Revista referencia en fenómeno fan

¿Qué se puede hacer con una obra o personaje que entra en dominio público?

Algo que afecta a obras de literatura, música, pelis...
Mickey Mouse en Steamboat Willie

Mickey Mouse o Winnie the pooh son personajes que han pasado, en buena medida, a mejor vida. Es decir, han entrado en el dominio público. Con muchos peros, estos personajes están ya en manos de la gente. Esto, seguramente, genere algunas preguntas. Desde qué se puede hacer con las obras de las que forman parte a por qué han dejado de tener el copyright protegido. Por ello, intentaremos responder a lo más básico a continuación.

¿Cuándo caducan los derechos de autor?

Esto depende de cada país. Los casos que están saliendo a primera plana, como el de Mickey Mouse, suelen referirse a los derechos de autor en Estados Unidos. Allí, como regla general, la protección dura 70 años desde la muerte de quien realizó la obra. En caso de ser algo comisionado, generado para un tercero, se aplican 95 años desde la publicación o estreno o 120 desde la creación, la que acabe antes.

Los líos de copyright fueron, lo son todavía, habituales y en 1976 se dio la ley que marca lo anterior. El criterio general aplica a obras posteriores a 1978. Si fue antes, son 95 años desde la publicación lo que se aplica. Este es el caso de la gran mayoría de personajes que quedarán liberados en los próximos años.

En España, en virtud de la Ley de propiedad intelectual, se aplica el criterio de 70 años desde que muera el autor para casos posteriores a 1987. Si fueron anteriores, son 80 años desde el fallecimiento. La casuística se complica cuando se trata de obras anónimas, se tiene en cuenta el año de publicación. El paso a dominio público es el 1 de enero que siga al día de vencimiento.

Así, cada obra entra en dominio público según la legalidad de cada país. Lo cierto es que en occidente manda el mercado yanqui, por lo que cualquier aprovechamiento comercial serie suele partir de que queden libres en EE.UU.

¿Se puede hacer lo que se quiera con una obra que entra en dominio público?

Los derechos de autor son una cuestión amplia e incluyen varios conceptos. Por ejemplo, están los derechos morales, que permiten al creador controlar qué se hace con su obra en vida. Pero los más jugosos son los de explotación, los que permiten generar dinero. Estos son los que se suelen tomar como sinónimo, sin serlo, del término general. Una vez expiran, simplemente ya no hay exclusividad de quien los poseía para sacar tajada del asunto. Por ello, se puede intentar buscar ingresos a través de elementos de dominio público.

En el caso de pelis, como el Steamboat Willie donde apareció por primera vez Mickey o Minnie, es difícil venderlo por sí mismo. Sin embargo, un libro puede ser reeditado, por ejemplo. También se pueden reproducir las obras con total libertad.

La modificación de personajes o historias, sin ampararse en excepciones como la parodia, es legal siempre y cuando sea la versión que ha quedado en dominio público. Por ejemplo, Mickey Mouse tiene guantes en sus manos, es algo que sabe todo el mundo. Pues ojo, porque el del corto antes mencionado no los tenía. Esta característica sigue siendo exclusiva de Disney. Lo mismo ocurrirá con Superman, cuya iteración inicial no podía volar, solo saltar muy alto.

De este modo, si algo entra en dominio publico se puede distribuir, reproducir, reeditar, modificar, incluir o adaptar al gusto del consumidor.

¿Qué no se puede hacer con una obra que entra en dominio público?

Aunque parezca que todo es jauja, no es así. Por un lado, cabe volver a insistir que no se puede usar nada más que la versión de la obra que se libera. Cuidado con incluir nada que se viera posteriormente. Nunca hay que jugársela, los abogados de las multinacionales son seres despiadados que saben buscar tres pies al gato o los que hagan falta.

Por otro lado, derechos de autor no es lo mismo que marca comercial o trademark. Esta última se puede renovar eternamente. El asunto aquí es que cuando se use la creación liberada en cuestión tiene que quedar cristalino que no tiene nada que ver con la compañía o personas que lo explotaron. Es decir, puedes hacer una ficción fan totalmente legal en torno a Steamboat Willie, pero en ningún caso puede parecer que Disney ha tenido algo que ver con ello. Tal empresa, mientras pague la cuota, sí puede hacer la asociación film/marca.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad