentra con Martina (Inma Cuesta), quien fuera su amor de la adolescencia, y comprende que tal vez no las tenía tan claras como pensaba.

Lo dijimos a la hora de hablar de La gran familia española, Daniel Sánchez Arévalo, director y guionista de Primos, tiene un humor muy sencillo, muy directo, inteligente y absurdo al mismo tiempo. Si gozas del mismo humor, entonces esta Primos, como La gran familia española, te parecerá un gustazo de ver. Es entretenida a rabiar, con un grupo de personajes entrañables, bien llevados e interpretados, divertida y de lo más tierna en sus mensajes finales. Nos ha dejado una escena que permanecerá para siempre en la cultura popular española (“desayunar no es tan fácil como parece”), como la película misma. Pensar en Comillas es, para muchos, pensar en estos primos. Es una de esas películas que apetece ver con amigos, que puedes, incluso, reflexionar con estos.

Primos es para pasarlo bien, para sentirse bien y para volver a creer, un poquito, no solo en las segundas oportunidades sino también en uno mismo. Por eso es nuestra recomendación de hoy.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad