Revista referencia en fenómeno fan

‘The creator’, hijas de la IA

Lo de qué es la consciencia y la convivencia siguen siendo temas que dan mucho de sí.
Póster de 'The creator'

Internet ya es una problemática del pasado. La tecnología ha avanzado lo suficiente para casi alcanzar las cuestiones planteadas hace varias décadas por autores como C. Clarke o Asimov. De momento la inteligencia artificial sigue siendo limitadísima, imitativa como demuestran las generativas, pero la singularidad no parece imposible. The creator, de Gareth Edwards, llega justo a tiempo al debate de la IA con una historia emotiva, visualmente espectacular y con alma pese a parecer a ratos un pastiche de ciencia ficción.

Un paso más en la evolución humana

Muchas de las grandes representaciones de IAs en la ficción muestran una creación fáustica y autoconsciente. Esas supermáquinas han cobrado una especie de forma de pensar parecida a la humana y deciden acabar con quienes les han fabricado. Skynet o HAL9000 son ejemplos al estilo El moderno Prometeo de cuando las máquinas salen como los dinosaurios en Jurassic park.

Aunque la realidad diste mucho de estas inteligencias artificiales generales, The creator decide seguir por ellas en su formato robótico. Las máquinas pensantes de Edwards se presentan como entes muy humanos en su mayoría, aunque haya también de otros tipos. En su realidad paralela, presentada con una introducción muy amena, un sistema de protección yanqui acaba lanzando una bomba atómica en Los Ángeles.

En Asia siguen desarrollándose los robots. La población del continente oriental los toma como semejantes. Una aldeana, que podría ser parte de cualquier ficción sobre Vietnam, señala que son el siguiente eslabón en la evolución humana. Esta idea viene de lejos, ya estaba ahí hasta en el siglo XIX como demostró el peculiar Samuel Butler en su artículo Darwin among the machines. En torno a ella se construye el relato de The creator, personificado en el personaje de Alfie (Madeleine Yuna Voyles).

La particular guerra de Vietnam de The creator

Todo lo anterior lleva a que, en el film, los yanquis estén en guerra contra las IA de Asia. Un conflicto largo y que consideran necesario tras lo ocurrido en Los Ángeles. En el meollo está Joshua Taylor (John David Washington), un agente encubierto que acaba enamorado de Maya (Gemma Chan), la supuesta hija del creador de las inteligencias artificiales asiáticas. Su actitud al inicio es parecida, mucho, a la del personaje de Will Smith en Yo, robot. Como es previsible, el asunto no acaba bien.

El destino acabará uniendo a Alfie y Joshua, cuyas acciones están motivadas únicamente por encontrar a su enamorada, en teoría muerta cuando su tapadera se fue al garete. Edwards y su director de fotografía, Greig Fraser, construyen un aura algo onírica que recuerda a ratos a Apocalypse now. Ayuda la banda sonora de Hans Zimmer.

Gracias a lo anterior se dan escenas de acción de mérito, así como planos de gran factura. Al contrario de Villeneuve, eso sí, el resultado está lleno de vivacidad en lugar de frío. En este sentido, The creator es un film que entretiene en todo momento, más allá de ciertas repeticiones y de una previsibilidad absoluta de su guion debido a la cantidad de tópicos de género que utiliza.

Recortes de ciencia ficción con alma

Lo visual y las interpretaciones, así como el carácter sentimental con el que se impregna al conjunto, compensan un guion algo plano. No existe un desarrollo demasiado grande de los personajes, ni siquiera de Joshua. Se prima el ritmo y el desarrollo de las reflexiones sobre la IA en lugar de ello. Recuerda por ello a Asimov, que siempre primó expresar ideas a la evolución del carácter de sus protagonistas.

En The creator se reúnen muchos elementos que llevan a creaciones anteriores. Las discusiones sobre sí los robots son individuos o solo simulaciones de estos conectan de nuevo con Asimov, Blade Runner o la mencionada Yo, robot. Respecto al enfrentamiento contra las máquinas, el punto de vista de las mismas recuerda al de los geth en Mass effect. No odian a los humanos, simplemente se han visto forzadas al conflicto por un error. Algunos poblados y secuencias de acción retrotraen a Distrito 9, mientras que hay tecnologías que parecen sacadas de Fringe.

Hijos de los hombres es una película que viene fácilmente a la mente al contemplar el viaje de Joshua y su protegida. Existe una sensación similar de optimismo en un mundo que ha perdido la fe, además de travesías parecidas por parajes urbanos y rurales distópicos. Edwards también señala a su filmografía, especialmente Rogue one. K-2SO y algunos droides son casi idénticos en actitud. Por otro lado, el bombardeo de la Nomad recuerda al de la Estrella de la muerte sobre Jedha. El orientalismo del enclave se traslada también al nuevo trabajo.

The creator es un film imperfecto al que lastró un estreno en fechas complicadas. Pese a ello, logra generar un buen rato, así como dar lugar a reflexiones de gran interés respecto a la relación entre humanos e IA. Pese a la remezcla de multitud de obras anteriores o sus giros muy al uso, logra tener alma propia en base a una trama principal tierna y un apartado visual extraordinario.

Tags relacionados:

TE RECOMENDAMOS:

It seems we can't find what you're looking for.

POST RECIENTES

Te puede interesar…

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad