Revista referencia en fenómeno fan

Robert Tapert: Sus producciones legendarias

Si no sabes quien es, te adelantamos que te va a caer bien.
Lucy Lawless junto a Robert Tapert en el set de 'Ash vs Evil dead'

«En la era del terror elevado, de las películas de tres horas y de presupuestos multimillonarios, cuando las ficciones eran brasas y hacían sufrir a la humanidad, una audiencia convulsionada clamaba por un héroe. Él es Robert Tapert, un temible productor de un tiempo pasado, forjado en el calor de Evil dead. Audaz, rentable, salsero, siempre de la mano de su fiel aliado Sam Raimi, sus producciones cambiaron el mundo». Si Rob tuviera una presentación, siendo la leyenda del audiovisual de presupuesto ajustado como es, debería ser algo así.

Rob Tapert, un productor mucho menos conocido que sus obras y asociados

Si se dice el nombre de «Robert Tapert» es muy probable que buena parte del público general no sepa de quien se está hablando. Sin embargo, si se dice Posesión infernal/Evil dead, Xena: La princesa guerrera, Hercules: Sus viajes legendarios (sí, la entradilla es una copia de sus introducciones) o Spartacus, el asunto cambia. Pues bien, tras ellos se sitúa la producción de este yanqui siempre asociado con el mucho más reconocido Sam Raimi.

Rob y Sam, junto a sus hermanos Ivan y Ted además del actor Bruce Campbell, llevan juntos desde la juventud. Within the woods fue un corto que marcó el camino al estreno en el largo del equipo productor/realizador/actor. Los tres fundaron Renaissance Pictures para llevar a término The evil dead. De ahí, saltaron al panorama mundial. Pese a ello, este arranque de bajo presupuesto y terror desbocado también forjó un espíritu que no han abandonado.

Irvin Shapiro, un productor que lanzó la carrera de directores estrella durante décadas, apoyó el proyecto. Mejor maestro no pudo tener Tapert, que también pudo tirar de otro veterano como Dino DeLaurentiis en Evil dead 2 y Army of darkness. Los ochenta consolidaron al tándem Tapert/Raimi como una fuerza creativa a tener en cuenta. Al tiempo, les aportó una etiqueta de ficciones «de culto» que siguen manteniendo hoy en día.

Sacando adelante iconos televisivos de los 90: Xena y Hércules

Darkman, de 1990, iba a ser una serie pero acabó en película. Esta aproximación de la sociedad Raimi/Tapert/Campbell a la pequeña pantalla no sería la última. M.A.N.T.I.S. cristalizó como idea pero Universal apartó al trío de la producción. La siguiente intentona sí que dio en el clavo. Hércules: Sus viajes legendarios inició una trayectoria bufa por los mitos de la antigüedad que se extendería de una u otra forma de 1994 hasta 2001.

La familia de Rennaisance Pictures al completo se involucró en esta ficción, que comenzó con varias pelis para tv, que llevarían a la serie en el 95. Nueva Zelanda fue el lugar donde se rodó, pero la afluencia de actores estadounidenses fue continua. Con Kevin Sorbo como el hijo de Zeus y Michael Hurst como su coleguita Iolaus, recorrieron leyendas reventando normas. Por ejemplo, según comenta Tapert en esta entrevista, no mostrar muertes de niños o cargarse a monstruos en las introducciones.

Aunque ambos estaban inmersos en otros proyectos, Raimi con los Coen y Rob con John Woo, vieron la oportunidad de Hércules. Se nota, eso sí, que querían hacer Conan. En todo, la serie recuerda a los films protagonizados por Schwarzenegger. Sea como fuere, lograron hacer suyo al personaje. Campbell y Ted tuvieron papeles secundarios e Ivan actuó como productor y director. Cabe reseñar que el programa permitió ver a Karl Urban, machote en The boys, haciendo de cupido. Quién le ha visto y quién le ve.

Xena, un spin-off que superó a su serie madre

En principio una villana secundaria, la Xena de Lucy Lawless marcó época. Ya avisaron, cuenta Rob en la entrevista antes mencionada, que el personaje tenía futuro. Hubo una ventana para producir una ficción para ella y se lanzaron. Raimi no lo terminaba de ver, ya que apostaba por otra serie de protagonismo masculino. Sin embargo, Tapert siempre se la ha jugado y no quería hacer un clon de Hércules. Menos mal, sobre todo para él.

Lawless fue una opción secundaria para protagonizar el cotarro. Logró el papel porque la primera elección no quiso moverse a Nueva Zelanda. Además de la fama, se encontró con el amor de su vida. Lucy y Robert se casaron en 1998. El amor también jugó a favor de la serie. La relación entre Xena y su compañera, la bardo Gabrielle de Renee O’Connor, se convirtió rápidamente en un símbolo de la comunidad lésbica. Las propias actrices han confirmado que los personajes eran más que amigas, a pesar de que el programa no lo dejara del todo claro.

Pero, además, como productor de Xena, Tapert logró enseñar a sus colegas que una serie podía triunfar con una mujer poderosa al frente. Más guerrera que princesa, el rol aprovecho la presencia física de Lawless. Ella en realidad iba para cantante de ópera, lo que permitía realizar su famoso grito de guerra. El cuadrángulo amoroso entre Joxer (Ted Raimi), Gabrielle, Xena y Ares (Kevin Smith), los saltos locos, el chakram volando… Topert sacó adelante una producción que abrió el camino, por ejemplo, a Buffy cazavampiros.

Rédito comercial, violencia y sexo sin contemplaciones en el nuevo milenio

Los años 2000 se iniciaron para Tapert con una nueva productora centrada en el terror. Cómo no, junto a Raimi, fundó Ghost House Pictures en 2002. Siempre arriesgado y abierto a dar oportunidades a los demás, como hiciera Irvin Saphiro con él, la rentabilidad del negocio ha sido enorme. La saga El grito/The grudge, Bogeyman, 30 días de oscuridad, No respires o Arrástrame al infierno son ejemplos de lo bien que les ha ido a la pareja Rob y Sam. Sus presupuestos suelen estar entre 11 y 20 millones de dólares, como mucho superan por poco los 30. De 19 pelis, 13 han superado en taquilla los 49 millones, nueve los 80 y cuatro los 145. Además cuentan con un subsello, Ghost House Underground para films directos a DVD.

Ambos pudieron, además, expandir Evil dead. Primero, con un estupendo remake dirigido por Fede Álvarez en 2013. Después, a través de Evil dead: Rise en 2023, con Lee Cronin al mando. Ambas están conectadas y pertenecen al universo de la trilogía original. Renaissance Pictures les sirvió a Tapert y los Raimis para producir Ash vs Evil dead. Con Starz como apoyo, supuso una expansión del caótico canon de la franquicia adorada por los fans. Aunque cancelada tras tres temporadas, parece que hay una continuación animada en el horno.

Starz y Spartacus, el regreso a Roma y al éxito masivo de Tapert en televisión

Mas no fue Ash vs Evil dead la primera alianza que involucraba a Tapert y Starz. La cadena, que destaca por sus apuestas basadas en lo explícito, dio luz verde a Spartacus. Creada por Steven DeKnight, Rob se involucró de lleno en ella. Llevaba ya años viviendo en Nueva Zelanda con Lucy Lawless y tuvo claro que el país austral era perfecto para la grabación.

De hecho, Lucy obtuvo un papel a la altura de Xena como Lucrecia, la malvada esposa del Quinto Lentulo Batiato de John Hannah. El fenómeno fue inmediato. 300 estaba reciente y la estética era una alusión directa. Roma, la superserie de HBO, también fue referencia clara. La sexualidad, rudeza, violencia y sordidez romanas que mostró se trasladan directamente a Spartacus. Eso sí, tanto Tapert como DeKnight siempre dejaron claro que era un producto distinto. Asimismo, la versión de la tercera guerra servil de Kubrik y Kirk Douglas fue otro puntal en cuanto a influencias.

Las técnicas de bajo presupuesto son parte de la serie, pero el presupuesto fue alto. Tal combinación es una gozada visual al tiempo que un placer culpable narrativo. Dramática, no faltan situaciones de humor, que no cómicas. El gozo, eso sí, no fue completo. Andy Whitfield, el Espartaco original, sufrió un linfoma no de Hodgkin que impidió que siguiera en el papel. Le sustituyó, con su bendición, Liam McIntyre. Whitfield acabaría falleciendo en 2011, con 39 años.

Un monarca de la originalidad y la representatividad

El productor ha sabido pasar de prejuicios en sus ficciones. Los devaneos lésbicos de Xena y Gabrielle crearon un ícono. Como productor de Spartacus llevó el exceso de la forma más ecuánime posible, tal como hiciera Roma. Al tiempo, pudo mostrar relaciones homosexuales perfectamente construidas. En varias entrevistas, entre ellas algunas de las enlazadas, ha señalado que su actitud ante estas cuestiones es tratar a todas las relaciones y personajes por igual, independientemente de sus preferencias o sexo.

Robert Tapert es así una de las grandes figuras de la producción de las últimas décadas. En ellas ha generado una miríada de fenómenos fans, de Evil dead a Spartacus. Arriesgarse ha sido una constante en su carrera. Darle el protagonismo en Xena a Lucy Lawless, romper normas con Hércules, ayudar a lanzar el proyecto sobre Espartaco a DeKnight… Por suerte, parar quieto nunca ha sido una opción para él y sigue sin serlo.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Rosa Suria Sánchez
06/04/2023
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad